SOCIEDAD › EL FISCAL ACUSó AL MOTORMAN EN EL JUICIO POR LA TRAGEDIA DE ONCE

“Tuvo un actuar negligente”

Arrigo dijo que el maquinista no aplicó el freno de emergencia, violó la velocidad máxima y desactivó el dispositivo de hombre muerto. También señaló responsabilidades de TBA: sin falta de mantenimiento “no se hubieran producido las consecuencias”.

La Fiscalía acusó al maquinista que protagonizó la tragedia de Once, en la que murieron 51 personas, de una “actuación negligente” en el manejo del tren que chocó al llegar a la estación. “(Marcos) Córdoba tuvo un actuar negligente e imprudente en la conducción. No aplicó el freno de emergencia al ingresar a la estación de Once, violó la velocidad máxima y desactivó el dispositivo de hombre muerto”, sostuvo. Al continuar su alegato, que terminará hoy con el pedido de penas para los imputados, el fiscal federal Fernado Arrigo afirmó también que sin falta de mantenimiento “no se hubieran producido las consecuencias” que tuvo ese episodio.

Arrigo apuntó al motorman en su cuarta audiencia de alegato ante el Tribunal Oral Federal 2 por el choque ferroviario del 22 de febrero de 2012.

El representante del Ministerio Público acusó al maquinista por el delito de estrago culposo agravado y se diferenció de las querellas, que entendieron que se trató de un hecho doloso.

El fiscal, de todos modos, cuestionó también la actuación de los directivos de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), a cargo de la concesión del servicio. “Ese día habían transcurrido 18 minutos sin trenes desde la estación Moreno”, antes de la partida del que ocasionó la tragedia, señaló. “Se condicionó negativamente la seguridad del pasajero con los incumplimientos del horario, la falta de mantenimiento de los trenes, todos estos factores estuvieron presentes y provocaron la tragedia”, evaluó la fiscalía.

El Chapa 16 “no había cumplido planes de mantenimiento, sólo de limpieza, y se comprobó la canibalización de formaciones similares para quitar repuestos faltantes por inexistencia de stock”, opinó. TBA avaló “la puesta en circulación el 22 de febrero de 2012 a la formación en condiciones deficientes, con un compresor que no funcionaba, pérdida excesiva de aire en el sistema de freno, gran cantidad de óxido, falta de reparaciones generales”. El tren “tenía más de 22.000 kilos de carga contra los 18.000 admitidos y esto fue consecuencia de las demoras por falta de formaciones”.

Arrigo también aludió a la rutina de “asignar horarios pico a conductores de menor edad y experiencia, medida del sindicato”, al “incumplimiento en la programación de ciclos de mantenimiento de material rodante, a la falta de organización y falta de formaciones disponibles seguras y mantenidas”. “Esa fatídica mañana el sistema de freno del Chapa 16 se alejaba de la integridad, de ocho vehículos de la formación sólo seis tenían compresores en condiciones operativas”, remarcó el fiscal.

El fiscal concluirá hoy su alegato y pedirá las penas para los 28 imputados, entre ellos los ex secretarios de Transporte de la Nación Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi, y el empresario Claudio Cirigliano.

Compartir: 

Twitter
 

Marcos Córdoba fue acusado por el delito de estrago culposo agravado.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.