EL PAIS › COBOS REAPARECIO Y HABLO DE SU FUTURO, DE LA UCR Y DE LOS DEMAS

“A Scioli lo veo afín a Macri”

El ex vicepresidente volvió a escena en un acto con las principales figuras del radicalismo. “Espero que escuchen mis ideas”, reclamó a sus correligionarios y dijo que el partido debe aprender de sus errores. Afirmó estar dispuesto a ser candidato a diputado.

 Por Sebastian Abrevaya

Hace un par de semanas que el rumor recorría los despachos de los máximos dirigentes del radicalismo. Era el rumor de la vuelta a la política del ex vicepresidente Julio Cobos, quien durante un breve período fue la gran esperanza de la UCR para volver al poder. “Nunca dije que me iba de la política”, asegura Cobos a los que le preguntan por su regreso. Ya de recorrida por varias provincias, el ex gobernador de Mendoza tuvo su primera aparición en la política partidaria durante la cumbre radical realizada el viernes en Tucumán, en la que compartió escena con sus ex competidores, Ricardo Alfonsín y Ernesto Sanz. Allí dialogó con Página/12 y otros medios sobre el kirchnerismo, su futuro político y el escenario de cara a las presidenciales del 2015. Entre otras cosas, planteó la necesidad de articular un frente con el socialismo, el GEN y la Coalición Cívica y descartó un acercamiento al PRO de Mauricio Macri.

–¿Está preparando su regreso con la presentación de un libro?

–Está listo desde hace tiempo, se llama Otra mirada. Durante la vicepresidencia seguí expresando mi pensamiento, más allá de la relación complicada en lo personal e institucional. Pero decidí recopilar mis opiniones. Son cinco capítulos y creo que se va a presentar en agosto.

–¿El radicalismo desperdició una oportunidad al no utilizar las primarias abiertas para dirimir sus candidaturas el año pasado?

–El radicalismo debe aprender de sus errores. Sigo sosteniendo que fue un desacierto haber hecho una interna cuando había un proceso electoral legítimo, institucional y convalidado por ley. También fue un error que (Hermes) Binner no participara dentro de ese mismo espacio. Quizá la preocupación del socialismo era el aparato partidario que podía tener el radicalismo, pero quedó demostrado que en las primarias decide la gente más allá de la voluntad de los partidos. Creo que el radicalismo aprendió de esto, aprendimos todos y ahora hay que tener una jugada con un paso más adelante, lo que se viene es el voto electrónico y la boleta única.

–¿Imagina entonces que su participación política va a ser dentro del radicalismo?

–Mi futuro político siempre fue dentro de la UCR más allá de lo que pasamos, pero mi pertenencia siempre estuvo en mi cabeza, en mi corazón y va a seguir siendo así.

–¿Pero cree que le van a hacer un lugar para que vuelva a tener protagonismo?

–El radicalismo ya me hizo lugar, lo que espero es que escuchen mis ideas, nada más.

–Usted dijo que le ofrecieron ser candidato a diputado por Mendoza. ¿Qué tiene que pasar para que esto se concrete?

–Que respetemos los pasos. El radicalismo tiene que construir una plataforma. Abrirse todo lo que se pueda, pero manteniéndose como columna vertebral, como lo tendría que haber hecho la elección pasada. Uno en política tiene que estar preparado para asumir responsabilidades o resignar aspiraciones. Y si se dan las condiciones de unidad, un proceso ordenado, estoy dispuesto a participar desde el lugar que sea.

–¿Qué significa “abrirse todo lo que se pueda”?

–Mario Barletta dice que el radicalismo nacional va a contemplar la realidad de cada distrito. Bien. Pero tiene que haber una columna vertebral. Cada provincia tiene sus realidades, pero en la columna vertebral debe haber un eje para que seamos partido nacional. De ahí en más, mostrarlo y someterlo a la adhesión de otros sectores que han sido normalmente afines con el radicalismo. Tenemos que ser coherentes con lo que venimos trazando y buscar todo lo que se pueda juntar para un frente, pero sobre la base de principios y acciones concretas. Además, necesitamos acuerdos democráticos ante la limitación a las libertades individuales, como señalaba Ernesto Sanz. Desde que tengo 18 años no vi nunca que un ciudadano tenga que rendir cuentas para salir del país, cuánto tiempo va a estar, cuánto va a gastar... El secretario de Comercio que es Guillermo Moreno, que dice esto sí y esto no para importar y exportar. Ya me parece que se entran a afectar libertades individuales y que nos estamos mal acostumbrando, porque no nos tenemos que acostumbrar a esto.

–Usted dijo que Daniel Scioli y Mauricio Macri podrían compartir una alianza electoral, ¿cómo es eso?

–Los veo con afinidad. Aparte ya hubo una unión que se llamó Unión PRO entre (Francisco) De Narváez, Macri y Felipe Solá en su oportunidad y creo que pueden congeniar. Lo veo a Scioli con ese perfil afín a Macri dentro de ese espacio.

–¿En este marco el radicalismo debe acercarse al FAP?

–Creo que debería acercarse al GEN, al socialismo, a la Coalición Cívica, que cada uno lleve su propuesta. Si vos te sentás a una mesa, en un día seguramente te vas a encontrar con un 80 por ciento de ideas comunes. Y después que no haya mezquindades, porque a veces es más fácil atender un kiosquito chico que pelear por un supermercado.

–¿Entonces no imagina al PRO junto al radicalismo?

–No, no lo veo.

–¿Y en ese escenario dónde ubicaría al espacio que hoy lidera la presidenta Cristina Fernández? ¿Podría encolumnarse detrás de Scioli?

–Cristina no va a digerir un candidato como Scioli, lo ve como un aliado pero no es kirchnerista. Va a generar su propio candidato, no sé cuál. Será Alicia Kirchner, (Florencio) Randazzo, (Juan Manuel) Abal Medina, alguien va a ser de ese espacio. Y quedará un espacio de peronismo que si es Scioli, (Sergio) Massa o (Juan Manuel) Urtubey va a haber un abroquelamiento del Peronismo Federal. No sé si el PRO irá solo o dentro de ese espacio, pero ése es el lineamiento político que hoy veo para 2015.

–¿Cree que puede avanzar la idea de la re-reelección?

–Sería un error garrafal, sería tomar un modelo de República Bolivariana y lo que necesitamos nosotros es una República Sanmartiniana. La alternancia es la base de la democracia.

–Con el conflicto en la provincia de Buenos Aires se han hecho comparaciones entre su figura y la de Gabriel Mariotto, ¿qué le parecen?

–Son situaciones distintas. Yo venía de otro espacio político. Lo nuestro era una concertación y después nuestro distanciamiento fue a partir de una decisión que para mí fue la correcta y la volvería a tomar. No hubo una constante de generar un obstáculo a la gobernabilidad, todo lo contrario: después de esa salida que pacificó el país, yo le ofrecí juntarme con la Presidenta y me junté a ver si podíamos mirar hacia delante, superar ese conflicto. Bueno, no se entendió así, así que son situaciones distintas. Creo que igual la ciudadanía tiene que verlos trabajando juntos, cada uno deponer alguna actitud de diferencia, pero creo que Scioli es un tipo abierto, es distinto, es un hombre que puede dialogar y seguramente puede escucharlo al vicegobernador para limar alguna aspereza.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.