SOCIEDAD › COMENZO A SER JUZGADO JOSE ARCE POR EL CRIMEN DE ROSANA GALLIANO

Un viudo frente al tribunal

Arce está acusado de ser instigador del asesinato de su esposa en 2008. También están imputados su madre, que habría aportado el dinero para los sicarios, y dos hermanos, juzgados como presuntos ejecutores del crimen. El fiscal dijo que probará las acusaciones.

El viudo José Arce en el juicio, junto a su madre, de 83 años: ambos están acusados.
Imagen: Télam.

El viudo José Arce comenzó a ser juzgado como instigador del homicidio de su esposa Rosana Galliano, ocurrido en 2008 en la localidad bonaerense de Exaltación de la Cruz. “Estoy esperanzado en que se encuentre al verdadero culpable y que se aclare todo, que se sepa la verdad”, dijo poco antes del comienzo de la primera audiencia en el Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 de Campana. La verdad, para el fiscal del juicio, José Luis Castaño, es clara: ayer dijo que probará que Arce contrató a los hermanos Leguizamón para el crimen, que su madre aportó el dinero y que ambos hombres fueron quienes lo ejecutaron.

Vestido con campera blanca manchada con lavandina y vivos azules y pantalón beige, Arce (64) escuchó desde las 11.20 los lineamientos de la acusación. Las defensas de los imputados anticiparon que pedirán la absolución.

Además del viudo, están acusados su madre, Elsa Aguilar (83) –que se sentó a su lado y al igual que su hijo tomó nota de todo lo que decía–, y los hermanos Paulo (35) y Gabriel Leguizamón (41) (único detenido), señalados como autores materiales del crimen.

El abogado Roberto Hermo, que defiende a madre e hijo, pidió la nulidad de sus indagatorias porque supuestamente nunca fueron detallados los roles que tuvieron en el “homicidio calificado por el vínculo”, pero el tribunal lo rechazó por considerarlo extemporáneo.

El testigo más relevante en declarar ante los jueces Daniel Rópolo, Elena Bárcena y Raquel Slotolow fue Reinaldo Galliano, padre de la víctima, quien sostuvo que tras el casamiento de su hija, Arce “se sacó la capa de cordero y le quedó la de diablo y empezó el calvario para Rosana”. “Nosotros ya presentíamos lo que le iba a suceder a Rosana. Después de dos años de casados empezaron los problemas de celos de Arce”, relató el hombre, quien recordó que una vez le notó un raspón en la espalda a su hija y ella le dijo que su marido la había “arrastrado en el asfalto”.

Galliano destacó que Arce siempre andaba armado “como si fuera el Lejano Oeste”, tras lo cual relató un hecho ocurrido cuando ya se había separado de su hija, el cual consideró “como un calco de lo que pasó” el día del homicidio. “La llamó en distintos momentos para que fuera a buscar al hijo en común de ambos, le cambió el horario varias veces, hasta que cuando finalmente se dirigía hacia el lugar, delincuentes le tiraron el auto encima del suyo en medio de un camino. Ella se arrojó fuera del vehículo, saltó una tranquera y escapó. El auto fue robado”, afirmó.

El hombre dio a entender que ese hecho podría haber estado planificado por Arce para matarla. “Esa vez podría haber muerto, de-saparecido, y no la veían nunca más”, especuló. Sobre el móvil del homicidio opinó que “por la avaricia del dinero y por el miedo de que se quedara para siempre con nosotros y nunca más con él”. “Le dijo a mi hija que le iba a matar a toda la familia. La dominaba, la mató primero psicológicamente”, destacó.

Poco antes, la madre de Rosana, Graciela Rodríguez, admitió que nunca presenció maltratos por parte de Arce hacia su hija y que Rosana “era muy reservada”. “El primer tiempo fue bueno, después se complicó. Ella tiene denuncias hechas por violencia familiar”, contó la mujer, que sí enfatizó que Rosana una vez le contó que Arce la agredía verbalmente al decirle “que era una pendeja, una inútil, que no sabía hacer nada”.

Ambos padres relataron que Arce era capaz de todo y que cuando otro de sus hijos, Oscar, realizaba trabajos de albañilería en su casa, el ahora imputado lo increpó porque creía que le había robado dinero y lo golpeó, le revisó el bolso y le apuntó con un arma.

El crimen de Rosana fue cometido el 16 de enero de 2008, en su casaquinta del barrio El Remanso, cuando la víctima cenaba con su hermana Mónica y a las 22.50 recibió un llamado de Arce que la obligó a salir de la casa por tener poca señal telefónica. Allí, el asesino la ejecutó de cuatro balazos con una pistola.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.