SOCIEDAD › DESCUBREN POR QUE LOS PERROS DIFIEREN DE TAMAÑO

Del Chihuaha al San Bernardo

Los perros son los mamíferos con la mayor variedad de tamaños. Ahora se sabe por qué. La variación de un solo gen determina el tamaño de los caninos, según genetistas estadounidenses que ven en el descubrimiento anunciado ayer un modelo de investigación para explicar las causas genéticas de rasgos morfológicos y de enfermedades como el cáncer en los humanos.

Los científicos centraron primero sus trabajos en aproximadamente un millar de perros de agua portugueses. Esta raza es la más variada, con animales cuyo peso oscila de 11 a 34 kilos. Una comparación del ADN de todos estos perros y la identificación de la zona del genoma canino que difiere entre pequeños y grandes perros permitieron determinar que una variación del gen IGF1 era la clave para la gran variedad en su tamaño.

El IGF1 actúa sobre la producción de una hormona de crecimiento y, según otro estudio, los caniches tienen un mayor tamaño cuando su sangre contiene más de esta hormona. Además, una versión defectuosa de este gen es responsable del pequeño tamaño de los ratones y en casos muy raros en los humanos.

Para verificar los resultados de su investigación inicial, estos científicos también realizaron un análisis genético de 3241 perros de 143 razas, desde los más pequeños hasta los más grandes, entre ellos chihuahuas, lulús de Pomerania, pequineses, caniches enanos y reales, San Bernardos y daneses.

“Todos los perros que pesan menos de 9 kilos tienen la misma variación de este gen, es extraordinario”, se maravilla Gordon Lark, un biólogo de la universidad de Utah, uno de los 21 coautores de la investigación divulgada en la revista científica Science. “Es llamativo ver que una cantidad tan grande de razas de perros pequeños es producto de la mutación de un solo gen que afectó de manera constante el tamaño”, reveló, por su parte, Carlos Bustamante, profesor de biología de la Universidad de Cornell (Nueva York), y coautor del trabajo.

Según Bustamante, “esta investigación demuestra la utilidad del modelo de investigación genética del perro doméstico para descubrir genes que juegan roles clave” en los mamíferos.

“Al aprender cómo los genes controlan el tamaño en los perros, avanzamos en nuestra comprensión sobre la manera en la cual se programa genéticamente el tamaño en los humanos, pero también sobre los mecanismos de enfermedades como el cáncer”, sostiene Elaine Ostrander, una de las responsables del Instituto Nacional Estadounidense de Investigación sobre el genoma humano, que codirigió el estudio. Subrayó así que el rol de la familia del gen IGF1 está bien establecido en el cáncer de próstata.

Todos los caninos descienden del lobo y comenzaron a ser domesticados por el hombre hace 12000 a 14000 años. Esta variación genética estaba aparentemente presente desde los inicios de la domesticación, señalan los investigadores.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.