SOCIEDAD › POR LA MULTA QUE APLICó LA ANMAT. EL MáXIMO TRIBUNAL, SIN EMBARGO, YA HABíA CONFIRMADO OTRA SANCIóN

El laboratorio apelará ante la Corte

La Anmat aclaró que la vacuna que forma parte del calendario nacional no pertenece al laboratorio sancionado. Aseguró que, si bien se cometieron irregularidades, el producto es “seguro”.

La Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología (Anmat), que multó al laboratorio GlaxoSmithKline (GSK) por irregularidades durante pruebas realizadas en niños para la producción de una vacuna contra la neumonía y la otitis, destacó ayer que la vacuna testeada durante la investigación “es segura”. Al mismo tiempo, aclaró que la vacuna contra el neumococo que se aplica en el calendario nacional no pertenece a este laboratorio, sino a Pfizer. La aclaración surge tras la divulgación del fallo judicial que ratifica la condena por un millón de pesos establecida por Anmat a GSK por las deficiencias en el debido consentimiento informado durante la investigación en las provincias de Mendoza y Santiago del Estero. La Anmat aclaró además que “ninguno de los fallecimientos” de niños que pasaron por la experiencia “se vincula con la administración de la vacuna”. GSK apelará el fallo ante la Corte Suprema de Justicia, aunque el máximo tribunal ya se expidió, rechazando un recurso similar del mismo laboratorio, por otra multa de la Anmat.

El laboratorio fue sancionado porque la Anmat demostró que hubo casos de autorizaciones para participar del estudio firmados por padres que eran menores de edad, no estaban enterados o, incluso, se habían negado. El protocolo de investigación Compass, autorizado por la Anmat, se aplicó entre 2007 y 2011 en 24 mil chicos de Argentina, Panamá y Colombia, según confirmó el laboratorio a este diario. En el país, formaron parte unos catorce mil niños, provenientes de San Juan, Santiago del Estero y Mendoza. Se probaba la efectividad de una vacuna contra el neumococo, para evitar las enfermedades relacionadas. Tanto en Santiago del Estero como en Mendoza, la Anmat multó a la empresa con su pena máxima, un millón de pesos, por las irregularidades registradas.

Durante el procedimiento de investigación, doce niños que participaban fallecieron, pero sus muertes “no se vinculan con el estudio”, explicó a Página/12 el director de Relaciones Institucionales de la Anmat, Roberto Lede. En las pruebas algunos chicos eran vacunados con la medicina experimental y otros con un placebo. “Los chicos fallecidos habían recibido placebo, es decir un símil de la vacuna, pero sin ninguna sustancia activa, por lo tanto sus muertes no tuvieron que ver con la investigación”, detalló.

La polémica se desató a raíz del fallo dictado por el juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky, que ratificó la multa dispuesta por la Anmat de 400 mil pesos a pagar por GSK, 300 mil para el investigador principal en esa provincia y ex presidente de la seccional mendocina de la Sociedad Argentina de Pediatría, Héctor Abate, y una suma igual para el jefe del proyecto a nivel nacional, Miguel Tegnaghi. Tras tres inspecciones realizadas en 2007, la Anmat realizó esa condena por documentaciones no presentadas, falta de datos sobre las historias clínicas, entre otras faltas. En un caso, “una abuela, analfabeta, fue quien otorgó el consentimiento”, sin la presencia de un testigo en el acto, detalla el fallo revelado el lunes por Página/12. También hubo un registro de “la vacunación de un sujeto cuya madre se habría negado expresamente a participar del estudio”, asegura el texto.

“GlaxoSmithKline va a ejercer su derecho a apelar ante la Corte Suprema aportando todos los documentos que comprueban que el protocolo de investigación se realizó con seguridad”, afirmó a este diario la directora médica de Glaxo en Argentina, Rosana Felice. Además, resaltó que “en las siete inspecciones que hizo Anmat y las tres del Comité de Etica independiente, en ningún caso se cuestionó la seguridad de la vacuna, ni que ningún niño hubiera sido incluido en contra de su voluntad”. Respecto de los fallecimientos, aclaró que “el diagnóstico final señala que murieron por las causas habituales que indican las estadísticas nacionales”. “No hay ninguna posibilidad de coima, fraude o corrupción” vinculada con los estudios, agregó.

No es la primera vez que GSK apelará al máximo tribunal de Justicia. En 2011, la Corte dejó firme una multa de la Anmat contra GSK por las irregularidades, de tipo similar, producidas en Santiago del Estero. En esa ocasión, la Corte confirmó la resolución del juez Alejandro Catania, que había ratificado la multa por otro millón. La Corte argumentó que no existía en el caso “cuestión federal suficiente” para abrir el recurso.

Por su parte, la Federación de Profesionales de la Salud de la Argentina (Fesprosa) reclamó la sanción de una ley que regule la investigación biomédica. El titular de ese organismo señaló que hace falta un marco legal más claro sobre la responsabilidad penal de los profesionales y empresas involucradas y la permanente actividad de Comités de Bioética que actúen de forma independiente en los hospitales públicos. “La multa de un millón de pesos es importante, pero insuficiente; Glaxo cobrará con la vacuna –que está disponible en 85 países– el valor de cien mil multas”, destacó.

Informe: Rocío Magnani

Compartir: 

Twitter
 

Glaxo fue sancionado por irregularidades en la investigación de una vacuna.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.