SOCIEDAD › FAMILIARES DE LAS VíCTIMAS

“Aventura tétrica”

“La mejor persona, un excelente profesional, con una experiencia intachable”, sostuvo con la voz quebrada Carlos Lupiañez, primo de Leandro Larriera, el piloto a cargo de la aeronave siniestrada con nueve personas a bordo. El hombre pidió esperar el informe de la junta aeronáutica antes de sacar “conclusiones apresuradas”.

Tras recordar que al avión siniestrado lo trajeron juntos de Estados Unidos e indicar que la ruta aérea entre San Fernando y Carmelo es “de quince minutos”, insistió en destacar que Larriera era un hombre “intachable” tanto en lo personal como en lo profesional. “Era un piloto de toda la vida”, sostuvo Lupiañez.

Por su parte, Eduardo, el padre de Paula Buery, una de las cuatro sobrevivientes del accidente, señaló que su hija fue protagonista de “una aventura que es tétrica para una familia”. “Tiene fracturas múltiples pero está lúcida y, aparentemente, neurológicamente no hay nada”, indicó el hombre entre sollozos, antes de que su hija fuera traída a Buenos Aires tras haber sido hospitalizada en Colonia por la gravedad de su cuadro clínico.

El hombre detalló que habló por teléfono con su hija “entre las 21 y las 23” del mismo martes. “Yo la escuché bien. Tuve la suerte de hablar con ella y escuchar su voz, pero es muy difícil. No le preguntamos nada, solamente quisimos hablar con ella”, amplió.

Por su parte, Teresa Presas Areu, la madre de Santiago Villamil, otro de los heridos, manifestó que su hijo “sintió una explosión y ya no se acuerda de nada más. No tiene registro de lo que pasó desde que se cayó el avión hasta que lo internaron en Olivos. Ni siquiera sabe que sus amigos fallecieron”.

En tanto, la esposa de Villamil, Patricia, dijo que su pareja “no se acuerda de nada, salvo cuando lo sacaron del helicóptero y que había mucha niebla”. La mujer explicó que su marido “tiene huesos quebrados en el antebrazo y una pequeña fractura en la rótula de la pierna derecha, además de moretones y cortes en la cara”, pero aseguró que está bien y se recupera en observación en la terapia intensiva de la Clínica Olivos, del norte del conurbano bonaerense.

“No está al tanto de lo que pasó, sabe que cayó el avión pero no lo que pasó con las otras personas”, afirmó la esposa.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.