SOCIEDAD

Tres argentinos, acusados en una de las redes más grandes de narcos

La Justicia italiana ordenó la detención de cincuenta narcos ligados a la mafia calabresa. Entre ellos están los argentinos. La megainvestigación sobre la banda comenzó aquí hace dos años.

Los coletazos de una investigación que comenzó en la Argentina hace ya casi dos años continuaron ayer en Trento, Italia, cuando el procurador de la ciudad ordenó la detención de unos cincuenta supuestos narcotraficantes ligados a la famosa N’drangueta, la mafia calabresa. Entre los buscados por su participación en una de las mayores redes de narcotráfico global descubiertas por las policías europeas hay tres argentinos que ya estaban imputados por armar un laboratorio de cocaína en General Rodríguez. “Hemos dado un duro golpe a las organizaciones criminales. Descubrimos sus conexiones con la N’drangueta, la mafia calabresa, que importaba desde España a través de un grupo de argentinos la cocaína o la pasta de la coca producida por colombianos. Fue un trabajo que duró más de dos años”, dijo un portavoz de la gendarmería de Trento. En Buenos Aires, fuentes de la Justicia federal confirmaron a Página/12 que en el caso trabajó el Juzgado Federal 2 de Lomas de Zamora, en colaboración con la Justicia italiana.

La operación, coordinada por el procurador interino de Trento, Davide Ognibene, se inició tras una serie de controles de policía a locales nocturnos de Trento y Milán (norte), donde se consumía droga. La policía descubrió así las ramificaciones de la red, sus conexiones con las poderosas familias mafiosas de Calabria y pudo seguir las pistas, estableciendo que la organización se abastecía de droga en España y que la introducía a Italia por tierra a través de “mulas”, pasando inclusive por Francia. En la Argentina hay tres hombres acusados de pertenecer a la red: Diego Alejandro di Sipio, Raúl Oscar Prieto y Alejandro D’Annunzio. Fuentes del juzgado federal de Morón confirmaron que dos de ellos esperan en libertad un juicio oral por estar sospechados de complicidad en el manejo de un laboratorio que en General Rodríguez era capaz de producir 300 kilos de cocaína por mes.

“Todo comenzó con la detención de Luigino Berritto, un conocido narcotraficante vinculado con la N’drangueta”, admitió la fuente de la Procuración de Trento. “La colaboración con las policías española y argentina fue enorme. Un grupo de cinco expertos trabajó cuatro meses en España. Otros viajaron con frecuencia a la Argentina, donde analizaban y cotejaban datos”, precisó. Agentes antinarcóticos de la policía italiana y miembros de las fuerzas especiales detuvieron a unas cincuenta personas en Trento, Lombardía y Piedemonte, al norte de la península, así como en Toscana (centro), Calabria (sur) y en la isla de Cerdeña.

La droga solía ser enviada a Europa escondida en barcos que transportaban cargamentos de carbón vegetal proveniente de las minas del Chaco argentino, explicaron las mismas fuentes. Los cargamentos con la cocaína proveniente de Colombia y que pasaba por la Argentina llegaban en su mayoría al puerto de Valencia, en España, de donde pasaba a ser reelaborada en algunas ocasiones y luego distribuida al por menor en varias ciudades de Europa.

La operación, bautizada “Trabajo”, reveló el mecanismo para la introducción ilegal de cocaína en Europa desde América latina a través de exportaciones legales y la colaboración de especialistas del sector de importaciones y exportaciones y se basó en lo que se conoció como la operación Carbón Blanco. Durante la operación, en varios países, fueron incautadas tres toneladas de cocaína, 110.000 pastillas de éxtasis, así como varios yates y automóviles de lujo por un valor estimado de 10 millones de euros y otros seis millones de euros en efectivo.

“Todo parece indicar que la metodología de las organizaciones criminales ha cambiado, ya que no se limitan a inventar mecanismos para introducir la droga y reciclar dinero, sino que también crean laboratorios para refinar la pasta de coca en Europa, en particular en España”, precisó el portavoz policial. Otro colombiano, conocido como el “químico”, Alejandro Carvajal Montes, experto en la refinación de coca y supuesto instalador del laboratorio de General Rodríguez, sigue prófugo. Aún es considerado el narco más buscado de la Argentina.

Compartir: 

Twitter
 

Los argentinos ya estaban imputados por armar un laboratorio de cocaína en General Rodríguez.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.