SOCIEDAD › CAEN LAS SOSPECHAS SOBRE LOS PASAJEROS CON IDENTIDAD FALSA DEL AVION MALAYO

La pista terrorista, en baja

Interpol aseguró que los dos pasajeros de la aeronave desaparecida que iban con pasaporte falso son iraníes y no tienen vínculos con el terrorismo. Creen que el avión desvió su ruta durante una hora sin emitir alerta. El misterio de los celulares de las víctimas.

Interpol informó ayer que los dos pasajeros que abordaron el avión desaparecido de Malaysia Airlines con identidades falsas son iraníes y no tienen vínculos aparentes con el terrorismo, por lo que la hipótesis de un atentado que explique el hecho perdería fuerza. Ante la infructuosa búsqueda de la aeronave y los nuevos datos de un radar de una base militar malaya, que detectó que el avión desvió su rumbo y voló durante una hora hacia el sudoeste, buques de guerra, aviones militares, guardacostas y embarcaciones civiles procedentes de nueve países ampliaron el área de trabajo en busca de pistas al norte de Malasia, el sur de Vietnam y el mar al oeste de Malasia.

“Cuanta más información tenemos, más inclinados estamos a concluir que no es un incidente terrorista”, aseguró el jefe de Interpol, Roland Noble, en una rueda de prensa en la sede del organismo internacional en Lyon, Francia. Noble informó que los ciudadanos iraníes fueron identificados como Pouri Nourmohammadi, de 19 años, y Delavar Seyed Mohammadreza, de 29.

El jefe de Interpol precisó que los dos hombres viajaron a Malasia con sus pasaportes iraníes y después habrían embarcado al Boeing 777-200 con los documentos robados al italiano Luigi Maraldi y el austríaco Christian Kozelde, conseguidos de contrabando. “Estos individuos probablemente no eran terroristas, sino, tal vez, sólo gente con la que se traficaba”, sostuvo Noble.

La organización trabaja con los países miembro para analizar todas las pistas sobre la desaparición del avión, el “crimen organizado” y los “flujos ilegales de personas”. En ese sentido, se investiga al iraní que, bajo el nombre de Kazem Alí, compró los pasajes de los dos para determinar si pertenece a una “red terrorista o de tráfico de personas”.

“Nourmohammadi trataba de llegar a Alemania y se cree que no tenía nexos con grupos terroristas”, detalló el jefe de policía de Malasia, Jalid Abu Bakar. Bakar precisó que la policía malaya está en contacto con su madre, quien vive en la ciudad de Frankfurt y esperaba la llegada del iraní de 19 años. Por su parte, Seyed Mohammadreza viajaba con destino a Suecia para pedir asilo. “Estoy seguro de que él iba en el avión. Nadie ha tenido contacto con él desde el accidente”, señaló un pariente lejano suyo, de nacionalidad sueca.

Noble explicó que la difusión de las identidades busca que sus amigos y familiares puedan informar a las autoridades sobre los hombres, “excluir que estuvieran implicados en comportamientos que podrían haber hecho desaparecer el avión y centrarnos en eliminar la red de tráfico de personas que los hizo viajar así”, explicó.

En el cuarto día de trabajo, el operativo de búsqueda y rescate internacional, de 40 barcos y 24 aviones, amplió su marco de acción, que ahora integra una franja más grande del Golfo de Tailandia y el Mar del Sur de China, sitio donde se perdió contacto con el avión de Malaysia Airlines. También se llevan a cabo operaciones en la costa occidental de Malasia y hasta al noroeste hacia el mar de Andaman, sobre la base de nueva información de la fuerza aérea malaya que indicaría que la aeronave se desvió de su ruta hacia Beijing.

El jefe de la fuerza aérea de Malasia, general Rodzali Daud, sostuvo que el radar de una base militar detectó el avión a las 2.40 del sábado cerca de la isla de Pulau Perak, en la entrada norte del estrecho de Malaca, que separa la costa oeste malaya de la isla indonesia de Sumatra. De confirmarse estos datos, el avión desaparecido pudo haber volado durante una hora con rumbo sudoeste sin emitir comunicación alguna detectada por los radares civiles.

“Hasta ahora, con todos nuestros esfuerzos, hay muy poca esperanza de alguna buena noticia sobre este avión”, señaló el jefe de búsqueda y rescate de Vietnam, Pham Quy Tieu. Sin embargo, las familias de los pasajeros del vuelo MH370 mantienen la ilusión ante la aparición de un nuevo enigma que aumenta los interrogantes en torno de la desaparición del avión: los teléfonos celulares de los viajeros dan tono, aunque no hay respuesta, cuando los familiares los llaman.

“Esta mañana, alrededor de las 11.40, llamé dos veces al número de mi hermano mayor y me dio señal de llamada”, dijo Bian Liangwei, familiar de uno de los viajeros. Liangwei volvió a llamar a las 14 y oyó de nuevo el tono. “Si yo puedo conseguirlo, a lo mejor la policía puede localizar la posición, y eso quiere decir que hay una posibilidad de que aún esté con vida.”

Desde la aerolínea, las posiciones son encontradas. Hugh Dunleavy, director comercial de Malaysia Airlines, declaró que llamó a uno de los números con el mismo resultado. Mientras tanto, un portavoz de la empresa, Ignatius Ong, contó que “yo mismo he llamado cinco veces y no hay tono ni respuesta”.

Ahmad Jauhari Yahya, director de Malaysia Airlines, indicó por su parte que el Boeing había sido sometido a mantenimiento diez días antes de su desaparición y no se detectó ningún problema. Además, precisó que todos los aviones de la compañía están dotados con el sistema de revisión continua de datos conocido como Acars, que transmite de forma automática información sobre el vuelo. “Sin embargo, no hubo ninguna llamada de emergencia ni se recibió ninguna información”, lamentó.

Compartir: 

Twitter
 

Los dos pasajeros que viajaban con pasaportes falsos; uno tenía 19 años, el otro, 29.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.