SOCIEDAD › EL DUEñO DEL AVIóN

“Lleno de preguntas”

El empresario textil Federico Bonomi, dueño de la aeronave que cayó en el Río de la Plata, afirmó ayer que “está quebrado y destruido” por el accidente, en el que hubo cinco muertos y cuatro heridos. Además, reiteró que “no tiene la menor idea” por qué ocurrió la tragedia, al destacar que “era un avión muy confiable, igual que el piloto”, quien había hecho esa ruta “300 o 400 veces”.

“Tomamos el primer avión no bien nos enteramos. Vi todo por Internet y lo seguí por teléfono”, explicó Bonomi, quien además es propietario de la marca de ropa Kosiuko, al llegar en la mañana de ayer al Aeropuerto Internacional de Ezeiza desde Estados Unidos, lugar en el que se encontraba de viaje junto a su esposa, Cynthia Kern, al momento del accidente.

Kern señaló que “estamos volviendo a casa en un estado de shock total. Creemos que estamos viviendo una película de terror. Nos enteramos del accidente cuando nos llamaban amigos para preguntar si estábamos bien. Creíamos que habían sobrevivido todos. Estamos destruidos”.

“Este avión lo trajimos en 2011 de Estados Unidos, entre otras cosas, por la seguridad. Ese aparato tiene una tasa de siniestros muy baja”, aseguró el empresario. También precisó que el aparato podía transportar hasta 12 pasajeros, por lo que descartó la hipótesis de la sobrecarga, ya que al momento del siniestro trasladaba a nueve personas.

“Era un avión muy confiable, igual que el piloto y además una ruta muy conocida”, expresó Bonomi, quien además sostuvo que está “lleno de preguntas, más que nada por la gran pericia de Leandro”. Sobre su relación con Leandro Larriera, el piloto del avión que falleció en el accidente, el propietario de Kosiuko manifestó que era “como de la familia” porque “hacía 13 o 14 años que trabajaba” con ellos.

Su esposa comentó que “aparte de Leo, nosotros tenemos relación con Sebastián Vivona. Ayer (por el martes) hablé con su mujer. Sebas es una persona que trabaja hace 15 años en Kosiuko y, por su antigüedad, nos informa de todos los movimientos”.

Bonomi agregó que la ruta en la que ocurrió el accidente era “muy conocida” porque su familia tiene campos en la ciudad uruguaya de Carmelo, por lo que “era un vuelo que debe haber hecho 300 o 400 veces, más o menos”. En este sentido, Bonomi aclaró que utilizaba la aeronave Beechcraft “para realizar viajes familiares, salvo raras excepciones”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.