SOCIEDAD › 600 EVACUADOS EN UN BARRIO DE ESTEBAN ECHEVERRIA

Pánico por un escape de gas

“En plena madrugada nos despertó un ruido ensordecedor, que venía de afuera. Cuando salí a la calle, había gente corriendo despavorida para todos lados. Miramos al cielo, pensando que todo venía de ahí”, contó Carlos, un vecino de la localidad de 9 de Abril. La escena, digna de un film de cine catástrofe, se dio ayer en ese barrio del partido de Esteban Echeverría, cuando la rotura de un caño de gas de alta presión generó un sonido muy fuerte, que se prolongó por varias horas. Unas 600 personas fueron evacuadas y alojadas en una escuela, una comisaría y un cuartel de bomberos, luego de que muchas de ellas salieran de sus casas por precaución. Cerca del amanecer, operarios de la empresa concesionaria lograron detener la pérdida y, con ella, el ruido insoportable y el temor a una explosión.

Las primeras hipótesis de los vecinos dan una idea de la intensidad del ruido que producía el escape de gas. “Creímos que se había caído un avión en la zona, porque se oía como si fuera una turbina”, agregó Carlos, en diálogo con Página\12. Todo comenzó a la 1.40, cuando un caño de alta presión de gas, de 24 pulgadas, ubicado bajo tierra, se rompió, a la altura de la esquina de Salta y Moreno, y se produjo el consiguiente escape de fluido. Minutos más tarde, los bomberos cortaron el suministro eléctrico en todo el barrio afectado, para evitar posibles explosiones.

Los habitantes del barrio ya habían empezado a salir de sus casas, asustados, y muchos se alejaron hacia el Camino de Cintura, la ruta en la que desembocan las principales calles de la localidad. “Después del accidente salimos corriendo de casa con mi señora y los chicos, mientras avisábamos a otros vecinos”, recordó otro de los afectados. El jefe de los Bomberos Voluntarios de Esteban Echeverría, Abel Giuliani, confirmó que “los evacuados fueron unos 600, entre los que sacamos de sus casas y los que habían salido por propia decisión”.

Giuliani señaló que a los evacuados “se los ubicó en la Escuela Nº 5 y otros lugares provisorios”. Si bien la mayoría de los habitantes del barrio se alejó del lugar, algunos se negaron a salir de sus casas por temor a que fueran saqueadas durante su ausencia. Eso obligó a las autoridades municipales a ubicar en la zona dos colectivos, para albergar a quienes quisieran permanecer en la zona.

Cerca de las 9, los operarios de Metrogas lograron detener la pérdida, al cerrar las válvulas que alimentan al tramo del caño donde se produjo la rotura. “A esa hora la gente del barrio fue autorizada a volver a su vivienda”, afirmó Giuliani. Hubo excepciones: como no había policías ni guardias que impidieran el paso por la zona del incidente, el jefe de bomberos solicitó que nadie se acercara a menos de 70 metros del lugar. Fuentes de la firma concesionaria explicaron que “todavía no se determinaron las razones” de la rajadura en el caño, y agregaron que llevará “varios días” repararlo, aunque ese proceso no conlleva ningún peligro, pues al tramo donde se realizan las obras ya no llega nada de gas. Además, aclararon que como se trata de un ducto de alta presión, “no afectó ni afecta el suministro residencial”.

Compartir: 

Twitter
 

El problema se originó en la rajadura de un caño de alta presión.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.