SOCIEDAD › CONMOCION ENTRE LOS FAMILIARES

Clima tenso

 Por Carlos Rodríguez

El testimonio de Susan Murray provocó conmoción entre los familiares de María Marta García Belsunce. La más molesta fue Irene Hurtig, quien aunque no presenció la audiencia, esperó la salida de Murray de la sala con el evidente propósito de hablar con ella para cuestionar lo que había dicho. Eso no fue posible porque Murray se retiró por una salida lateral. Ante esto, Hurtig encaró a Silvia Yrigaray, de la Asociación Madres del Dolor, quien se hizo presente para expresarle su apoyo a la testigo. “Usted tiene todo el derecho de acompañar a quien quiera, pero tiene que tener en cuenta que las víctimas somos nosotros, los familiares de María Marta que estamos siendo acusados sin ninguna prueba”, le dijo Irene Hurtig a Yrigaray, en tono amable, pero de abierto reproche.

Silvia Yrigaray es la madre de Maximiliano Tasca, asesinado el 29 de diciembre de 2001 por el policía Juan de Dios Velaztiqui. Ante el reproche de Hurtig –medio hermana de María Marta–, Yrigaray respondió que había concurrido para acompañar a Murray “porque es una mujer valiente que vino a decir su versión sobre lo que sabe acerca de lo que le ocurrió a su amiga”. Hurtig le sugirió a Yrigaray que las Madres del Dolor “salgan a pedir justicia para nosotros, que somos la familia de María Marta”.

La conversación, aunque tensa, se dio en un marco de mutuo respeto. Yrigaray le señaló a su interlocutora que “van a ser los jueces, y no nosotras, los que van a determinar quiénes son culpables y quienes inocentes”. Hurtig rechazó los dichos de Murray: “Somos inocentes, caímos en una trampa mediática y judicial”.

Cuando la amiga de María Marta terminó de declarar, fue rodeada por periodistas y por familiares de la socióloga asesinada. Estaban John Hurtig, medio hermano de María Marta, Guillermo Bártoli y Horacio García Belsunce, además de Irene Hurtig. A John se le escapó una crítica: “Mirá cómo le gustan las fotos”. Lo dijo mientras Murray era asediada por reporteros gráficos y camarógrafos.

El más discreto fue Horacio García Belsunce, que poco antes había recibido un reto de parte de la presidenta del Tribunal Oral 1 de San Isidro, María Elena Márquez, por sus permanentes salidas de la sala de audiencia para conversar con familiares. Esta vez, el imputado salió mientras declaraba Murray. Cuando volvió, la jueza lo retó: “Limite sus salidas para hablar con el público”. García Belsunce se defendió diciendo que había hablado con su hija. “Por eso mismo se lo digo”, replicó Márquez.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Clima tenso
    Por Carlos Rodríguez
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared