ECONOMíA › EL MINISTRO EMPEZO A DELINEAR LAS PRIORIDADES DE SU GESTION EN ECONOMIA

Indec e inflación, el combo de Peirano

Una de las primeras actividades del flamante jefe de Hacienda fue recibir al titular del Indec, Alejandro Barrios, para buscar una salida a la crisis del organismo. Los límites. Diseña un plan con premios y castigos para fomentar la inversión y evitar abusos con los precios.

 Por David Cufré

Una de las primeras actividades de Miguel Peirano en su debut como ministro de Economía estuvo relacionada con la crisis en el Indec. El funcionario recibió en su despacho al titular del organismo, Alejandro Barrios, para pedirle precisiones sobre los cambios metodológicos introducidos en la medición de la inflación. El encuentro duró algo más de una hora y media. “Vamos a seguir trabajando juntos”, le dijo Peirano al ratificarlo en el cargo, al que Barrios accedió por designación de Felisa Miceli. El tema precios es prioritario en la agenda del nuevo jefe del Palacio de Hacienda. Ya definió las líneas centrales de una estrategia para contener su escalada, que contempla la aplicación de fuertes multas a las empresas formadoras de precios que abusen de su posición dominante y el desarrollo de un amplio abanico de instrumentos para promover las inversiones.

Por la tarde, Peirano fue a verlo a Néstor Kirchner. La situación del Indec estuvo presente en la conversación, aunque el principal motivo de la reunión fue la definición del equipo que acompañará al ministro hasta el 10 de diciembre. La mayor parte de los funcionarios que trabajaban junto a Miceli seguirán en funciones. Peirano estará hoy junto a Kirchner en Rosario, en un acto en la planta de la automotriz General Motors en el que se anunciarán inversiones por 350 millones de dólares.

Tanta actividad del flamante funcionario provocó algún celo en el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno. Según fuentes empresarias, hizo llamadas telefónicas a ejecutivos de compañías importantes para decirles que el cambio de ministro no afecta su poder. En Economía admiten que Peirano deberá demostrar cintura política para manejar la relación con Moreno, hasta ahora respaldado por el Presidente. En particular, tendrá que avanzar con pie de plomo en la resolución de los problemas del Indec.

“Mientras estaba Miceli, el tema del Indec no figuraba en la agenda de Kirchner”, sentenciaron desde el Palacio de Hacienda. Peirano aspira a terminar pronto con el conflicto gremial que afecta el trabajo diario del Instituto y, sobre todo, con su crisis de credibilidad. Para eso, lo esencial es acordar con los trabajadores del organismo y con especialistas de prestigio una nueva metodología de cálculo de la inflación. Al mismo tiempo, debería terminar la intervención en el área de precios, que ejerce Beatriz Paglieri por instrucción de Moreno. La decisión depende de Kirchner.

Peirano, por lo pronto, recibió ayer a Barrios –enfrentado con Moreno, que había propuesto a Daniel Carbonetto en su lugar– para conocer de primera mano la situación del Indec. El funcionario le llevó su informe de gestión, que establece la incorporación a planta permanente de los trabajadores contratados y el llamado a concurso para renovar los principales cargos técnicos. El titular del Indec le pidió al ministro que, en la medida de sus posibilidades, apure la implementación del plan. Una consecuencia directa sería acelerar el alejamiento de Paglieri, ya que su puesto pasaría a ser ocupado por el ganador del concurso correspondiente. Los trabajadores en huelga lo ponen como condición irrevocable para sentarse a negociar el fin de su plan de lucha.

Ese sector interno volverá a manifestarse hoy y mañana hará una asamblea para analizar cómo sigue su pelea. Daniel Fazio, delegado de ATE, dijo a Página/12 que se podría pactar una tregua si el ministro diera muestras de querer resolver el conflicto.

Más allá de la normalización del Indec, lo que más le importa a Peirano es fijar de acá a fin de año las bases de un programa estructural de lucha contra la inflación. Como informó ayer este diario, esa estrategia supera los acuerdos de precios coyunturales de Moreno. El ministro apuntará a incrementar la oferta de bienes para responder al aumento del consumo y controlar a los formadores de precios.

En el primer caso, el objetivo es fomentar la inversión con una serie de instrumentos, como la entrega de créditos subsidiados, la rebaja de aranceles para la importación de bienes de capital, el otorgamiento de facilidades para la exportación y la resolución de problemas puntuales que plantee cada sector. En contrapartida, exigirá que no aumenten los precios.

La otra pata de la estrategia es apurar las multas de Defensa de la Competencia a grandes empresas por abuso de posición dominante. En pocas semanas podría haber novedades en ese sentido. Las sanciones tenderían a ser ejemplificadoras, para evitar subas de precios injustificadas.

Compartir: 

Twitter
 

Miguel Peirano, ministro de Economía, al participar del acto frente a la sede de la AMIA.
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.