SOCIEDAD › EL PRIMER DIA DE TECNOPOLIS 2012 CON UN PUBLICO MAYORITARIO DE CHICOS

Historia, ciencia y técnica

Con San Martín como inesperada estrella, la megaferia abrió sus puertas y demostró nuevamente que el saber no aburre. Dinosaurios, electricidad, física, agua y cientos de chicos saltando por todas partes.

 Por Carlos Rodríguez

Una multitud de niños, saltando como ranitas en un tobogán inflable y gigantesco, ingresaron ayer –como por el túnel del tiempo– a los hechos fundacionales de la historia argentina: la Revolución de Mayo, la Independencia, la Batalla de San Lorenzo. De la mano de Zamba, el dibujo animado del canal Pakapaka, corroboraron con una sonrisa en los labios que San Martín nació en Yapeyú, Corrientes, y no en España aunque haya recibido allí su educación cívica y su formación militar. La clase de historia, a veces a cielo abierto, otras bajo techo y con videos didácticos, se dicta desde ayer en Tecnópolis 2012, la megaferia de ciencia, técnica –y muchas cosas más–, que seguirá abierta en forma ininterrumpida hasta octubre en el predio ubicado en Villa Martelli. Con maquetas gigantescas del Cabildo o de la Casa de Tucumán, desde donde los próceres, dibujados en colores vivos, saludan como si fueran estrellas de rock, los chicos, bajo el cálido sol y el viento helado, deliraron con “cruzar los Andes”. En la llamada Plaza de la Libertad conocieron a otros héroes legendarios, Simón Bolívar, José de Artigas, y se toparon con figuras entrañables de la política argentina, como Eva Perón, y otras siempre controvertidas pero imposibles de soslayar, como Rosas, Yrigoyen, Perón o Sarmiento. En la muestra sólo hubo dos muñecos de ausencia previsible: Carlos Menem y Fernando de la Rúa.

Un San Martín parado en la cima de la “montaña”, con el sable corvo en su mano izquierda, marca el camino a seguir. El relato histórico no ahorra críticas al primer triunvirato por su tibieza en la decisión de terminar con la dependencia de España. Los pibes siguen los distintos relatos y los videos con la atención que casi nunca prestan en la clase de historia. El recorrido infantil, a metros del Cabildo, ingresa más tarde en un bosque Jurásico ocupado por Triceratops horridus (horrible rostro de elefante) y Spinosaurus aegypticus (reptil espinoso de Egipto), junto con el infaltable Tiranosaurus rex (rey de los reptiles tiranos).

Todos los mastodontes impactan por su sonrisa Colgate de dientes perfectos y enormes, sus rugidos de ficción y sus movimientos animados que los convierten en casi reales. Dos hermanas comentan entre sí el aspecto fiero del Argentino saurus, oriundo de Plaza Huincul, y el miedo que les provoca su presencia, aunque se trate de un malo de utilería. La menor de las chicas, comenta aliviada: “Menos mal que ahí dice que es herbívoro”. La mayor igual sigue pensando en lo peor: “Mirá si piensa que somos dos plantas de lechuga”. Se miran, y luego de desechar para siempre la idea de que pueda comerlas o pisarlas, se ríen.

Donde no había muchas risas era en el interior de la pequeña habitación, con dos largos bancos ocupados por unas veinte personas por turno, donde se reproducían imágenes tranquilas, provincianas, de la plaza 25 de Mayo, en San Juan, en la mañana del 15 de enero de 1944. El paso de los mateos y los sulkis, y de algunos pocos “modernos” automóviles, se conmueve por un movimiento sísmico de tres minutos, que simula el terremoto que ese día destruyó la capital provincial.

El simulador cuyo diseño mecánico es obra del ingeniero Carlos Guevara, de la Universidad Nacional de San Juan, y cuya construcción fue hecha por la empresa Bdtec S.R.L. de Bariloche, hace temblar Tecnópolis, mientras se mueve la araña y titilan las luces. Al final, una voz intenta poner calma: “Si hoy hubiera un sismo semejante, la ciudad de San Juan está mejor preparada para resistirlo”.

En otros rincones del extenso recorrido, hay lugar para conocer algo más sobre la forma de vida, las labores cotidianas y las maravillas de barro, producto del trabajo de los pueblos originarios de Catamarca, la Patagonia y el sudeste del país. El paseo por los pueblos mapuches, tehuelches y guaraníes, entre otros, queda cerca de una maqueta de la famosa Cueva de las Manos, a la que se llega siguiendo el río Pinturas, en la provincia de Santa Cruz. La réplica en miniatura de este sitio declarado Patrimonio de la Humanidad, les permite a los niños dejar estampadas sus manos en las paredes de ficción.

La de ayer fue una jornada que centró la atención en los más pequeños, que llenaron la mayoría de los sitios disponibles. Ellos pueden jugar con autos teledirigidos o tomarse fotografías en el Cuarto de Espejos de Leonardo Da Vinci. Aquel que entre al cubículo y cierre la estrecha puerta, tendrá que enfrentarse con su rostro y su cuerpo diseminado en decenas y decenas de reproducciones de sí mismo a través de los ocho espejos entre los que quedará rodeado.

También se divirtieron con piezas de ajedrez de su mismo tamaño, montadas sobre ruedas. Uno de los pibes le encontró la justa definición: “Es un ajedrez chocador”. Y así lo usaban, para chocar peones con alfiles, reyes con torres, en broma, sin buscar el jaque mate. Tecnópolis, como en su primera edición, comenzó con gran afluencia de público, pero ayer fueron los chicos los que coparon la parada.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Marisela Mengochea
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared