SOCIEDAD › LA NASA ENCONTRó EVIDENCIAS DE LA EXISTENCIA EN MARTE DE AGUA EN ESTADO LíQUIDO

Una nueva dimensión para el planeta rojo

Una sonda espacial encontró indicios de que hay agua salada derretida, aunque gélida, que corre por pendientes. El hallazgo significa que podría haber vida. El astrónomo argentino Diego Bagú explica la importancia del descubrimiento.

En lo que representaría un hallazgo revolucionario, una sonda espacial de la NASA encontró indicios de agua líquida en Marte. Científicos del Instituto de Tecnología de Georgia concluyeron que en el “verano” del planeta rojo se puede encontrar agua salada derretida que corre por pendientes, con lo que quizás el suelo marciano ya no sea tan árido. Hace cuatro años se descubrió que la superficie era mucho más húmeda de lo que se pensaba, al observar que unas vetas oscuras recorrían las laderas del suelo marciano. Asimismo, ríos de salmuera aparecen con regularidad incluso con temperaturas inferiores a 0 grado y habrían conformado valles hace 3 mil millones de años. Aun salada y gélida, la existencia de agua líquida significa que podría haber vida, representada en microorganismos. Estiman el envío de misiones tripuladas a Marte para el año 2030.

Un equipo de investigadores de la NASA que dirige Lujendra Ojha, y cuyas conclusiones publicó la revista Nature Geoscience, halló evidencia de agua líquida en Marte. Nuevos datos enviados por la Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) arrojan pruebas de que al menos durante algunas épocas hay agua en estado líquido en el planeta rojo. Esto tiene suma importancia sobre todo para la búsqueda de formas de vidas pasadas –o todavía existentes– en el planeta rojo. “Y ello justifica una investigación astrobiológica más profunda”, subrayan los científicos.

En abril pasado, otros investigadores señalaron que la parte superior del suelo de Marte, en los centímetros más cercanos a la superficie, se podía formar por la noche una salmuera. El robot Curiosity identificó la sustancia como perclorato, que en las condiciones adecuadas absorbía la humedad del aire de Marte y así podía formar la salmuera, pero que por la mañana se evaporaba. Si en las vetas observadas fluyera salmuera líquida, entonces podrían darse condiciones de humedad temporales en el suelo de Marte. Pero al parecer la actividad en la salmuera es muy pequeña como para que se desarrollen microorganismos tal como se los conoce.

“Lo que emociona de todo esto es que nuestra visión de este viejo planeta consistía en buscar fósiles químicos de posibles formas de vida pasadas”, dijo John Grunsfeld, astronauta y alto funcionario de la NASA. “Que haya agua líquida en Marte, pese a que es muy salada, nos da los recursos para vivir en la superficie”, agregó. El planeta también tiene otros elementos clave, como el nitrógeno, que pueden servir para cultivar en invernaderos.

En algún momento de su historia, el planeta rojo tuvo agua que, al fluir, formó valles y cañones. “Pero se cree que esto cambió hace 3 mil millones de años”, dijo Jim Green, director de ciencias planetarias de la NASA, que investigó las corrientes que se forman regularmente en verano en algunas pendientes escarpadas de Marte. Estas corrientes suelen aparecer cuando las temperaturas alcanzan los -20ºC y aparecen con regularidad cuando superan los 0º, formando vetas. Hasta el momento no había pruebas de que estas vetas –que se formaban en primavera, crecían en verano y desaparecían en otoño– fueran agua. “Ahora sabemos que son agua líquida”, dijo Michael Meyer, líder del programa de exploración de Marte de la NASA.

Al respecto y en diálogo con Página/12, el astrónomo y director de Gestión del Planetario Ciudad de La Plata, Diego Bagú, afirmó que el hallazgo “abre un montón de expectativas en cuanto a la posibilidad de existencia de vida, al menos de forma microorgánica. Si bien aún es un misterio saber a ciencia cierta cómo y de dónde proviene, la presencia de agua en Marte era algo que se preveía y refuerza la busca de vida extraterrestre”.

Pero para la existencia de vida probablemente se trate de muy poca agua. Y además, demasiado fría. “Tener agua implica tener oxígeno. Nosotros respiramos nitrógeno y oxígeno combinados, porque el oxígeno puro es nocivo. La presencia de nitrógeno y carbono acrecienta posibilidades de vida. Esto no sería posible si se detectara arsénico, por ejemplo.”

Por otra parte, el instrumental usado por la MRA para investigar la composición química del suelo de Marte analiza los pixeles que capta el espectrómetro. “Las cámaras detectaron cristales de sal que tenían adosadas moléculas de agua. Es un gran hallazgo. Marte no sólo está activo geológicamente por tormentas de arena, sino por esas corrientes de agua líquida. El cambio climático se inició cuando Marte empezó a perder presión atmosférica, con lo cual el agua se evapora más rápido”, dice Bagú.

Desde años, el hombre intenta hallar rastros de vida en Marte. “No olvidemos de que se llegó a encontrar vida en la Tierra en condiciones extremas, en cavernas, fumarolas submarinas, con altísimas temperaturas que un organismo vivo difícilmente pueda resistir. Hay una teoría llamada panspermia que explica la contaminación de un planeta a otro. Por ejemplo, un asteroide impacta fuertemente con Marte, y partículas de roca marcianas se elevan y superan su propia órbita. ¿Y si al escapar a la gravedad llegaron a la Tierra, trayendo microorganismos?”, arriesga Bagú.

Desde la NASA apuntan que hay varios proyectos de enviar misiones al planeta rojo y se estima el descenso del hombre allí para 2030. “La clave de que se viaje más seguido a Marte estará en obtener combustible allá mismo para poder volver a la Tierra”, remarca Bagú.

–¿Y usted se pegaría una vuelta por Marte en esas condiciones?

–¡Me encantaría! –dice–. Pero primero me tengo que divorciar.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen de un cauce por el que durante el “verano” marciano podría correr agua salada derretida.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.