SOCIEDAD › PIDEN UN AMPARO PARA TRASPLANTAR DE DONANTES VIVOS A DOS NIñAS

Una operación a puro pulmón

Son dos hermanas, en Córdoba, que sufren fibrosis quística congénita, que les provoca la parálisis de sus pulmones. Están en la lista del Incucai, pero su abogado presentó un amparo, contemplado en la ley, para solicitar recibir de donantes vivos.

 Por Pedro Lipcovich

Los padres de dos hermanas gemelas adolescentes que necesitan trasplantes de pulmón presentaron un recurso de amparo para que se permita hacer las intervenciones a partir de donantes vivos. La ley vigente no permite que las personas donen pulmones en vida. Las dos chicas padecen fibrosis quística, enfermedad congénita que puede conducir a infecciones pulmonares graves. Sólo la falta de donantes cadavéricos lleva a plantear el trasplante desde donante vivo, operación inusual y cuyos riesgos a largo plazo para el donante no están del todo verificados. Para cada intervención hacen falta dos donantes, que ceden la mitad de un pulmón; en el caso de estas niñas, serían dos tíos y dos primos. Ambas adolescentes están en lista de espera del Incucai, y la presentación judicial reconoce que no corren riesgo de vida inmediato. Más allá de este caso, y según las fuentes consultadas por Página/12, la respuesta sanitaria de fondo consiste, por una parte, en incrementar la cantidad de donantes cadavéricos hasta los niveles de otros países; por otra parte, en diagnosticar y seguir adecuadamente los casos de fibrosis quística: hay correlación entre el nivel socioeconómico y la esperanza de vida de los pacientes.

El recurso de amparo fue presentado por Ernesto y Mariana Oviedo, en representación de sus dos hijas de 17 años, hermanas gemelas. Ambas padecen fibrosis quística, enfermedad de las glándulas que puede conducir a infecciones pulmonares (ver aparte). El matrimonio Oviedo es de condición humilde y dos de sus hijos fallecieron por la misma enfermedad, uno a los nueve años y otro cuando tenía cinco meses.

El abogado Daniel Quinteros, en representación de los Oviedo, presentó el recurso ante el Juzgado Federal Nº 2, a cargo de Guillermo Sánchez Freytes, de acuerdo con “el procedimiento que fija el artículo 56 de la Ley de Trasplante”. La presentación observa que, si bien las pacientes no corren riesgo de vida en lo inmediato, “su salud se deteriora a medida que pasan los días, como en toda espera por un trasplante, y costaría mucho más la recuperación si pasa mucho tiempo” (ambas están en la lista de espera del Incucai). La operación se efectuaría en el Hospital Privado de Córdoba. Los donantes serían dos tíos y dos primos de las niñas, a los que ya les hicieron estudios de compatibilidad en esa clínica.

Según la Ley 24.193, de Trasplante de Organos y Tejidos, se permite la extracción en vida de riñón, uréter, piel, hígado, páncreas, córnea, médula ósea, órganos dentarios y elementos del sistema osteoarticular. Una fuente del Incucai explicó a este diario que “la donación en vida de pulmón no está permitida en la mayor parte de los países, ya que todavía no se determinó totalmente el daño que podría generar en los donantes”. En cuanto a la presentación de un recurso de amparo, “efectivamente la ley contempla este procedimiento en casos especiales. Se lo ha utilizado en personas no emparentadas que querían donar un órgano a un amigo: el juez verifica que se trate de una relación previa y que no haya contraprestación económica; hubo unos diez casos hasta ahora”.

Alejandro Bertolotti –subjefe de trasplantes intratorácicos de la Fundación Favaloro– señaló que “de todas las enfermedades que pueden tratarse con trasplante pulmonar, la fibrosis quística es la que mejores resultados muestra a largo plazo. El problema, válido para los trasplantes de órganos en general, es la escasez de donantes cadavéricos: en España, país que encabeza la procuración de órganos en el mundo, a nadie se le ocurriría recurrir a un donante vivo”.

“El trasplante pulmonar con donantes vivos se hace en pocos lugares y nunca hasta ahora en la Argentina –observó Bertolotti–. Requiere condiciones especiales en el receptor. Debe ser de contextura pequeña, generalmente un niño, lo cual permite reemplazar todo un pulmón con la mitad de un pulmón adulto, lo máximo que se puede extraer sin poner en riesgo de muerte al donante. Por eso se necesitan dos donantes, uno para cada pulmón. Y hay que retirar los dos pulmones del receptor al mismo tiempo: si se dejara uno, podría transmitir su infección al del donante. todo esto requiere una técnica muy ajustada.”

En cuanto al que dona en vida, “en principio la pérdida de medio pulmón no debería poner en riesgo su vida, pero el pronóstico a largo plazo es difícil de fijar –advirtió el especialista de la Fundación Favaloro–. Por lo demás, los trasplantes siempre pueden fracasar: si fracasa un trasplante renal, el receptor vuelve a diálisis y pierde el órgano pero no la vida. En el trasplante hepático, quien donó parte de su hígado lo recupera, ya que este órgano se regenera. En un trasplante pulmonar, el pulmón del donante no se regenera y, si el injerto fracasa, el receptor probablemente pierda la vida”.

En los últimos días, otros medios periodísticos difundieron dos versiones inexactas: que el trasplante con donante vivo sería en este caso preferible al cadavérico e, incluso, que el cadavérico no sería posible en este caso. El legislador provincial Juan Brügge (Unión por Córdoba) solicitó la modificación de la ley de trasplantes para que los pulmones puedan ser donados en vida y el senador Luis Juez anunció un proyecto en el mismo sentido. El ministro de Salud cordobés, Oscar González, ofreció trasladar a pacientes y donantes a Brasil, donde esta donación está permitida.

Compartir: 

Twitter
 

Las dos hermanitas y sus padres aguardan la resolución judicial para iniciar los trasplantes.
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.