SOCIEDAD › OPINION

Qué significa morir dignamente

 Por Vilma Tripodoro *

Por estos días se habla confusamente de la “muerte digna”, pero la dignidad es una condición humana y el modo de morir tiene que ver con las costumbres, las creencias y los valores de la sociedad. Se trata de la muerte “libre de sufrimiento evitable para los pacientes, familiares y cuidadores, congruente con los deseos del paciente y su familia, y consistente con los estándares clínicos, culturales y éticos”. Por ser humana, la vida ha de ser reconocida en toda su dignidad y la muerte no es sino el final de la vida, pero hay que diferenciar entre dejar morir y permitir morir. La medicina avanzó en los últimos cincuenta años, tanto en la prevención como en los tratamientos de enfermedades que antes eran definitivamente incurables. Sin embargo, algunos tratamientos muchas veces se transforman en crueles procedimientos para retrasar una muerte inevitable en lugar de prolongar la vida. Si los objetivos de mejorar el estado de salud del paciente, curar la enfermedad y aliviar el sufrimiento no se pueden lograr, aunque se pueda mantener latiendo un corazón u oxigenando los pulmones con un respirador, sólo se logrará posponer la muerte. Se ha medicalizado a la muerte y también corremos el riesgo de judicializarla. Aun así, un marco legal parece ser necesario en este momento de madurez de nuestra sociedad que habla de aquello de lo hasta ahora no se hablaba: el final de la vida. Esta ley debería garantizar el acceso y la disponibilidad universal de todas las personas a los cuidados paliativos que establecen una estrategia de asistencia que no acelera la llegada de la muerte, pero tampoco la pospone artificialmente; proporciona alivio del dolor y otros síntomas angustiantes, integrando aspectos psicológicos y espirituales del paciente y su familia. Esto asegurará la asistencia interdisciplinaria, el respeto de la autonomía, la posibilidad de las directivas anticipadas y la abstención o retiro de tratamientos fútiles y desproporcionados. Debemos encontrar respuestas humanamente aceptables y respetuosas de los valores de todos y de cada uno sin dar lugar a confrontaciones políticas e ideológicas.

* Jefa del Departamento de Cuidados Paliativos del Instituto Lanari (UBA).

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.