SOCIEDAD

Dos Hurtig que no son Irene y un Bártoli, Guillermo, irán a juicio

La Cámara rechazó la apelación que los tres habían presentado contra la elevación a juicio. Son siete acusados de encubrimiento.

 Por Horacio Cecchi

Los últimos tres procesados por encubrimiento del caso García Belsunce II que aún guardaban una remota esperanza de evitar ir a juicio fueron agregados al resto de los acusados por decisión de la Cámara de San Isidro. La Sala I rechazó la apelación presentada en septiembre de 2005 por la defensa de Constantino y Juan Hurtig y de Guillermo Bártoli. En abril pasado, ya había sido confirmada la presencia de Sergio Binello en el banquillo de los acusados. Los cuatro –junto a Pichi Taylor, que fue sobreseída a fin del año pasado– habían apelado la elevación a juicio hace casi dos años, lo que derivó en la polémica división de la causa para evitar la demora en la situación procesal de Carrascosa. Horacio García Belsunce (h.), Juan Gauvry Gordon y Beatriz Michelini en aquel momento habían decidido no apelar para evitar dicha demora.

Los jueces de la Sala I, Oscar Quintana, Ernesto García Marañón y Margarita Vázquez, rechazaron el pedido de John y Dino Hurtig y de Bártoli, de anular la elevación a juicio como acusados de encubrimiento del crimen de María Marta García Belsunce. Como el resto del caso, el enredo y la elasticidad del tiempo fueron una constante: Molina Pico había pedido la elevación a juicio el 19 de febrero de 2004. El primer obstáculo a la elevación fue el rechazo del polémico juez del caso, Diego Barroetaveña. El caso llegó a Casación y volvió. Un año y medio después, habiendo recorrido prácticamente todos los rincones de la Justicia bonaerense, finalmente el juez Diego Martínez, que recibió el expediente en reemplazo de Barroetaveña (había sido designado juez federal porteño), decidió lo contrario de su ex colega y dispuso la elevación. Pero aún faltaban movidas de las defensas.

El 9 de septiembre de 2005, los abogados del médico Juan Gauvry Gordon (Gabriel Becker) y de Betty Michelini (Eduardo Ludueña) y Horacio García Belsunce anunciaron que no apelarían la elevación a juicio para evitar demoras. A ellos se sumó Carrascosa. Pero la otra cara de la familia frenó la elevación porque John y Dino Hurtig, Bártoli, Pichi Taylor y Sergio Binello apelaron la medida. El resultado fue que la causa se dividió en dos, por un lado Carrascosa y por el otro el resto. Así, con un mecanismo muy criticado por los especialistas, Carrascosa llegó a juicio solo. Y fue absuelto por el homicidio, pero condenado por casi el máximo de la pena por encubrimiento.

Consecuente con la fecha, Pichi Taylor fue sobreseída el pasado Día del Inocente. Había sido acusada de encubrimiento, principalmente como gestora del uso de La Gotita (que el tribunal no dio por probado) y por haber estado su hermana vinculada en una causa de lavado de dinero de la que luego fue apartada. Sergio Binello fue acusado de pretender apartar a la policía; John y Dino Hurtig, de participar en el cónclave del pituto en el baño, y Bártoli, de diversas maniobras en varios frentes. Los camaristas rechazaron la apelación de Binello en abril pasado; a los dos Hurtig y a Bártoli ahora. De este modo, en teoría y si es que el proceso no es estirado por otra apelación, los cuatro, sumados a Horacito, Gauvry Gordon y Michelini, arribarán a juicio oral. El tribunal no puede ser el mismo, deberá ser sorteado; Molina Pico seguirá al frente hasta nueva orden; la sala de seguro deberá modificarse por el espacio.

Pero en este caso lo único que está firme son los agujeros en el cráneo de MM. Además de que a Carrascosa le corre el derecho de apelar la condena, el matrimonio Bártoli será investigado por la acusación de homicidio planteada por Molina Pico durante el juicio pasado, a partir del registro de voz de la llamada de las 19.07 y de los horarios siguientes.

Si el fiscal plantea la denuncia, supuestamente no podrá investigarla él mismo. Según los especialistas, debería abrirse otra causa conexa. Y en ese caso, el juicio a Bártoli por encubrimiento debería demorarse. Por lo menos, calculan, un año y medio a dos años.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.