SOCIEDAD › LA XXIV MARCHA DEL ORGULLO LGBTIQ

Un día de sol para la alegría

“¡Ley antidiscriminatoria ya!” y “Amor sí, Macri no” fueron las principales consignas de un día de afirmación, de diversión, de unidad y también de tomar posiciones políticas.

Imagen: Kala Moreno Parra.

Un caluroso día primaveral fue el escenario de la XXIV edición de la Marcha del Orgullo Lgbtiq que este año tuvo como lema “¡Ley antidiscriminatoria ya!”. El evento anual que celebra las conquistas logradas y apunta a sumar fuerzas para una nueva agenda de demandas por ganar, comenzó con una masiva concentración al mediodía en Plaza de Mayo que luego marchó hasta el Congreso, donde se realizó el tradicional cierre con la lectura del documento, aplausos y abucheos y este año se sumó el despliegue por parte de todas las organizaciones de una bandera con la consigna “Amor sí, Macri no”.

Luego de una tarde de festejos en la Plaza de Mayo, las columnas de la movilización comenzaron a desplazarse. En la intersección de Lima y la Avenida 9 de Julio, un nene aferrado a su madre le pidió cruzar la calle “porque allá va la murga”. Una bicicleta en la que iba montada una acalorada pero alegre mujer trans repleta de plumas de color naranja fue el anticipo de lo que venía un par de cuadras atrás. Una colorida columna en la que los cuerpos semidesnudos se encontraron al son de diferentes ritmos musicales mezclados dejó a su paso papeles de colores, globos hechos con preservativos inflados y grandes cantidades de espuma de carnaval que fueron desvaneciéndose bajo el fuerte sol de la tarde.

La manifestación avanzó ruidosa, repleta de zapatos de taco que alcanzaban el medio metro de altura, difraces de ángeles, monjas, geishas y novias que dejaban poco a la imaginación. El calor permitió que algunas de las polleras se acortaran cada vez más para disfrutar la brisa que con las horas se iba intensificando.

Entre maquillajes y pinturas de colores corridas por el sudor y la agitación aparecieron miles de orgullosos que acompañaron a las diversas organizaciones con sus carros festivos. Entre ellos estuvieron la Comunidad Homosexual Argentina (CHA), 100% Diversidad y Derechos, Asociación de Mujeres Meretrices de Argentina (Ammar) (ver aparte) y la Federación Argentina de Lesbianas Gays Bisexuales y Trans (Falgbt).

César Cigliutti, presidente de la CHA, consideró que “desde la primera hasta ésta, organizar la marcha es mucho trabajo durante meses y siempre es muy reconfortante y emocionante por la convocatoria multitudinaria que es un reconocimiento y una respuesta de nuestra comunidad. Es el acto público y político más importante que tenemos en nuestra comunidad Lgbti”. La carroza de la CHA, que era una de las primeras de la columna que avanzó lentamente por Avenida de Mayo, se desplazó rodeada por cientos de asistentes pintados de colores que se agolparon, besaron y montaron una verdadera fiesta en plena avenida.

La CHA montó a su vez una Carpa del Orgullo en la Plaza de Mayo donde, entra otras actividades, se llevó a cabo la presentación de la nueva campaña “Más inclusión sin bullying” del Grupo de Jóvenes de la CHA. “Hace 24 años nos juntamos a celebrar la diversidad” recordaron desde el escenario. “De eso se trata el orgullo de ser quien cada uno y cada una quiera ser, y con orgullo respondemos a la vergüenza que durante siglos quisieron imponernos. Nos juntamos con el fin de reivindicar cada uno de nuestros derechos, para mirarnos a los ojos y reafirmar que nuestro horizonte es arribar a la igualdad real, la de todos los días”, expresaron los referentes de las organizaciones Lgbtiq frente a la pantalla.

Al respecto, Esteban Paulón, presidente de la Falgbt expresó su “gran alegría por marchar nuevamente por el Orgullo Lgbtiq”, aunque recordó que “los hechos de discriminación y violencia que sufre nuestro colectivo, y se han intensificado en los últimos meses, dejan en claro la urgencia que tiene la aprobación de la nueva ley de prevención y sanción de la discriminación, que la Falgbt impulsa en el Congreso” concluyó.

