SOCIEDAD › TRES EX POLICíAS DE BARADERO IRáN A JUICIO ORAL

Acusados por un colega condenado

 Por Horacio Cecchi

La jueza de Garantías de San Nicolás, María Eugenia Maiztegui, ordenó la elevación a juicio de la causa contra tres bonaerenses, el ex jefe de la Policía Distrital de Baradero, Raúl Franzoia; el ex jefe de la comisaría de esa localidad, Javier Benavídez; y un ex oficial de apellido Pío. Los tres están acusados de intervenir en la elaboración de un acta trucha, la madrugada en que el ex uniformado Gonzalo Kapp baleó por la espalda al adolescente Lucas Rotela, quien ya fue condenado a perpetua en 2013, con fallo confirmado por Casación hace pocos días. Lo curioso del caso es que como testigo en contra de los polis figura el propio Kapp, quien durante el juicio en que terminó condenado sostuvo una versión diferente a la que proponía el sumario porque ni siquiera a él le cerraba como argumento.

El pedido de elevación a juicio había sido presentado por el fiscal Hernán Granda, luego de reunir pruebas para acusar a Franzoia, Benavídez y Pío por falsedad ideológica, incumplimiento de los deberes de funcionario público y encubrimiento agravado.

Kapp fue condenado a perpetua en marzo de 2013, después de haber disparado a Lucas Rotela, durante la madrugada del 12 de febrero de 2011. Durante el juicio primero dijo que creyó que el chico tenía un arma en la derecha, después dijo que la había visto en la mano izquierda. Pero finalmente cambió de versión: dijo que tiró a la espalda porque creyó que la escopeta tenía cartuchos de goma y explicó que la versión del arma había sido implantada desde la comisaría para cubrirlo. De hecho, las tres primeras fojas del sumario redactado por los polis sostiene ese criterio, que el chico estaba armado, lo que se demostró como falso.

Por el sumario, los entonces uniformados fueron imputados de falsedad ideológica. Pero también serán juzgados por incumplimiento de deberes y encubrimiento: en el acta figura que informaron al fiscal de turno aquel día, Marcelo Manso, alrededor de las 4 de la madrugada, pero Manso no recibió llamada alguna hasta las 8.30. Y, por otro lado, entre las 4 y las 8.30 lo que hicieron fue fraguar la escena del crimen, que no fue perimetrada por lo que a las 8.30, hora de la llamada al fiscal Manso, la escena del crimen había sido pisoteada y deformada.

Ahora, el caso aguarda que la Cámara de Apelaciones resuelva sobre la elevación a juicio. Granda pidió entre sus testigos, para el juicio, al propio Kapp, quien declarará supuestamente en contra de sus pseudo protectores.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.