SOCIEDAD › CUATRO MUERTOS EN EL PAIS POR EL TEMPORAL

Un clima que sigue desatado

El clima volvió ayer a desatar su furia. Tras el temporal que el domingo pasado azotó al centro del país, ahora su fuerza avanzó en dirección norte. Las consecuencias fueron tan serias como las del antecedente dominical, ya que las ráfagas de viento y la caída de lluvia y granizo dejaron cuatro muertos, centenares de evacuados, viviendas y edificaciones destruidos y miles de personas sin luz ni agua.

El fenómeno se abatió sobre las provincias de San Juan, Córdoba, Catamarca, Santa Fe, Mendoza, Tucumán, Corrientes, Entre Ríos, y también tuvo coletazos sobre sectores de Buenos Aires. En San Juan, un eucaliptus de 22 metros de altura no soportó el vendaval, cayó con todo su peso sobre un automóvil y mató a dos de sus cuatro ocupantes.

Las víctimas, Ramón Pérez y Darío Herrera, tenían 27 años y se encontraban adentro de un auto detenido, charlando a la espera de que pasara el temporal. A las 0.15, el árbol se precipitó sobre el vehículo y les provocó la muerte a ambos.

En tanto, en Córdoba un hombre de 53 años fue encontrado muerto en un camino que conduce a la localidad de La Carbonda, en el Gran Córdoba. Los familiares de la víctima, identificada como Juan Carlos Avalos, afirmaron que padecía problemas cardíacos, por lo que no descartaron que la causa de su fallecimiento haya sido el temporal que lo sorprendió a la intemperie. El fenómeno causó además en la provincia mediterránea caída de árboles y corte de cables de electricidad, lo que dejó sin luz a unos 60 mil usuarios. La cuarta víctima es de Misiones.

En Santa Fe, la capital sufrió anegamientos, voladura de techos de chapa y cortes en el suministro eléctrico, por lo que 24 personas debieron ser evacuadas. Mientras tanto, en Rosario decenas de árboles y cables compartieron destino al caer a tierra y 20 mil usuarios quedaron por eso sin energía eléctrica.

Entre Ríos no quedó exento de la furia climática. Como consecuencia, cerca de 200 personas de barrios ubicados en la periferia de Paraná tuvieron que ser evacuados, ya que las intensas lluvias causaron el desborde de varios arroyos y la inundación de viviendas.

Las más afectadas en Mendoza fueron unas 150 familias de General Alvear, donde las casas anegadas, con techos dañados y rotura de vidrios dominaron la escena. Además, en esa provincia el granizo arruinó más de cuatro mil hectáreas de frutales y vides. En Tucumán, en tanto, la tormenta de viento y lluvia dejó anegamientos, árboles y postes de servicios públicos derribados, voladura de techos y cortes de provisión de electricidad.

En Buenos Aires, un fuerte vendaval afectó Junín, donde volaron varios techos y carteles y quedaron cortados los servicios por cable. Por su parte, Mar del Plata sufrió con la caída de 40 milímetros de lluvia en cuatro horas, lo que generó el anegamiento de diversas calles.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.