SOCIEDAD › EL MINISTRO DE SALUD ESTIMó QUE EL IMPACTO DE LA GRIPE A SERá MENOR QUE EL AñO PASADO

“No se modificará el receso escolar”

Los especialistas prevén que cuando llegue el pico del brote, entre mayo y junio, la mayoría de la población de riesgo estará inmunizada. El Estado aplicará en forma gratuita más de diez millones de vacunas a la población de riesgo.

 Por Pedro Lipcovich

“Prevemos que el impacto de la gripe A será menor que el año pasado”, anticipó Juan Manzur, ministro de Salud de la Nación. Por eso “no planeamos alterar ni prolongar las fechas de las vacaciones de invierno”. Una razón del optimismo es que muchos niños en edad escolar podrían ya estar inmunizados por la epidemia del año pasado. Además, este año ya hay vacuna: el ministerio adquirió más de diez millones de dosis, que serán aplicadas gratuitamente en centros públicos a los nenes de más de seis meses y menos de cinco años; las embarazadas y puérperas; los mayores de 65 años y las personas con enfermedades crónicas. Se reiteran precauciones como lavarse las manos y toser en el pliegue del codo. La influenza por virus A (H1N1) ha pasado a ser la nueva gripe estacional, y, hasta ahora, no resulta más grave que las anteriores. Por lo demás, cualquier persona que quiera vacunarse puede hacerlo en obras sociales y lugares privados; allí aplican la vacuna trivalente, que protege también contra otras dos cepas.

El Ministerio de Salud de la Nación adquirió 10.800.000 dosis –“elaboradas por el laboratorio suizo Novartis en Italia”, precisó–, que aplica gratuitamente en las instituciones públicas. Los grupos a vacunar –además del personal de salud en contacto directo con personas infectadas– son: embarazadas, en cualquier momento de la gestación; puérperas, hasta seis meses después del parto; niños, desde los seis meses hasta los cuatro años inclusive (sólo este grupo requerirá dos dosis; al resto le bastará con una); personas de 5 a 64 años que tengan enfermedades crónicas, obesidad mórbida o afecciones inmunitarias; estos últimos deberán presentar certificado médico. Para los mayores de 65 que no tengan cobertura del PAMI u otra, el Estado proveerá 1.200.000 dosis de la vacuna trivalente, que llegarán al país en fecha a anunciar.

“Suponemos que el virus se comportará en forma parecida al año pasado, cuando el pico se registró a fines de mayo y principios de junio. Contamos con que para entonces la población de riesgo estará inmunizada”, estimó el ministro Manzur, y anunció: “Prevemos un impacto mucho menor que el del año pasado, especialmente si cumplimos las fases del plan previsto. En diálogo con el Ministerio de Educación de la Nación, estimamos que no será necesario modificar ni prolongar las fechas del receso escolar”. El ministro recordó que, el año pasado, “el Estado garantizó licencias pagas a embarazadas e inmunodeprimidos, lo cual, estimamos, influyó en el descenso de la curva epidemiológica”.

La vacuna que proveerá el Estado es monovalente: inmuniza sólo contra el virus A (H1N1). Existe también otra vacuna, la trivalente, que “además de la cepa pandémica contiene otras dos cepas de influenza –A (H3N2) y B–, que circularon por el Hemisferio Norte”, precisó el ministerio. Carla Vizzotti –jefa de Programas de Inmunización del Ministerio de Salud– explicó que se adquirió la monovalente porque de la trivalente “hay escasez mundial”. Sin embargo, “PAMI compró 900.000 dosis de vacuna trivalente”; también lo hizo la Administración de Programas Especiales (APE), y “se aplicará en farmacias y vacunatorios privados”, según el ministerio. Página/12 confirmó que la trivalente se aplica en vacunatorios, a un precio de 70 pesos.

El Ministerio de Salud adquirió por su parte 1.200.000 dosis de vacuna trivalente, destinada a personas de 65 y más, “porque esta vacuna entrará más tarde al país y, según los expertos, el año pasado esta población sufrió menos el impacto de la epidemia”, señaló Vizzotti. En cuanto a los chicos en edad escolar, “el año pasado, fue la franja en que el virus circuló más; es previsible que muchos hayan quedado inmunizados”, señaló Vizzotti, y explicó que “el virus A (H1N1) desplaza a los anteriores virus de la gripe y, este año, será la cepa estacional”. La vacuna “tarda diez o quince días en suscitar respuesta inmunitaria, de modo que conviene vacunarse pronto”, advirtió la funcionaria.

Ninguna vacuna contra la influenza da protección absoluta, de modo que la persona, vacunada o no, que presente síntomas de gripe –como fiebre, dolor de cabeza, de garganta y musculares, dificultades para respirar–- deberá hacer la consulta médica “antes de que pasen 48 horas de empezados los síntomas, para iniciar a tiempo el tratamiento con antivirales”, advirtió Vizzotti. Sólo se dará antivirales a los afectados, y no a familiares o personas en contacto: “Esa estrategia correspondió a la primera fase de la pandemia y ya dejó de aplicarse el año pasado”.

En cuanto a los análisis de laboratorio para confirmar el tipo de virus Gabriel Yedlin, secretario de Políticas y Regulación del Ministerio de Salud, advirtió que “tal como indica la OMS, sólo se harán en algunos casos, para evaluar la marcha de la epidemia”, ya que “a diferencia de enfermedades como la tuberculosis, donde hace falta el estudio de laboratorio para establecer el abordaje terapéutico, la gripe se define por el examen clínico: que sea una u otra cepa de virus no cambia la indicación”.

Compartir: 

Twitter
 

La vacuna contra la gripe A se aplica a menores de 4 años, embarazadas y pacientes crónicos.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.