SOCIEDAD

Historia de la moda

Además de la antigüedad misma, ¿qué podría sumar valor a un objeto que ya es único? A veces, claramente, el aura de haber estado en las manos de, en ocasión de, cerca de o provenir de. Cualquiera de esas posibilidades, por no decir todas, podrían aplicarse, por ejemplo, a uno de los lotes que en estos días remata la casa Naón. “Juego de tiradores que pertenecieron a Facundo Quiroga”, detalla la referencia, que acompaña la foto capaz de ilustrar una descripción sucinta y aun así curiosa: los tiradores están “tapizados en seda en ambos lados” y tienen el “desgaste producido por el tiempo”, porque a fin de cuentas su propietario murió hace ya 175 años. La prenda tiene bordada, obviamente a mano, la dedicatoria de quien la obsequió: “Recuerdo de su hija”. La pieza salió a remate con una base de 6000 dólares. Algo parecido, aunque el misterio de quién pudo haberlos vestido tal vez permanezca por siempre insalvable, pasa con otro lote de la misma casa: unos guantes de cabritilla engalanados con el retrato de Juan Manuel de Rosas. El Restaurador lleva “uniforme y banda”, aunque su “fisonomía tiene variantes debido probablemente a la impresión”. Para empezar a ilusionarse con tener en casa este par, hermanito de otros dos que forman parte del patrimonio del Museo Histórico Nacional, habría que empezar teniendo al menos 4000 dólares a mano.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.