Por su parte Marcela Romero, presidenta de Attta y secretaria general de la Falgbt agregó que “los asesinatos de Marcela Chocobar, Coty Ortiz y Diana Sacayán han demostrado brutalmente que esta ley debe ser aprobada cuanto antes. Llamamos al Congreso a dejar de mirar para otro lado y avanzar decididamente en esta dirección”. Si bien la alegría era la expresión común en los rostros, el recuerdo de aquellos compañeros que fueron asesinados y por quienes no se logró justicia pesó sobre los presentes cada vez que alguno de esos nombres fue mencionado.

“Hoy, en nuestro país –aun con las leyes igualitarias– subsisten en la cultura prejuicios y estereotipos que presentan a la diversidad sexual como algo anormal y a la heterosexualidad como la identidad sexual obligatoria o social y familiarmente esperada. La reivindicación del orgullo tiene que ver con que nadie sea forzado a sentir vergüenza, miedo o discriminación por ser gay, lesbiana, bisexual o trans”, explicó Martín Canevaro, secretario de 100% Diversidad y Derechos.

La movilización encontró su destino final en el Congreso un escenario montado frente a la plaza con una gran pantalla de colores recordaba que se trataba de una Marcha del Orgullo. Allí se realizó el festival previo al acto de cierre que contó con la presencia de diferentes bandas y el cierre musical de La Delio Valdez.

Luego de la fiesta con baile y música, inició el acto formal con la entrega de reconocimientos al ministro Daniel Gollán, la artista Lizzy Tagliani, el colectivo Ni Una Menos, los programas Cheque en Blanco y Diverso, y el periodista Franco Torchia. En tanto, en el tradicional momento del abucheo se hizo mención a las figuras de Mauricio Macri, Gabriela Michetti, Jorge Bergoglio, las fuerzas policiales, Miguel del Sel, Beatriz Rojkés de Alperovich y Jorge Lanata.

Luego, se realizó la lectura del documento del año 2015 en el que se sumaron al reclamo principal otras consignas como la necesidad de un mejor y más inclusivo “acceso real a la salud integral, trabajo y vivienda para las personas trans” y se recordó el reclamo por “ni una menos. Basta de violencia machista y patriarcal”. A su vez, se adhirió a la necesidad de una “ley por el derecho al aborto. Producción pública de misoprostol” en tanto que se criticó la “franciscomanía” y se pidió la “separación de la Iglesia del Estado”.

Entre los reclamos, también se dijo “no al racismo, la xenofobia y el sexismo”, se recordó la necesidad de “un ámbito deportivo sin discriminación ni violencia”, se adhirió al pedido por la “legalización del autocultivo y consumo de marihuana” y se pidió parar con “la violencia institucional” que sufren los sectores excluidos de la sociedad.

Además de celebrar las conquistas logradas, los presentes pidieron justicia por la referente de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays y Bisexuales (ILGA) y activista del Movimiento Antidiscriminatorio de Liberación (MAL), Diana Sacayán. El rostro de Diana estuvo presente en remeras, carteles y stencils en los que se replicó el pedido de justicia y de “lucha contra la transfobia”.

“Nos proponemos seguir celebrando todos los logros conquistados, y seguir juntando fuerzas para aquellos derechos que aún están pendientes. Venimos ganando muchísimas peleas, somos ejemplo ante el mundo en materia de reconocimiento e igualdad de derechos. Reafirmamos cada una de nuestras conquistas, y nos fortalecemos para seguir batallando en pos de sumar nuevas victorias”, expresaron desde el escenario.

Luego de la lectura del documento y del pedido de “no retroceder en lo logrado”, los referentes de las distintas organizaciones del colectivo Lgbtiq subieron al escenario y desplegaron una bandera con la consigna “Amor si, Macri no”, tras lo que llamaron a la reflexión sobre la necesidad de preservar los logros conquistados.

Informe: María Fernanda Rezzano.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.