SOCIEDAD › VERSIONES CRUZADAS SOBRE EL MOTIVO DEL INCENDIO DE LA INTENDENCIA

San Vicente y una interna que quema

El gobierno provincial apunta a infiltrados. Los colonos acusan al intendente Benítez. Hay dieciséis detenidos. Benítez se esfumó.

 Por Horacio Cecchi

En la San Vicente misionera la tierra es más roja alrededor de la intendencia. O de la ex intendencia. O de lo que queda de ella. Después de la protesta y del incendio del lunes, que consumió el edificio, la Plaza San Martín quedó en relativa calma, una calma desolada y con olor a madera y goma quemada. Las versiones sobre lo que ocurrió, o más bien por qué ocurrió, tenían circuitos diferentes según quién las difundiera. Desde el oficialismo se hablaba y se señalaba, sin precisiones, a un grupo de infiltrados en la protesta de los colonos. Lo dijo la ministra de Gobierno, Claudia Gauto. Coincidió el juez que investiga la causa, Juan Carlos Cantero, que además agregó que eran 16 los detenidos; del lado de los colonos, las causas del incendio habrá que buscarlas en la desatención y el olvido; otros, en cambio, aseguran que la bronca de los colonos fue tan legítima como reales los infiltrados que prendieron el fuego, y que todo se trata de una feroz interna que divide al oficialismo vicentino y en la que el ahora intendente de licencia, Luis Benítez, es una de las partes en pugna. Benítez, que antes de que se encendiera el primer fuego ya se había hecho humo.

Durante una semana, desde el lunes 6 de marzo, la plaza central de San Vicente fue escenario de un acampe pacífico con un breve intento de toma del edificio de la Municipalidad por parte de medio centenar de supuestos colonos. El motivo de la protesta era, según los lugareños, el acostumbrado: los desvíos de fondos (en este caso 99 mil pesos enviados al municipio por la Nación hace más de un año, destinados a algo más de 400 colonos inscriptos especialmente para recibir ayuda por la emergencia agropecuaria) y el anegamiento o inutilización de los caminos de tierra. Habitualmente, la protesta consiste en cortar rutas. Esta vez, avanzaron sobre el casco urbano del pueblo.

San Vicente es un pueblo nuevo: fue fundado el 22 de noviembre de 1978. Se encuentra a unos 220 kilómetros de Posadas, sobre la ruta nacional 14, en el centro geográfico de la provincia. Rodeado de selva misionera. En el censo de 2001 registró 38.247 habitantes, de los cuales sólo la cuarta parte vive en el casco urbano. El resto vive disperso entre las plantaciones tabacaleras y la selva cerrada. Se los conoce como productores. O colonos. Entre dos mil y tres mil de ellos bajaron indignados la semana pasada para sumarse al medio centenar de supuestos colonos que acampaban frente a la Municipalidad.

Ya a esa altura, Luis Benítez, intendente del Frente Renovador oficialista, se había hecho humo. El reclamo lo señalaba como responsable de haber evaporado los 99 mil pesos enviados por el gobierno nacional como ayuda por la emergencia económica a los más de 400 colonos inscriptos.

El lunes la protesta se fue de las manos y terminó incinerando el edificio. Entre las versiones que aparecieron, una apuntaba todas las responsabilidades sobre Benítez, entre ellas la de haber convocado a algunos incendiarios para quemar documentación comprometedora. “La otra vez, cuando lo destituyeron a Benítez, puso 600 policías –señaló un colono–. Y ahora, que se vino la colonada, apenas eran 60.”

Una versión policial indicaba que “el fuego se inició en el despacho del intendente”. El informe preliminar de las pericias no decía nada de ello. Sea o no cierto, el currículum de Benítez, esquivo en rendiciones de cuenta y con una destitución escandalosa, hacía verídico el mito.

“San Vicente es un pueblo muy quieto. Los productores son gente muy sencilla –dijo a Página/12 Eduardo Rebak, presidente de la cámara de productores tabacaleros–, reclaman lo que es de ellos. Nunca tuvimos interés en hacer desmanes. Me pasó un escalofrío ver todo en llamas y en cenizas. Benítez, cuando empezó parecía una máquina, pero después no hizo nada. Fue elegido por ley de lemas con mil y pico de votos.”

Desde el lado oficial, la ministra de Gobierno, Claudia Gauto, denunció que en los incidentes del lunes participaron “infiltrados”. No aclaró a qué intereses respondían. El juez Juan Manuel Cantero coincidió con Gauto respecto de los “infiltrados”, aunque no dio datos sobre su origen, e informó la detención de 16 personas. El director del hospital de área de San Vicente, Héctor Varela, informó que “en total fueron atendidas 32 personas, la mayoría policías”.

“En el frente oficial hay varias internas –confió un lugareño–. De los cinco concejales, uno solo le responde al intendente, Edgardo Escalante, que lo va a suceder provisoriamente. Tres se le oponen sistemáticamente, aunque sean del Frente. Tienen el apoyo de un canal local, que arengó a la colonada y puso varios equipos de sonido en la plaza el otro día.” Ayer, además de la ausencia de Benítez, disfrazada de licencia, circulaba la versión insistente de la intervención del distrito.

Compartir: 

Twitter
 

El lunes, la intendencia fue pasto de las llamas durante la protesta de unos tres mil colonos.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.