SOCIEDAD › SE INICIó EL SEGUNDO PROCESO EN EL CASO LACORTE POR GATILLO FáCIL

Un juicio contra la impunidad

Tras nueve años de haber sido baleada y obligada a vivir en silla de ruedas, Carla Lacorte declaró en el segundo juicio contra el ex policía José Salmo. El fallo anterior fue anulado por Casación, que acusó al policía de lesiones gravísimas.

Se inició ayer el segundo juicio contra el ex bonaerense José Ignacio Salmo, quien el 1º de junio de 2001 disparó contra Carla Lacorte en Quilmes, confundiéndola con una asaltante, y le produjo parálisis en las dos piernas. El caso ya había pasado por los jueces Alicia Anache, Armando Topalian y Oscar Hergott, del Tribunal Oral 3 de Quilmes, quienes en 2003 absolvieron al policía por considerar que había actuado “en cumplimiento de su deber para evitar la impunidad de los delincuentes”. Según Lacorte, durante la instrucción, el fiscal Claudio Pelayo rechazó la posibilidad de que presentara pruebas y no se había hecho lugar a realizar la reconstrucción del hecho. En 2008, Casación bonaerense invalidó el fallo y ordenó que Salmo fuera enjuiciado por el delito de “lesiones gravísimas con dolo”, en pocas palabras, consideró que no se había analizado esta vertiente en el juicio y que además podía existir responsabilidad intencional en el disparo y descartó que se tratara de un mero accidente. El ex policía apeló y la Suprema Corte rechazó su presentación y ordenó que se le iniciara el juicio. Ayer, ante el Tribunal Oral 5, Carla Lacorte declaró y recordó el momento en que recibió el disparo y cómo Salmo se jactaba de su puntería.

Antes del inicio de la audiencia, Lacorte y agrupaciones de familiares de víctimas de gatillo fácil realizaron a las 9 un acto frente a los tribunales de Quilmes para reclamar justicia ante diversos casos de brutalidad policial. Luego ingresaron a la sala de audiencias donde Lacorte relató cómo fue baleada el 1º de junio de hace nueve años, cuando volvía de cursar en la Facultad de Veterinaria.

Recordó que un grupo de ladrones había asaltado un local de McDonald’s del centro de Quilmes y que Salmo persiguió a los delincuentes y terminó baleando a la joven en la espalda, provocándole una parálisis total en las piernas.

Lacorte sostuvo que el policía creyó que ella era parte de la banda de delincuentes y por eso disparó “con toda intencionalidad” y luego “se jactó de su buena puntería”. Hoy será el turno de los alegatos de la fiscalía, la querella y la defensa, y se supone que la semana próxima los jueces den a conocer el monto de la pena a cumplir.

Los abogados de Lacorte, Luis Bonomi y María Bassi, adelantaron que solicitarán doce años de cárcel para el ex policía por “lesiones gravísimas agravadas por la utilización de arma de fuego”.

Al terminar la audiencia, Lacorte aseguró: “Pedimos que Salmo tenga una pena de cárcel común y efectiva, no por venganza, sino porque queremos sentar un precedente para que se acabe la impunidad en los casos de gatillo fácil. Queremos ver si de esta manera se reduce este verdadero genocidio que sufren fundamentalmente los jóvenes del pueblo trabajador”, añadió.

Compartir: 

Twitter
 

Carla Lacorte reclama una condena contra la impunidad.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.