SOCIEDAD › EXTRAñO SUICIDIO EN EL EDIFICIO DE LA SECRETARíA DE INTELIGENCIA

Disparo a la hora de la entrada

Un empleado ingresó a tomar su puesto de trabajo y a los minutos se pegó un tiro en el pecho. Hubo otro caso en el año 2000.

 Por Carlos Rodríguez

Un suicidio siempre genera intriga, misterio, una morbosa curiosidad por saber las razones de tamaña determinación. Mucho más si el hecho se produce en el interior de un organismo como la Secretaría de Inteligencia (SI), la ex SIDE, que siempre ha sido una caja de sorpresas. La noticia escueta dice que un empleado de la SI, de 40 años, cuyo nombre se mantuvo en reserva, se mató de un disparo en el pecho, en el hall de entrada del edificio de 25 de Mayo 11, a metros de la Casa Rosada. La información fue confirmada, en la vereda de la dependencia oficial, por el jefe de la seccional primera, comisario Juan José Cantero. “(El empleado) ingresó como todos los días, se dirigió a una sala y tomó esa trágica determinación. Hasta el momento se desconocen los motivos que llevaron al hombre a quitarse la vida.” Cantero eludió dar otras explicaciones sobre el suceso y la SI, como es costumbre, nada dijo acerca del tema. En los últimos diez años, es el tercer suicidio de un agente de la ex SIDE.

“La información que tenemos es que hubo testigos del hecho, de manera que no quedan dudas de que se trató de un suicidio. El hombre, al parecer, tenía problemas personales, es todo lo que se sabe”, le dijo a Página/12 una fuente policial. Según la información oficial, suministrada por el comisario Cantero, el fallecido era un empleado administrativo de la SI, lo que hace suponer que no portaba arma alguna.

Se desconoce si ingresó llevando un arma, una 9 milímetros, de su propiedad con la premeditada intención de quitarse la vida, o si la tomó de alguna dependencia interna. Para ingresar al lugar, los empleados cuentan con tarjetas magnéticas y deben sortear a diario medidas de seguridad de rutina. “Es improbable que alguien pueda sortear el control interno llevando consigo un arma sin estar autorizado para portarla”, comentó la fuente policial consultada por este diario.

El hecho se produjo pasadas las 8 en el hall de entrada del edificio. El hombre ingresó a su lugar de trabajo en el horario habitual. A poco de entrar, luego de permanecer unos minutos en una dependencia interna, volvió al hall y se pegó un tiro en el pecho. Al parecer hubo testigos que ya habrían prestado declaración ante la fiscalía de instrucción 20, a cargo de Carlos Donoso Castex. El cuerpo fue hallado cerca de la recepción de la planta baja del edificio.

Los empleados de la SI llamaron a la policía y al SAME. El director del SAME, Alberto Crescenti, confirmó que recibieron el pedido de auxilio a las 8.20. “Nos dijeron que había un herido de bala en el hall de un edificio de 25 de Mayo 11. Recién cuando llegamos al lugar nos dimos cuenta de que se trataba de la Secretaría de Inteligencia.” Los médicos que concurrieron al lugar “revisaron a la víctima y comprobaron que tenía un impacto de bala en el tórax y que había muerto en forma instantánea. En un primer análisis, lo que se advirtió es que el balazo le habría afectado el corazón, y por esa razón no hubo nada que hacer”.

Crescenti precisó que “en la comunicación interna el servicio quedó indicado como Código Rojo, porque al recibir el llamado se trataba de un herido de arma de fuego, hecho que evidenciaba un peligro de muerte”. El titular del SAME sostuvo que desconocen “las circunstancias que rodearon al hecho, porque para eso está la Justicia, que tendrá que determinar si fue un suicidio. Lo único que podemos confirmar es que, cuando llegamos, el hombre ya había fallecido al recibir el impacto de la bala”.

Con posterioridad, expertos de la División Balística de la Policía Federal trabajaron en el lugar y secuestraron la pistola utilizada. Recién a las 10.30 el cuerpo del hombre fue retirado del lugar por la puerta de la secretaría que da a la avenida Leandro Alem, casi en el cruce con Rivadavia. Las fuentes policiales descartaron versiones sobre una supuesta discusión dentro de la SI y también los rumores que no descartaban la posibilidad de un homicidio. El comisario Cantero sostuvo que la policía encontró “un cuadro normal, compatible con un caso de suicidio, de manera que no tenemos ninguna otra hipótesis”.

El de ayer no es el primer caso de suicidio en dependencias de la ex SIDE. El 28 de enero de 2000 ocurrió la muerte de María Teresa Toledo, quien se arrojó al vacío desde una ventana del décimo piso del edificio y cayó sobre la avenida Leandro N. Alem. La mujer era empleada técnica del área de Arquitectura de la entonces SIDE. El 10 de febrero del mismo año se quitó la vida Alfredo Tropea, agente del mismo organismo oficial. El hombre era marido de una vedette y se suicidó, de un disparo en la sien, en el baño de su casa, en la localidad bonaerense de Beccar. En todos los casos se dijo que los motivos eran “estrictamente personales” y nada tenían que ver con la actividad laboral.

Compartir: 

Twitter
 

No se sabe si el arma la llevaba consigo o la tomó de alguna dependencia.
Imagen: Jorge Larrosa
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.