DEPORTES › VENCIO CLARAMENTE A COSTA RICA Y SE CLASIFICO A CUARTOS

La Selección vuelve a creer en su jerarquía

Con la mejor producción futbolística del torneo y una enorme actuación de Lionel Messi, el equipo nacional se puso en marcha rumbo a la final. Juega el sábado en Santa Fe, hoy se sabrá el rival.

 Por Adrián De Benedictis

Desde Córdoba

La Copa América finalmente comenzó para Argentina. El equipo pudo por fin plasmar su idea ante Costa Rica y el primer triunfo llegó para asegurar la clasificación a los cuartos de final. La diferencia entre ambos seleccionados quedó bien marcada y se pudo plasmar con los goles de Agüero y Di María. La próxima escala será en Santa Fe, el sábado próximo, ante Chile, Perú o Uruguay (lo que se decide hoy), cuando tendrá la chance de volver a exhibir otra actuación convincente y estimulante como la de ayer.

Es que Argentina jugó el partido con una actitud diferente a lo que había mostrado en sus dos presentaciones anteriores. La última línea se adelantaba para quedar muy cerca de los dos volantes centrales, Mascherano y Gago, y el resto de los jugadores se ubicaba en el campo de Costa Rica. Con eso sólo le alcanzaba para tener el control de la pelota, y a partir de ahí comenzaba a incursionar cerca del área de Moreira.

La posición de Lionel Messi era una de las variantes a las que había apostado el técnico Sergio Batista, para tratar de que el rosarino pudiera encontrar más espacio para maniobrar con la pelota en su poder. Y la estrella del Barcelona estuvo activo en ese aspecto, inclusive llegó con riesgo con una de sus jugadas clásicas, arrancando desde la derecha en diagonal, y su remate se desvió en un defensor.

La Selección Argentina llegó con frecuencia al arco de Costa Rica, aunque falló mucho en el último toque. En eso mucho tenía que ver la movilidad que ofrecían tanto Agüero como Higuaín, los dos más adelantados, quienes rotaban por todo el frente de ataque. El equipo tenía mayor serenidad y buscaba con más criterio, y así las posibilidades de marcar llegaban con cierta frecuencia. Burdisso probó con una media vuelta, Higuaín apareció con un derechazo que se fue al lado del palo, y Messi, esta vez de tiro libre, le pegó por arriba del arco.

El desarrollo era todo en el terreno de los costarricenses, ya que la búsqueda permanente era de Argentina. Se contaron hasta ocho situaciones claras para marcar en el primer tiempo, pero entre la falta de puntería, el travesaño –allí rebotó un cabezazo de Burdisso– y buenas intervenciones del arquero Moreira, los locales no lograron la ventaja. Costa Rica sólo fue capaz de acercarse con un remate de Mora de media distancia.

El trabajo de Gago fue determinante para recuperar rápido la pelota y luego buscar al mejor ubicado e iniciar el circuito ofensivo. Cumplió con el pedido de Batista, quien lo necesitaba para abrir la cancha hacia los costados. La desesperación no apareció a medida que se desperdiciaban las chances, y el plantel mantuvo la serenidad. En eso también tuvo que ver la respuesta de la gente desde afuera, que sólo reclamó a Pastore a los 32 minutos, pero luego le dio apoyo constante.

La superioridad de Argentina era absoluta y los temores por no poder demostrarla en el resultado se disiparon en el último minuto del primer tiempo, cuando Gago capturó la pelota en la puerta del área, le pegó de derecha y la potencia de su remate no pudo ser controlado por el arquero, quien dio un rebote largo y la pelota fue capturada por Agüero. Esta vez, el delantero no falló y con un toque suave volvió a gritar en la Copa.

Los cambios que decidió Ricardo La Volpe para el segundo tiempo (entraron Madrigal y Brenes) no cambiaron la tesitura del partido, porque Argentina siguió teniendo la iniciativa. Y luego de que Messi estuviera cerca con un zurdazo que se fue al lado del palo, otra vez apareció Agüero para estirar la diferencia. El ex Independiente definió con un toque de zurda después de recibir la pelota de Messi. Ya no había más riesgo. La única incógnita era saber cuál iba a ser la diferencia definitiva. Así llegó el tercer gol: otra genialidad de Messi para habilitar a Di María, y éste definió con un tiro cruzado desde la izquierda.

El nivel técnico y el talento de los argentinos dejaron en evidencia las limitaciones y la fragilidad de los centroamericanos, que si bien fueron ordenados en sus líneas, cuando tuvieron que demostrar audacia no lo lograron en ningún momento. El reclamo de la gente por Pastore finalmente encontró respuesta a los 79 minutos, cuando ingresó por Higuaín para tratar de combinar con Messi, quien pasó a jugar de delantero. Pero no tuvieron muchos encuentros. A esa altura, todo era agradecimiento, por un desempeño que invita a soñar con la Copa.

Compartir: 

Twitter
 

El abrazo de Agüero y Messi, de lo mejor de Argentina, con Di María, tras la apertura del marcador.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared