SOCIEDAD › CASACION ELEVO A CASI ONCE AÑOS LA PENA PARA CHABAN Y A SIETE PARA FONTANET

Condenas para cerrar un capítulo

La Sala III de Casación aumentó las condenas a 9 de los 14 procesados. Chabán pasó de 8 a 10 años y 9 meses; el subcomisario Díaz, de 6 a 8 años, y Fontanet, de 5 a 7. El tribunal podría rechazar nuevas apelaciones y ordenar las detenciones inmediatas.

La Sala III de Casación modificó las condenas de 9 de los 14 acusados por la tragedia de Cromañón, elevándolas, y ratificó las de los cinco restantes. Omar Chabán recibió la pena más alta, al pasar de 8 años a 10 años y 9 meses, casi en coincidencia con lo solicitado por el fiscal de Casación, Raúl Plee, quien había pedido 11 años. La elevación estuvo fundamentada en que existe “una desproporción de la pena fijada en relación con la gravedad del delito y a la concreta intervención” de Chabán. También aumentó la condena de Patricio Santos Fontanet, líder del grupo Callejeros, de 5 a 7 años de prisión, porque “sin equiparar su situación con la de Chabán, es la más grave de todos los miembros de la banda musical”. Los otros integrantes de Callejeros también vieron incrementadas sus condenas, entre 6 años para Eduardo Vázquez a 3 para el escenógrafo Daniel Cardell. Otro que sufrió aumento fue el ex subcomisario Carlos Díaz, que pasó de 6 a 8 años. El fallo no modificó la calificación de estrago culposo. Todas las defensas apelarán, pero todo indica que Casación rechazará los recursos y girará el expediente al Tribunal Oral 24, que dispondría la efectivización de las condenas en unas tres semanas.

La lectura del fallo tuvo lugar en los tribunales de Comodoro Py y estuvo a cargo del juez Horacio Riggi, acompañado por los jueces de la Sala III, Liliana Catucci y Mariano Borinsky. Abatido, mirando el suelo y con la cabeza entre las manos, Omar Chabán escuchó la lectura del fallo. Fue el único de los imputados que estuvo presente.

Los camaristas se refirieron a Chabán en su fallo como “el personaje de mayor responsabilidad en este crimen”. Y agregaron que “la arbitrariedad de la culpa temeraria con la que obró Chabán, con conocimiento de todos los factores de riesgo; el lucro que guiaba su accionar; su experiencia en la realización de este tipo de eventos; el claro menosprecio por la vida humana demostrado en su actitud posterior al hecho –se retiró sin brindar ayuda alguna–; como asimismo el inconmensurable daño causado hacia las personas que concurrieron a su local, lo ubican en el máximo de la escala penal aplicable”. El máximo considerado para estrago culposo es de 11 años, monto que había sido solicitado por el fiscal Plee. La Sala III elevó la condena de Chabán de los 8 años que le había fijado el Tribunal 24 en su segunda vuelta a 10 años y 9 meses.

La segunda condena más alta fijada por Casación correspondió al ex subcomisario Carlos Díaz, uno de los responsables de la comisaría con jurisdicción en el lugar del incendio, quien fue inculpado por los delitos de “incendio culposo seguido de muerte” y “cohecho pasivo”. A él se le aumentó la condena que previamente había fijado el TOC 24, de 6 a 8 años.

A Patricio Fontanet se le aplicó 7 años de condena contra los 5 que le había fijado el Tribunal 24. En los fundamentos para incrementar la condena al líder de Callejeros, los camaristas sostuvieron que “sin equiparar su situación con la de Chabán, es la más grave de todos los miembros de la banda musical”. Y consideraron que “su posición de líder, miembro fundador y cara visible del grupo le daba un mayor predicamento en el conjunto y especialmente sobre sus fans”. Y agregaron que “la capacidad de evitación del hecho era mayúscula. Era el cantante, arriba del escenario, con el micrófono en la mano. Bastaba que se negara él para que el recital no empezara”.

En cuanto a los restantes integrantes del grupo, los jueces reconocieron que hubo “matices” en los diferentes grados de responsabilidad, pero los consideraron “mínimos” y sostuvieron que esas diferencias no justificaban aplicar penas altas a algunos e “irrisorias” a otros. Por lo tanto, al ex baterista de Callejeros, Eduardo Vázquez, le impusieron 6 años de cárcel, es decir, dos más de los que le había fijado el TOC 24. Vázquez se encuentra actualmente en prisión con una condena no firme de 18 años por el femicidio de su esposa, Wanda Taddei.

Para el saxofonista Juan Alberto Carbone y para el bajista Cristian Torrejón, quienes habían sido condenados a 3 años de prisión en suspenso, los camaristas aumentaron las penas a cinco años de cárcel. Los guitarristas Maximiliano Djerfy y Elio Delgado, quienes debían cumplir una pena de dos años y seis meses de prisión en suspenso, vieron aumentada su pena a cinco años. También el escenógrafo Daniel Cardell, quien había recibido dos años de cárcel en suspenso, ahora deberá cumplir tres.

A su vez, la Sala III ratificó las condenas para los otros cinco condenados. Así, a Raúl Villarreal, considerado un estrecho colaborador de Chabán, mantuvo los 6 años de prisión. Al manager del grupo, Diego Argañaraz, 5; para Fabiana Fiszbin, ex subsecretaria de Control Comunal porteña, 4 años; a Gustavo Torres, ex director general de Fiscalización y Control porteño, 3 años y 9 meses de cárcel. Y para Ana María Fernández, ex directora adjunta de Fiscalización y Control porteña, 3 años y 6 meses de prisión.

“Se hizo una sumatoria de penas y se aplicó casi el máximo cuando estamos hablando de un delito culposo. La pena es exagerada”, sostuvo Vicente D’Attoli, defensor de Chabán. “La decisión –sostuvo el abogado– fue impulsada por Riggi, que en una intervención anterior en la causa consideró que se trató de un hecho doloso.” “Esto hace que la evaluación de la prueba esté teñida de subjetividad.” D’Attoli sostiene que Riggi debió apartarse y aseguró que en las próximas 48 horas presentará un recurso extraordinario ante la Corte en el que pedirá que Chabán sea absuelto, “ya que el responsable es el sujeto que tiró la bengala que inició el incendio”. También aclaró que en última instancia, planteará que la pena sea reducida al mínimo.

Del lado de los familiares, el abogado Patricio Poplavsky, uno de los querellantes de la causa, dijo que “los padres y familiares lo han tomado muy bien” al fallo, aunque aclaró que el estrago culposo “no es la calificación que consideran adecuada”. “Que se hayan subido las penas, con penas de prisión para los imputados, era uno de los objetivos que teníamos desde que se inició el proceso, así que en ese punto estamos bastante conformes.” Pero destacó que “la pena de prisión tiene que ser efectiva y cumplida más allá de los recursos que presenten las defensas” ante la Corte.

La posición de Poplavsky refería a lo que parece el próximo escenario del caso Cromañón. Querellas y defensas tienen diez días para presentar sus correspondientes recursos ante la Corte. Todas las defensas lo harán, mientras que las querellas avanzarán sobre la modificación de la calificación del delito de estrago culposo a doloso, lo que incrementaría considerablemente las penas. Pero según estableció la Corte, la Cámara de Casación Nacional Penal es el máximo tribunal penal del país, por lo que es muy difícil que acepte el expediente. Casación tomaría esa jurisprudencia para rechazar los recursos.

Compartir: 

Twitter
 

Chabán fue el único de los procesados que estuvo durante la lectura del fallo.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared