EL PAíS › COBISTAS Y ALFONSINISTAS PRESENTAN LISTAS HOY PARA COMPETIR EN LA INTERNA BONAERENSE

Como radicales en su salsa

Hoy vence el plazo para la presentación de listas, y no hubo acuerdo para una lista única. Los seguidores de Cobos van con la dupla Storani-Moreau y el intendente Posse. Ricardo Alfonsín presenta su propia lista.

 Por Sebastian Abrevaya

A las 24 de mañana, cuando venza el plazo para la presentación de listas, el radicalismo tiene previsto sumergirse en una desgarradora interna por el control del partido en la provincia de Buenos Aires. Por un lado, la línea que lidera Ricardo Alfonsín y por el otro, los caudillos históricos, Leopoldo Moreau y Federico Storani –aliados con el cobismo y el intendente de San Isidro, Gustavo Posse–, se encontraban anoche armando las listas de candidatos para pelear por el dominio del Comité y la Convención provincial, encargada de definir la política de alianzas electorales. Julio Cobos y sus hombres se mantienen alineados con los miembros de la ex Coordinadora, aunque el vicepresidente intentó no mostrarse en medio de la batalla para no quedar pegado a la vieja guardia radical ni pendiente de la lucha por los cargos.

El miércoles, en el Congreso, se produjo un frenesí de reuniones que involucraron al presidente del partido, Ernesto Sanz; al ex gobernador chaqueño Angel Rozas, al diputado cobista Daniel Katz, Posse, Cobos y Alfonsín, entre otros. Fue un último intento por destrabar el conflicto y lograr la unidad partidaria, pero la intransigencia de los dos sectores impidió avanzar en un consenso. Embanderados en la renovación del partido, el sector de Alfonsín propone a Miguel Bazze como presidente del Comité local y al diputado como primer delegado al Comité Nacional. Del otro lado, Moreau postula a Eduardo Santín como jefe partidario y Storani al ex diputado Pedro Azcoiti como delegado al Comité Nacional. Posse se quedaría con el segundo lugar de los cuatro delegados, Moreau con el tercero y el cobismo con el cuarto.

Circuló hace unos días una propuesta de acuerdo para repartir los cargos en tercios. Un 30 por ciento para Alfonsín, otro 30 para el cobismo y el restante 40 por ciento para la dupla Moreau-Storani. Sin embargo, no se pudo resolver la puja por la conducción del Comité entre Bazze y Santín y la situación seguía empantanada hasta última hora de ayer.

Más allá de que el radicalismo hace veintitrés años que no gobierna la provincia, el bonaerense sigue siendo el terreno más importante para el proyecto presidencial de la UCR de cara a 2011. De allí la trascendencia de esta disputa entre el alfonsinismo y el tándem Moreau-Storani, con el patrocinio de Cobos. Además existe una pelea simbólica por la herencia del ex presidente Raúl Alfonsín: su hijo de sangre, que actualmente es vicepresidente de la Cámara de Diputados, disputa con sus hijos políticos, quienes lo acompañaron durante el regreso de la democracia.

Sanz, a cargo del Comité Nacional, buscó tímidamente evitar la pelea entre Alfonsín y Cobos pero, por otro lado, sabe que el desgaste de ambos fortalece su propia candidatura presidencial, aspiración que ya no disimula. Sectores del cobismo consideraban que una victoria en la provincia por parte de Ricardo podría ser el impulso definitivo para transformarse en competidor del vicepresidente de cara a 2011.

“De dos cosas malas no puede salir una buena”, le aseguraba un operador alfonsinista a Página/12, y remataba: “Moreau quiere parar la renovación y Cobos quiere parar a Ricardo”. Lo cierto es que Alfonsín tiene una difícil tarea por delante si quiere vencer la alianza de los distintos sectores del partido. Sus hombres apuestan a exteriorizar la disputa partidaria para evitar la “interna de aparatos” en la que tienen menos chances. Para revertir la situación, en el alfonsinismo analizaban hacer un acto a nivel nacional para mostrar el respaldo político de su candidato.

Uno de los hombres fuertes de la interna es el intendente de San Isidro, aspirante a la gobernación de la provincia en 2011. Operadores bonaerenses le atribuyen a Posse en la primera sección la capacidad de juntar 8 mil votos, un número que puede torcer la elección a favor de Moreau-Storani.

De todas maneras, de perder la interna, en el alfonsinismo apostaban a que los dirigentes del interior del país le reprochen a Cobos el apoyo a dirigentes de la ex Coordinadora. “Desde Tierra del Fuego hasta La Quiaca, el partido está mirando lo que pase en la provincia de Buenos Aires”, señalan. De no surgir un acuerdo de último momento, esta medianoche se iniciará la batalla que terminará el 6 de junio, cuando se cierren las urnas.

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Alfonsín y Julio Cobos no se pusieron de acuerdo y dirimirán fuerzas en una interna.
Imagen: Télam
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.