EL PAíS › ESPAÑA DECIDIO JUZGAR AL REPRESOR CAVALLO

Un fallo de justicia universal

 Por Oscar Guisoni
desde Madrid

El Tribunal Supremo español decidió ayer que será la justicia local la que finalmente juzgue al represor argentino Ricardo Miguel Cavallo. En diciembre del pasado año la Audiencia Nacional consideró que era laJusticia argentina la que tenía prioridad en el caso. Pero los organismos de derechos humanos alegaron que el proceso estaba más avanzado en España, por lo que correspondía que el juicio se hiciera en Madrid aunque Argentina estuviera dando muestras de que los tiempos de la impunidad habían concluido.

Ricardo Miguel Cavallo, alias Sérpico, fue detenido en México en 2000 luego de que fuera reconocido por sus víctimas mientras se desempeñaba como director del Registro Nacional de Vehículos. Tres años después fue extraditado a España, donde el juez Baltasar Garzón lo procesó por genocidio, terrorismo y torturas.

Luego de la anulación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida los defensores de Cavallo alegaron que ahora existían las condiciones para que su defendido fuera juzgado en la Argentina. La Audiencia les dio la razón, pero la fiscalía y las acusaciones particulares decidieron impugnar esta decisión ante la máxima instancia judicial, el Tribunal Supremo, quien ayer terminó por revocar la sentencia de la Audiencia.

Entre los argumentos esgrimidos por fiscales y parte acusadora figuraba el hecho de que la investigación contra el represor de la ESMA está mucho más avanzada en España que en Argentina, y que además en Buenos Aires no se lo está acusando por los mismos motivos que en Madrid. La Fiscalía española pide 17.000 años de prisión para el torturador de la Armada.

El caso Cavallo se volvió incómodo para la Justicia española cuando el 29 de enero de este año la Sala Tercera de la Audiencia Nacional permitió que saliera en libertad durante una noche, incurriendo en un grave error que la dejó al borde del papelón internacional, una situación de la que la salvó el mismo Cavallo al presentarse voluntariamente al día siguiente ante la autoridades. Después del incidente, el represor volvió a quedar detenido.

Con esta sentencia el Tribunal Supremo ha dejado despejado el camino a que continúen los proceso abiertos en Madrid contra ex jerarcas de la dictadura, procesos que en la mayoría de los casos estaban durmiendo en los cajones de la J usticia española desde que Buenos Aires había comenzado a dar muestras de que la Justicia volvía a funcionar con normalidad en el país. Además, la máxima instancia de la Justicia española sentó un precedente de gran importancia a nivel global, ya que en los tribunales locales son muchos los casos de violación a los derechos humanos que se encuentran abiertos contra ex gobernantes y responsables de la represión por delitos ocurridos fuera de España. Una de esas causas involucra a siete ex líderes chinos, entre ellos el ex presidente Jiang Zemin por las violaciones a los derechos humanos realizadas bajo su mandato en la zona del Tíbet. Esta causa da un gran fastidio a China, que no ha dejado oportunidad para quejarse de ello ante la administración Zapatero.

En los próximos días el Tribunal Supremo también se expedirá a propósito del pedido de declaración de inocencia que ha presentado ante esa instancia judicial la defensa del represor argentino Adolfo Scilingo. Según fuentes judiciales, es más que probable que el Tribunal no dé lugar a esta solicitud.

Compartir: 

Twitter
 

El represor Ricardo Cavallo.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.