SOCIEDAD

Una hora libre para sacar al aire un programa hecho por estudiantes

Desde ayer, todos los domingos de 12 a 13 Radio Ciudad emite el programa Hora libre, producido y conducido por alumnos de escuelas porteñas con especialización en comunicación.

Se prende la luz del cartelito que dice “En el aire”, y en el aire particular del estudio de Radio Ciudad comienzan a transitar las emociones de cinco adolescentes. Nervios, entusiasmo, ganas de hablar. Todo eso pasó por la mente de estos alumnos de la escuela Emem Nº 1, que ayer protagonizaron la primera emisión de Hora libre, el programa que estudiantes de escuelas secundarias y de reingreso porteñas realizarán con producción absolutamente propia todos los domingos, de 12 a 13, hasta el 31 de diciembre, en Radio Ciudad.

La conducción estuvo –y estará en cada emisión– a cargo del profesor Cristian Gauna, pero Cristian Suárez, uno de sus alumnos, lo secundó con una voz que muchos periodistas consagrados envidiarían. “Salió bien, por suerte. Fue muy fluido, no nos trabamos. No nos traicionaron los nervios. Bah, un poquito al principio, pero después se pasaron”, evaluó el joven, contento con el resultado del paso que protagonizaron en la radio.

El espacio para que los estudiantes tengan su lugarcito de una hora en el aire surgió a partir de una iniciativa del Ministerio de Educación porteño, que tiene como objetivo que los conocimientos de comunicación y de producción periodística que los chicos de colegios de la ciudad con orientación en Comunicación Social adquieren durante el año, sean llevados a la práctica en una emisora de largo alcance.

Para la realización de los programas, los alumnos se reparten todas las tareas propias del medio radial: desde co-conducir hasta oficiar de telefonista, sin dejar de lado la realización general o la dirección.

Además de Gauna y Suárez, también Silvana y Verónica Pascua, Sebastián Viana y Carla Cayoja pusieron su voz en este primer Hora libre, que a su buena dinámica le agregó el tratamiento de dos temas de interés para los jóvenes: las madres adolescentes en la escuela y la importancia de los centros culturales barriales.

“Laburamos mucho para esto. Hace un mes que veníamos produciendo las notas que presentamos, así que llegamos con todas las expectativas”, comentó Verónica, seria.

Morocho y grandote, “el Profe” Cristian es un buen capitán del equipo que participó en esta primera edición. La buena relación que tiene con los chicos en la escuela se reflejó en el entendimiento que mostraron dentro del estudio. En un momento libre, y tratando de que sus estudiantes no lo escuchen, admite que “el motorcito que permite que todo esto se dé son ellos, no yo. Son muy responsables y le metieron mucho compromiso. Durante toda la preparación nunca aflojaron”.

La escuela a la que concurren es nocturna, porque muchos de ellos trabajan durante el día y no pueden asistir a clase en otro horario. Sin embargo, para participar en Hora libre hacen el esfuerzo de llegar antes para realizar las prácticas en el pituco estudio de radio del establecimiento, desde donde sueñan algún día ganarse la vida con esto que, descubrieron, les encanta.

Hasta los especialistas se quedaron sorprendidos. Luego de realizar el boletín informativo, el locutor de la radio felicitó a los chicos, y sobre todo a Cristian Suárez, a quien le vaticinó futuro en el medio porque tiene “mucha labia” y no se pone nervioso, al tiempo que le recomendó practicar fonética para pulir su pronunciación.

Fuera del estudio, cada uno de los chicos muestra su personalidad sin la presión del micrófono. Ahí se nota que Sebastián, que tan bien enfrentó la presión del aire radial, se muestra más bien tímido. “Yo me encargué de varias entrevistas que hicimos para los informes. Al principio, cuando me contaron de esta posibilidad, dije: ‘Radio, ni loco hago’. Pero después me fui enganchando y ahora me gusta mucho hacerlo”, admitió.

El nombre que los estudiantes eligieron para el programa tiene mucho de símbolo, ya que de alguna forma busca transformar el concepto negativo que existe sobre la hora libre, y demostrar que esos tiempos libres pueden ser utilizados de manera productiva. Justamente en la Emem Nº 1, las primeras prácticas para este proyecto se realizaron durante esos módulos sin clase. “Una de las ideas es que la hora libre ya no sea vista indefectiblemente como el tiempo de la joda en el colegio”, resaltó Mariano Molina, otro de los profesores-coordinadores de esta iniciativa.

Entre las temáticas que se tratarán a lo largo de nueve programas están la adicción a la tecnología, la antipublicidad, una biografía del icono del periodismo Rodolfo Walsh y las drogas. Además, el ciclo contará con secciones fijas en las que, mayormente, trabajarán aquellos alumnos que no estarán en vivo frente al micrófono. Esos segmentos estarán dedicados a lectura de cuentos, encuestas callejeras, informes barriales y a música, con información de bandas y estilos.

Cuando en diciembre termine el ciclo, habrán pasado por el estudio de Radio Ciudad más de 120 alumnos de escuelas porteñas, que de esa forma tendrán su primera experiencia en ese ambiente tan particular que es el radial.

Informe: Eugenio Martínez Ruhl.

Compartir: 

Twitter
 

Alejandra, Mara, Cristian y Diana en el estudio de radio de la escuela Emem Nº 1, donde cursan.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.