DEPORTES › SE PREVE UNA SANCION DE ENTRE SEIS Y DIEZ FECHAS PARA EL DEFENSOR

Estás hasta el cuello, Rodríguez

El zaguero de Independiente dijo que le pidió disculpas al línea Diego Romero por haberlo tomado del cuello durante el clásico con Boca, pero se espera una pena importante, teniendo en cuenta los antecedentes. A Sessa le dieron diez fechas.

Entre seis y diez fechas: ésa es la sanción que el Tribunal de Disciplina le aplicará el jueves al uruguayo Guillermo Rodríguez, el zaguero de Independiente expulsado en el partido contra Boca por haber tomado del cuello al línea Diego Romero, luego de haberle realizado indisimulables gestos acusándolo de haber sido comprado. Diez partidos fue la pena que recibió el último futbolista que cometió una falta semejante, el arquero Gastón Sessa, contra el árbitro Sergio Pezzota. Se especulaba que el pedido de disculpas que formuló el mismo Rodríguez tras el partido podría atenuar un tanto la sanción.

Rodríguez evitó las declaraciones públicas, pero señaló que le pidió disculpas a Romero por la acción de haberlo tomado del cuello, lo cual fue confirmado por el juez de línea.

El presidente de Independiente, Julio Comparada, criticó a Rodríguez señalando que “no tiene justificación” su acción, aunque también repartió críticas a los árbitros, coincidiendo con el entrenador del equipo de Avellaneda, Claudio Borghi. “La imagen lo manda preso”, reconoció el entrenador.

Pero luego el dirigente defendió elípticamente al futbolista. “Los que deberían ser imparciales terminan provocando la reacción de un profesional que tiene las pulsaciones a mil y se está jugando muchas cosas”, señaló, criticando a la terna arbitral. “Desde el palco visitante vi claramente cómo (Rodrigo) Palacio se llevó la pelota con la mano antes de hacer el gol. Entiendo que el árbitro no la ve porque viene corriendo detrás, pero la gente está indignada por la secuencia de errores contra Independiente”, se quejó.

“La tarea de un árbitro es muy difícil de hacer –señaló Borghi– hasta en los picados, pero cuando se equivocan para un solo lado me preocupa y si tengo que insultar para que se cobre algo lo puedo hacer, aunque me cueste.”

Se aguarda también una definición de la Dirección de Formación Arbitral de la AFA, a cargo de Horacio Elizondo, sobre Lunati: el ente tiene el poder como para dejarlo sin dirigir alguna fecha. No casualmente, Elizondo reclamó ayer la vuelta de un sistema de premios y castigos para los árbitros y que los jueces asciendan o desciendan de categoría según sus rendimientos.

Los antecedentes cercanos muestran severidad de la justicia futbolística ante casos parecidos al de Rodríguez. En octubre de 2002, cuando era arquero de Vélez y disconforme con la actuación del árbitro Sergio Pezzotta en un partido contra San Lorenzo, Gastón Sessa protestó e hizo tiempo cuando debía efectuar un saque de arco. Como estaba amonestado, el árbitro le mostró la segunda amarilla y lo expulsó. Sin cesar la protesta, Sessa avanzó y tomó a Pezzota del cuello. Fue suspendido por diez fechas.

Resultó, sin embargo, una sanción menor frente a la que recibió el tucumano Carlos Horacio Salinas, expulsado por el árbitro Abel Gnecco en un Boca-Estudiantes, en octubre de 1979. Exasperado, el volante tomó del cuello a Gnecco y luego recibió una sanción de 25 fechas, la mayor que se le aplicara a un futbolista de Boca en toda la historia del fútbol argentino.


“Debí echarlo con el foul”

“Me equivoqué, el foul de Montenegro era para roja”, admitió el árbitro Pablo Lunati. “No le dije que entrase. Paletta ingresa porque él también entra. Con la terna arbitral jugamos un muy buen partido”, aseguró Lunati, quien felicitó al otro juez de línea, Diego Romero, por la acción en la que no sancionó gol tras un remate de Leonel Núñez. “La pelota pegó en el travesaño, miré al línea y no lo convalidó. Era imposible verlo y él estaba muy bien ubicado. Romero es un excelente juez de línea. Al verlo por TV, creo que no entró la pelota”, aseguró. Lunati se refirió luego a Riquelme, que dijo haberlo notado “un poco nervioso” en el partido. “Me parecieron desafortunadas sus declaraciones. No coincido con la forma que tiene de ser Riquelme, que ni habla ni se ríe.”

Compartir: 

Twitter
 

El momento en que Pablo Lunati le muestra la tarjeta roja a Guillermo Rodríguez.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.