21:14 › CON EL CORAZóN HELADO

El riesgo país y la Bolsa le clavan otra espada de Damocles a España

La prima de riesgo de los bonos españoles a diez años volvió a dispararse a máximos históricos desde la introducción del euro, al tocar 583,2 puntos básicos por encima de sus homólogos alemanes, con la rentabilidad también récord de 7,2 por ciento. Si bien el riego país descendió luego hasta 574 puntos, su valor superó ampliamente los 542,1 puntos del cierre del viernes y se aproximó al de la rescatada Irlanda, cuyo diferencial respecto al Bund alemán es de 604,6 puntos básicos.

La victoria de los partidos pro euro en Grecia no ha servido para relajar la presión sobre la deuda pública, mientras la caída de la confianza provocó una nueva baja en la Bolsa, con el desplome de 2,96 por ciento del índice Ibex 35. Las acciones retrocedieron a 6519,9 puntos, nivel similar al alcanzado en mayo de 2003, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, admitió que la situación es "crítica" y "crucial", por lo que insistió en la necesidad de apostar más aún por el euro. Montoro consideró además que el Banco Central Europeo (BCE) debe responder con "firmeza y fiabilidad" a los mercados, al exponer durante un plenario del senado español que debatirá los presupuestos para el actual ejercicio.

El derrumbe del Ibex fue el mayor descenso bursátil de Europa, sólo emparejado por la caída en Milán (-2,9 por ciento). La gran banca se desbarrancó más de 4 por ciento en promedio, con Bankia al frente de los recortes, al desmoronarse un 9,02, mientras que Telefónica cedió un 3,92 y Repsol, un 3,25. Otros bancos cotizados que protagonizaron las mayores caídas fueron Bankinter (-4,69) y Caixabank (-2,32), mientras Gamesa retrocedió 5,59 e Iberdrola se anotó el tercer mayor recorte de la jornada, del 5,17.

Frente a la debacle española, la bolsa de París minimizó el impacto griego y retrocedió sólo 0,8 por ciento, mientras que Londres (0,2) y Francfort (0,3) registraron resultados positivos.

El ministro Montoro consideró ante los senadores que en estos momento es preciso "contar con la financiación adecuada a raíz de una mayor integración". Aunque hay que "celebrar" que Grecia se ha pronunciado "claramente por Europa y por el euro", añadió, lo cierto es que "las presiones de los mercados sigue insistente sobre España", lo cual quiere decir que "las dudas persisten". "Dudas en el ámbito de la construcción de Europa, sobre el presente y el futuro del euro, sobre la capacidad de recuperación de España", agregó Montoro.

El vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, el español Joaquín Almunia, por su parte, descartó que España necesite un rescate completo de parte de la UE, ya que, según afirmó, el Tesoro español tiene "las puertas de los mercados abiertas y las va a seguir teniendo". Almunia sostuvo que España tiene "demanda más que suficiente", pese a la elevada prima de riesgo, por lo que "en absoluto se puede decir que el emisor de deuda pública español esté teniendo problemas de financiación".

España llegó a un acuerdo el 9 de junio con la Eurozona para una ayuda de hasta 100.000 millones de euros para sanear su sector financiero, debilitado tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, pero Madrid todavía tiene que concretar el monto exacto, para lo que espera el resultado de las auditorías encargadas a las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman, cuyos resultados se esperan para el miércoles a más tardar.

Compartir: 

Twitter
 

El derrumbe del Ibex fue el mayor descenso bursátil de Europa, sólo emparejado por la caída en Milán (-2,9 por ciento). La gran banca se desbarrancó más de 4 por ciento en promedio, con Bankia al frente de los recortes, al desmoronarse un 9,02, mientras que Telefónica cedió un 3,92 y Repsol, un 3,25.
 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.