SOCIEDAD › EL TRIBUNAL DECLARó “CULPABLES” A LOS CUATRO ACUSADOS DEL ROBO AL BANCO RíO

Boqueteros que terminaron detenidos

El tribunal que juzgó el espectacular asalto al Banco Río de Acassuso en 2006 consideró “culpables” a los cuatro imputados. Los cuatro también perdieron los beneficios que gozaban, por lo que fueron llevados esposados a una cárcel.

Luego de 22 horas trascurridas entre alegatos y réplicas, los jueces del Tribunal Oral Nº 1 de San Isidro decidieron ayer, a las 5 de la mañana, declarar “culpables” a los cuatro imputados por el robo del Banco Río de Acassuso, aunque no dieron a conocer los argumentos ni las penas. Los magistrados hicieron lugar al pedido de la fiscalía: los acusados no salieron por la misma puerta por la que entraron. Todos sus beneficios –uno de ellos estaba excarcelado y tres cumplían con prisión domiciliaria– fueron revocados, por lo que se los derivó a la cárcel de Florencio Varela. “La audiencia dejó un agotamiento mental tan grande que podría llegar a ser violatorio del derecho de defensa”, se quejó anoche Ernesto Vissio, defensor de dos de los acusados, luego de una siesta reparadora.

En sus alegatos, los fiscales habían pedido borrar de la carátula “de robo calificado por uso de arma”, la frase que aclaraba “cuya aptitud para el disparo no fue acreditada”, para lo que citaron varios testimonios que aseguraban que las armas no eran de juguete, como las que aparecieron en el lugar del asalto tras la huida. Si se saca esta aclaración, los montos de las penas podían llegar a las 20 años y no a 10, como estaba pautado anteriormente. Por este motivo, los fiscales Marcelo Vaiani y Gastón Garbus pidieron para Rubén Alberto de la Torre, de 55 años, y el mayor de los acusados, veinte años de prisión. “Yo no tengo nada que ver con esto”, dijo el acusado, antes de que se lo llevaran esposado.

Para Fernando Araujo, de 41, los fiscales solicitaron 19 años. Anoche, este acusado se desvinculó del hecho y aseguró ante los jueces María Elena Márquez, Alberto Ortolani y Gonzalo Aquino que el policía Walter Serrano, quien lo identificó como una de las personas que ingresaron a robar y lo tomaron como rehén, era un mentiroso. Serrano y los dos vigiladores privados también afirmaron, basándose en su experiencia, que las armas eran de verdad. Las últimas palabras de Julián Zalloecheverría, de 51, y por quien se pidió 17 años de condena, fueron las más llamativas de la extensa jornada judicial.

“Siempre me trataron como un ex convicto y por eso ahora estoy pensando en (José) Mujica (ex guerrillero tupamaro y actual presidente de Uruguay y en (Nelson) Mandela”, dijo con voz firme este acusado que, al igual que Araujo y De la Torre, tenía hasta ayer el beneficio de la prisión domiciliaria. El único de los cuatro que estaba excarcelado es el más joven del grupo, Sebastián García Bolster, 40 años, apodado “El Ingeniero”. Visiblemente cansado, dijo por la madrugada: “Sólo quiero irme a mi casa, yo siempre trabajé”. No le dieron este gusto a ninguno de los acusados, quienes se declararon “inocentes”.

“Estamos conformes con la condena y con la decisión de encarcelar a los imputados. Le asigna un poco de razonabilidad a este proceso”, dijo por la madrugada el fiscal Marcelo Vaiani. Sobre la maratónica jornada, aclaró que se debió “a una buena cantidad de decisiones adversas y que provocaron una demora injustificada”. En verdad, gran parte de la discusión pasó por el pedido de la fiscalía de que los acusados reciban prisión efectiva. “Además, el proceso total se extendió injustificadamente por más de cuatro años cuando este Ministerio Público logró establecer los hechos ocurridos, la responsabilidad y la culpabilidad de los imputados en 10 meses”, explicó Vaiani.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de San Isidro anunció que el próximo 21 de mayo dará a conocer la sentencia y las penas. “Me sorprendió que con la poca prueba que tenían den un veredicto condenatorio”, sostuvo el defensor, Ernesto Vissio.

La fiscalía había cambiado la estimación del monto de dinero robado de la sede del Banco Río el 13 de enero de 2006, cuando una banda de delincuentes copó la entidad y tomó a 23 personas como rehenes y huyó por un túnel que los comunicaba con los desagües pluviales subterráneos. Por allí navegaron en gomones y llegaron hasta una alcantarilla, donde los esperaba una camioneta, en la que habrían cargado 8 millones de dólares y lo obtenido en el saqueo de 145 cajas de seguridad. Esa cifra de 8 millones se elevó a 19. Desde el Banco Santander Río, cuyos representantes pidieron 13 años de prisión para todos los acusados, exigieron que el dinero y las joyas que ya fueron recuperados por la policía sean devueltos a la entidad.

Compartir: 

Twitter
 

Los jueces aceptaron el pedido fiscal de agravar el delito.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.