EL PAíS › POLEMICA ENTRE LOS JURISTAS

Los límites de la libertad

 Por Carlos Rodríguez

Consultados por Página/12, varios especialistas consideraron que es correcto que Carlos Carrascosa haya recuperado su libertad, porque “lo que deben respetar los tribunales es el principio de inocencia, que no debe ser destruido en ningún momento, hasta que la sentencia haya sido confirmada”, recordó Carlos Chiara Díaz, miembro de la Sala Uno del Tribunal Superior de Justicia de Entre Ríos. De todos modos, aunque coincidieron en ese aspecto básico, Gustavo Palmieri, abogado del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), y el ex camarista platense Eduardo Hortel consideraron que ese punto esencial, instaurado por la Constitución y las leyes nacionales e internacionales, “tiene que ser parejo para todos y no lo es”. En ese sentido, Hortel señaló que en la provincia de Buenos Aires “hay veinte mil presos sin sentencia firme que no tienen la posibilidad de quedar en libertad” hasta la condena definitiva, como ocurre con Carrascosa.

“No quiero hablar del caso concreto de Carrascosa. Lo que quiero decir es que la ley no es pareja y que eso es lo que provoca indignación cuando alguien, como Carrascosa, puede acceder a su libertad”, explicó Gustavo Palmieri, del CELS. “Sólo en la provincia de Buenos Aires hay entre un 65 y un 70 por ciento de detenidos (sobre un total de alrededor de 26 mil) que pueden recibir, en todo caso, penas incluso menores a los cinco años y seis meses que recibió Carrascosa por encubrimiento agravado. Esas personas están con prisión preventiva, en la mayoría de los casos no tienen ni siquiera una primera condena y, sin embargo, siguen en prisión.” Palmieri también consideró “una diferencia que indigna” la posibilidad que tienen algunos, como Carrascosa, de pagar una fianza elevada, en este caso de cien mil pesos, para salir en libertad. “Hay otros que no pueden pagar ni siquiera una suma inferior, de manera que sería necesario que la Justicia pusiera otras formas de caución que no fueran dinerarias para que todos pudieran acceder al mismo beneficio.” El abogado del CELS sostuvo que “también hay desigualdades que no sólo pasan por el dinero. La Sala I de San Isidro, que dejó en libertad a Carrascosa, tiene otras sentencias que mostrarían desigualdad en los criterios adoptados”.

El abogado de derechos humanos recordó que en los tribunales bonaerenses hay “muchos miembros de las fuerzas policiales que llegan al juicio oral, por homicidio, estando en libertad, mientras que no ocurre lo mismo cuando es una persona común la que llega a esa instancia. Incluso, en esos casos, ni siquiera se toma en cuenta que son los funcionarios policiales los que se fugan, mucho más que los ciudadanos comunes. Es muy malo que sea la Justicia, precisamente, la que marque aún más las desigualdades sociales, cuando debería ser todo lo contrario”.

Chiara Díaz, por su parte, calificó de “correcta” la decisión de la Sala I de San Isidro que dejó libre a Carrascosa. “Para negar la posibilidad de quedar libre habría que dejar sentado que existe el temor firme de que pueda darse a la fuga, algo que en este caso no ocurre de ninguna manera, como quedó demostrado a lo largo del proceso judicial.” El integrante del Tribunal Superior de Entre Ríos recalcó que “el clamor ciudadano, en una causa con tanta repercusión pública, no tiene nada que ver ni debe condicionar en modo alguno el accionar de la Justicia. Lo que mucha gente no comprende es que la decisión de dejar en libertad a un imputado es el principio de inocencia que debe regir y que está en consonancia con la Constitución nacional y con las leyes”.

El ex camarista Eduardo Hortel, que participó en más de 150 juicios orales, coincidió en que el principio rector “es el del estado jurídico de inocencia” pero, al igual que Palmieri, recalcó que “el problema real es que la ley no es pareja para todos”. Hortel, citando estadísticas judiciales de los últimos dos años, aseguró que “lo que no se tiene en cuenta es que el 30 por ciento de las personas detenidas en la provincia de Buenos Aires son declaradas inocentes, en algunos casos por pedido de los fiscales, en los juicios orales, luego de haber permanecido varios años en prisión, sin que hayan tenido con ellos la misma consideración” que tuvieron los jueces con Carrascosa. Sobre el caso puntual del viudo de María Marta García Belsunce, el ex juez desechó la posibilidad de un intento de fuga. “No creo que escape porque no está acusado por el homicidio y la pena que puede recibir es relativamente pequeña.”

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.