SOCIEDAD

Un cabo de Gendarmería detenido con más de 300 kilos de marihuana

Llevaba la droga en el baúl de la camioneta de su mujer. La semana pasada la Gendarmería había secuestrado casi dos toneladas en Rafaela, Santa Fe.

Aunque el cabo primero de Gendarmería Oscar Félix Cari no sea panadero, lo agarraron con las manos en la masa. En realidad, técnicamente no es masa sino panes, y no de harina sino de marihuana, 319 kilos de panadería de primerísima calidad. El cabo primero, que para estas horas ya es ex cabo primero por decisión del ministro de Interior, Aníbal Fernández, fue detenido ayer de madrugada cuando conducía el auto de su esposa, una camioneta Renault Kangoo azul, por la Panamericana desde el norte hacia el oeste, a la altura del kilómetro 33,7, con el baúl repleto de marihuana. En la detención participaron hombres de la Delegación de Drogas Ilícitas de Morón, de la Bonaerense. “Una investigación que llevaba dos meses”, aseguró una fuente policial a Página/12. Además de la panadería, el caso reúne una serie de azarosas curiosidades.

La información sobre el ex gendarme es exigua: Oscar Félix Cari, de 28 años, cabo primero, destacado en Campo de Mayo y residente en San Miguel según se desprende del allanamiento que se realizó también ayer en su domicilio, donde fue secuestrado un Peugeot 206, éste sí a su nombre.

“No fue una detención de rutina, lo estábamos investigando desde hace dos meses”, señaló la fuente, subrayando la tarea investigativa policial bajo las órdenes del juez federal 2 de Morón, Jorge Rodríguez. “Traía la droga desde más al norte”, agregó, pero la fuente no abundó en más detalles, celosa de la difusión pública que podría impedir la continuación exitosa de la investigación.

Una de las preguntas que quedaron entonces sin respuesta fue dónde había recogido el gendarme panadero la masa (sólo se supo que “más al norte”) y dónde debía entregarla. Probablemente, a estas horas, esos dos extremos ya hayan sido detectados por los investigadores. Llamaría poderosamente la atención que no fuera así y se haya publicitado la detención del correo antes de atrapar a los extremos.

No da la sensación de que Cari, demasiado joven, sin capacidad operativa, por sí solo haya obtenido los más de 300 kilos de marihuana y los transportara con total seguridad casi a cielo abierto (“el baúl del Kangoo no es como el de un auto, todo cerrado, sino que es visualmente abierto”, recordó la fuente), en un auto propiedad de su esposa, un día de franco y sin siquiera la cobertura visual de su uniforme que, en última instancia, podría evitar algún imprevisto vallado policial de rutina.

Una gacetilla de prensa de Gendarmería informó ayer que “conforme a pautas estrictas” que rigen ese organismo “y con la finalidad de proteger el prestigio institucional”, se decidió pasar a disponibilidad al cabo panadero, “paso previo –según indicaron– a la separación definitiva”.

De todos modos, la actuación del ex cabo primero no llegó a opacar el golpe que diera la Gendarmería, exactamente una semana antes, en la que fueron secuestrados 1768 kilos de marihuana en una pista de aterrizaje clandestina próxima a Rafaela, provincia de Santa Fe, y más al norte de donde fuera detenido el ex gendarme panadero. Las crónicas rafaelinas señalaron, en aquel momento, que la policía santafesina no había sido convocada, porque se le tenía desconfianza.

Compartir: 

Twitter
 

Los panes de marihuana secuestrados del baúl de la camioneta Kangoo del gendarme Cari pesaban, según la Bonaerense, 319 kilos.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.