00:00 › COCHES EXPLOTARON BOMBA CERCA DE LA CORTE SUPREMA Y EL FRENTE COMISIONADO DE LA ONU EN ARGELIA

Más de 60 muertos en atentados en Argel

Al menos 62 personas murieron hoy en dos atentados con coches bomba cometidos en la capital de Argelia, entre ellos diez empleados de la ONU en uno de los ataques, ocurrido frente a las oficinas del organismo en el país, informaron fuentes médicas y voceros de las Naciones Unidas.

Aunque ningún grupo reivindicó los atentados en Argel, fuentes de seguridad ya apuntaron hacia la rama africana de la red fundamentalista Al Qaeda, una organización originalmente argelina que este año reivindicó varios ataques, entre ellos uno cometido en la capital que dejó 33 muertos en abril pasado.

Uno de los coches bomba explotó cerca de la Corte Suprema a las 9:20 (las 5:30 en Argentina) y el otro estalló diez minutos más tarde frente a las oficinas del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en el barrio residencial de Hydra, donde tienen su sede numerosas empresas extranjeras.

El estallido provocó severos daños en el edificio del ACNUR y daños aún peores en la sede central de Naciones Unidas, que alberga al Programa de Desarrollo (PDNU) y a otros organismos de la organización internacional y que está ubicada justo enfrente.

Fuentes de la ONU en Argel dijeron que al menos diez empleados argelinos murieron en el ataque.

También Jean Fabre, del Programa de Desarrollo de la ONU, dijo inicialmente en Ginebra que diez miembros del personal habían muerto, pero luego convocó a la prensa y señaló que había 12 empleados desaparecidos, de los que no se tenía "ninguna noticia", y que eran buscados entre los escombros, según sus palabras.

El atentado evocó el recuerdo de un ataque con camión bomba contra la sede de la ONU en Bagdad el 19 de agosto de 2003, que mató al enviado especial de la ONU al país, Sergio Vieira de Mello, y a otras 21 personas.

Fuentes hospitalarias dijeron que al menos 62 personas murieron y más de cien resultaron heridas en los ataques, aunque sin precisar cuántos en cada uno de ellos.

La gente corría despavorida por las calles tras el primer estallido, mientras las sirenas ululaban por la ciudad, cuyas comunicaciones telefónicas colapsaron, según informó el operador del servicio.

Durante horas, Télam intentó comunicarse con los tres números fijos de la embajada argentina y con el celular de la embajadora, Viviana Lucilia Jones, sólo para toparse siempre con un mensaje de la operadora, grabado en árabe y francés, que explicaba que la llamada no podía realizarse y pedía repetirla "en unos instantes".

El ministro del Interior, Yazid Zerhouni, dijo que un suicida participó en al menos uno de los ataques.

"La cifra de muertos es muy alta", dijo Zerhouni a periodistas por la mañana, sin dar precisiones.

Entre los muertos figuraban varios estudiantes universitarios que acababan de tomar un colectivo que soportó toda la fuerza del primer estallido cerca de la Corte Suprema.

Argelia, uno de los principales proveedores de gas de Europa, se recupera actualmente de una década de violencia que comenzó en 1992 cuando el entonces gobierno suspendió unas elecciones a las que un partido islamista llegaba como favorito.

Unas 200.000 personas murieron en el conflicto.

Un grupo se escindió en 1994 de la principal organización islamista que combatía al gobierno y se autodenominó Grupo Salafista para la Predicación y el Combate (GSPC).

Este grupo se vinculó con Al Qaeda y el año pasado cambió su nombre por Al Qaeda en el Norte del Africa Islámica.

Los ataques decayeron en los últimos años, pero una serie de recientes atentados, entre ellos el que mató a 33 personas en abril pasado, generó temores de que el país árabe y musulmán recaiga en la violencia que lo sacudió en la década de 1990.

La fecha del ataque -11- también refuerza la hipótesis de Al Qaeda, según analistas. El atentado que mató a 33 personas en Argel fue cometido el 11 de abril, y 11 fue también la fecha de los ataques con aviones de septiembre de 2001 en Estados Unidos y de los atentados en trenes en Madrid, en 2004.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, "condenó firmemente" los dos atentados en la ex colonia gala, a los que definió como "actos bárbaros".

Según fuentes del Elíseo, Sarkozy mantuvo una conversación telefónica con el presidente argelino, Abdelaziz Bouteflika.

También la Comisión Europea y el secretario de la Liga Arabe, Amr Mussa, condenaron los atentados y manifestaron su solidaridad para con el pueblo y el gobierno de Argelia.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.