SOCIEDAD › ENTIDADES MEDICAS RECLAMAN LA “EMERGENCIA SANITARIA NEONATAL” EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Un modo de bajar la mortalidad infantil

Después de conocerse que la mortalidad infantil volvió a crecer en el distrito, una alianza de prestigiosas asociaciones de profesionales pide que se declare la emergencia. Buscan que los nacimientos de alto riesgo sean atendidos en sólo cinco hospitales.

 Por Pedro Lipcovich

“Hay que declarar la emergencia sanitaria neonatal en la ciudad de Buenos Aires”, requirió formalmente la entidad Asumen (Alianza Argentina para la Salud de la Madre, Recién Nacido y Niño, conformada por prestigiosas instituciones dedicadas a la salud infantil). Esto permitiría –en un contexto en el que la mortalidad infantil volvió a subir en el distrito– bajar un 40 por ciento la mortalidad neonatal mediante la “regionalización” de la atención de los partos: esto es organizar el sistema de modo que los nacimientos de alto riesgo sean derivados a sólo cinco de los 12 hospitales con atención obstétrica, los de más alta complejidad, y no a otros. A diferencia de otros distritos, donde la mortalidad infantil es más alta y responde a patologías sociales y de salubridad, en la ciudad autónoma un factor muy importante es la mortalidad por nacimientos prematuros y enfermedades del primer mes de vida. El Ministerio de Salud porteño emitió el año pasado una resolución para reorganizar el sistema de atención en partos de alto riesgo, pero no puede cumplirse por falta de enfermeras neonatológicas –problema grave y en aumento–. La emergencia sanitaria permitiría contratar enfermeras en forma inmediata y, también, reordenar el trabajo de los médicos neonatólogos de modo que sólo cumplan las tareas específicas para las que se formaron.

Asumen está conformada por 14 prestigiosas instituciones, como la Sociedad Argentina de Pediatría, la Academia Nacional de Medicina, la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva y la Organización Panamericana de la Salud. “En vista del aumento de la tasa de mortalidad infantil en 2011 en la ciudad de Buenos Aires y de la falta de ejecución de la Resolución Nº 1137 de su Ministerio de Salud sobre la regionalización de la atención perinatal, Asumen solicita a la Legislatura que decrete la emergencia sanitaria en neonatología”. Esto “apunta a lograr el inmediato nombramiento de al menos 200 enfermeros/as en neonatología para cubrir el 50 por ciento del déficit actual”, “comenzar el programa de regionalización de los servicios” y “reformular las horas médicas (menos guardias y más cargos de planta)”, lo cual “permitiría una reducción de la mortalidad neonatal de un 30 a 40 por ciento en los próximos cinco años”.

La entidad aclara que “los insumos y el equipamiento son suficientes y la proporción entre partos y médicos neonatólogos en CABA es óptima: no se trata de un tema presupuestario, sino de una carencia en la gestión y en la organización de los recursos”. Bernardo Chomski, coordinador de Asumen (y ex titular de la red de jefes de Servicios de Neonatología de la ciudad), recordó que “la tasa de mortalidad infantil, que contempla a los menores de un año, en la ciudad de Buenos Aires fue de 8,5 por mil en 2011, frente al 6,7 por mil en 2010, y desde hace diez años oscila entre valores parecidos, en lugar de bajar. Cuando la mortalidad infantil está en estos valores, alrededor de sus dos tercios responden a fallecimientos neonatales, de bebés de hasta 30 días. Y para bajar esta mortalidad es necesaria la regionalización, por la cual se clasifica a los 12 hospitales con servicios de neonatología: los prematuros que pesan de 1500 gramos presentan más riesgo y deben ir sólo a los cinco hospitales dispuestos para la mayor complejidad”.

Jorge Tavosnanska, integrante de Asumen (jefe de Neonatología en el Hospital Fernández y ex coordinador de la Red de Neonatología), agregó que “el ministro de Salud de la ciudad, Jorge Lemus, estableció el año pasado la regionalización, supeditada a que se cubriera por lo menos la mitad de las 400 enfermeras neonatológicas que faltan, pero no las nombró, y entonces la regionalización no entró en vigencia. El proceso administrativo de la ciudad tarda ocho meses en nombrar una enfermera que, para entonces, ya encontró trabajo en una clínica privada: la emergencia neonatológica permitiría contratarlas en forma inmediata”.

Claudio Solana, también miembro de Asumen (jefe de Neonatología de la Maternidad Sardá), observó que “el Ministerio de Salud de la Nación había ofrecido becar a 150 enfermeras para capacitarse en terapia intensiva neonatal en la ciudad de Buenos Aires, tal como lo hizo en otras provincias: la Nación les paga el sueldo por un año, mientras se forman, y después se incorporan a la planta permanente. Pero la propuesta durmió seis meses en la ciudad, hasta que el ministro (Jorge Lemus) la firmó. Entonces volvió a Nación, donde ahora el ministro (Juan Manzur) no parece dispuesto a firmarlo”. Tavosnanska señaló que “hemos llevado la propuesta de emergencia neonatológica a la Comisión de Salud de la Legislatura, pero hasta ahora los bloques no se pusieron de acuerdo para tratarla”.

“La emergencia sanitaria que solicitamos –subrayó también Solana– permitiría reordenar el trabajo de los neonatólogos: muchos de ellos están asignados a la atención de recién nacidos normales, cuando deberían ocuparse sólo de los recién nacidos críticos o enfermos, en terapia intensiva neonatal.”

Ayer se anunció que Jorge Selser, presidente de la Comisión de Salud de la Legislatura porteña, presentó un proyecto “para que se declare la emergencia sanitaria neonatal”.

Compartir: 

Twitter
 

En la ciudad de Buenos Aires un factor muy importante es la mortalidad por nacimientos prematuros.
SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.