SOCIEDAD › LOS ALUMNOS QUE PELEARON CON UN TRANSEúNTE PIDEN DISCULPAS Y HARáN UN “TRABAJO REPARATIVO”

El ministro tuvo que ir a la escuela

Esteban Bullrich dijo que “el país no se arregla con piquetes”. Lo afirmó en la misma escuela donde trabaja a destajo una cuadrilla de su ministerio que llegó tras la protesta estudiantil, hace una semana. Reclamos en otras escuelas.

 Por Emilio Ruchansky

El revuelo por la llegada del ministro de Educación porteño era indisimulable ayer en el Liceo Ricardo Rojas, a pocas cuadras de la plaza Once. “Es muy lindo”, le decía una profesora a otra, tras echar a los alumnos que pretendían participar de la conferencia que Esteban Bullrich encabezó para “contarle a la directora el trabajo que se viene realizando en el colegio”. María Sorace, la directora, informó que los alumnos hicieron un pedido formal de disculpas a Gabriel Emanuelli, el luchador de catch conocido como “El Hombre Perro”, luego de la pelea que tuvieron con él la semana pasada, durante un piquete en reclamo por mejoras edilicias. Hoy habrá cuatro cortes de calles en la ciudad por el mismo tema. La conferencia de prensa, improvisada en el primer patio del colegio, tuvo cinco protagonistas silenciosos y atareados: los muchachos de la cuadrilla de Emergencia y Mantenimiento del ministerio. Mientras Bullrich aseguraba que “el país no se arregla con piquetes”, que hace falta “diálogo, apertura y no violencia”, la cuadrilla iba y venía del baño de mujeres, donde aún faltan tapas de inodoro y hay un tubo de luz colgando. A un costado, se veía un balde que juntaba el agua de lluvia y casi 20 esqueletos de mesas.

Sorace contó que siguen trabajando a “pulmón, como siempre” pero por primera vez en 30 años de carrera docente un ministro se acercó a esa escuela. También dijo que no fogoneó el piquete: “Ese día mi intención fue que los chicos continuaran en clase”. Luego leyó las actas del Consejo de Convivencia del colegio, que decidió que los chicos tengan una jornada de reflexión, que se realizó el viernes pasado y ayer, centrada en buscar alternativas a la metodología del reclamo.

“Los chicos también deberán hacer un trabajo reparativo fuera del horario escolar”, agregó la directora, sin entrar en detalles. Luego se supo que seguramente deberán realizar alguna mejora edilicia al colegio. La palabra “sanción” no fue mencionada durante la conferencia, pese a que el ministro repitió la semana pasada que estaba analizando “sancionar” o “suspender” a la directora y a los alumnos. Sin embargo, el tema resultó mucho más complejo y con aristas administrativas que, al parecer, el ministro desconocía. Por lo pronto, hay un sumario en marcha por el desempeño de Sorace.

Ayer Bullrich aclaró que están destinados 75 mil pesos al colegio, congelados porque no se formó una cooperadora para ejecutarlos, y pidió “bajar la soberbia”, en referencia a los alumnos que enfrentaron a Emanuelli, un hombre de 1,88 metros y 112 kilos. Un vocero del ministro confirmó que hoy los estudiantes le pedirán disculpas “personalmente” al luchador, que ya hizo una denuncia penal por lo ocurrido el 8 de junio. Ese día discutió con algunos alumnos frente al colegio sobre la avenida Jujuy 150 para que dejen pasar al colectivo para llevar a su hijo al jardín. Los estudiantes aseguraron que El Hombre Perro pegó la primera trompada.

Cuando se consultó al ministro sobre el despido del director de Educación Media de la ciudad de Buenos Aires, José Azerrat, éste insistió en que se debió “a que no avisó del piquete y si lo hubiera hecho, seguramente todo esto se podría haber evitado”. Azerrat le dijo a este diario que en verdad fue separado de su cargo porque se negó a firmar de apuro, y sin análisis puntual, el cierre de grados y divisiones en las escuelas por baja cantidad de alumnos.

Más allá de la labor incesante de la cuadrilla, el ministro admitió que aún faltaban obras de infraestructura en la escuela, como mejorar la cloaca, algo que se hará fuera del período de clases. “Lo importante es acelerar las respuestas a los reclamos, sabemos que faltan cosas, por eso estamos descentralizando el departamento de mantenimiento para apurar los arreglos”, dijo Bullrich.

“¿Así que el ministro dice que los piquetes no sirven? ¿Y por qué vino al colegio hoy?”, se preguntaba ayer un estudiante de tercer año, en la puerta del colegio. El joven aseguró que desde el piquete hubo un incesante desfile de operarios. Al lado suyo, un alumno del colegio Carlos Pellegrini e integrante de la Coordinadora Unificada de Estudiantes Secundarios, repartía volantes para convocar a los cortes de hoy frente al Ministerio de Educación porteño, en Rivadavia y Jujuy, en Córdoba y Callao, y en Acoyte y Rivadavia. Antonio no estaba de acuerdo con pedirle disculpas al Hombre Perro: “Para mí el tipo estaba arreglado, lo mandaron del ministerio”.

Compartir: 

Twitter
 

Esteban Bullrich, con la directora del Liceo 10, María Sorace, en conferencia de prensa.
Imagen: Télam
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.