EL MUNDO › EL ESCANDALO DE LAS ESCUCHAS ILEGALES COMPLICA AL MAGNATE EN SU OBJETIVO DE ADQUIRIR BSKYB

Otros medios de Murdoch también espiaron

Según informó el diario The Guardian, tanto The Sun como el dominical The Sunday Times usaron los servicios de terceras personas para obtener información financiera y personal del ex premier Gordon Brown.

 Por Marcelo Justo

Desde Londres

La familia real, sus custodios de la policía y el ex primer ministro Gordon Brown son los últimos añadidos a la interminable lista de espionaje de periódicos del grupo Murdoch. La BBC reveló anoche un correo electrónico del News of The World con un pedido de pago a la policía real por los datos de los teléfonos privados de la familia real y de su personal de servicio. La reina Isabel, el príncipe Carlos y Camilla Parker Bowles se encontraban entre los objetivos del fenecido News of the World pero, tal como se sospechaba, las técnicas de espionaje no se limitaban al dominical. Según The Guardian, tanto el The Sun como el dominical “serio” The Sunday Times usaron los servicios de terceras personas para obtener información financiera y personal de Gordon Brown cuando era ministro de Economía. En la Cámara de los Comunes, el ministro de Cultura, Jeremy Hunt, dio marcha atrás con una política gubernamental sostenida contra viento y marea anunciando que el proceso de adquisición de BSkyB por parte del grupo Murdoch, que ya posee un 39 por ciento de las acciones, será referido a la Comisión de Competencia, que deberá dictaminar si la adquisición es una amenaza a la libertad de prensa.

Lejos de poner fin a la crisis del grupo, el cierre del News of The World anteayer parece haber desviado la lupa hacia los otros diarios del grupo y el espectáculo no parece muy distinto al del hoy de-saparecido dominical. En el caso de Gordon Brown, el The Sunday Times y el The Sun lo espiaron durante una década, tanto en el aspecto financiero –la adquisición de un departamento– como con la salud de uno de sus hijos –que sufría de fibrosis cística–. La información sobre su hijo era tan exclusiva que la entonces directora de The Sun y hoy directiva de News Internacional, el grupo madre en Europa, Rebekah Brooks, cada vez más en el ojo de la tormenta, fue la encargada de llamar a los Brown para decirles que estaba al tanto de los problemas de Fraser, de cuatro meses de edad, cuyo diagnóstico todavía no había sido confirmado al mismo Brown.

Según The Guardian, Scotland Yard halló continuas alusiones a Brown y su esposa Sara en los documentos incautados al investigador privado Glenn Mulcaire, un colorido personaje, ex futbolista, condenado en 2006 a seis meses de cárcel por el caso, detenido el pasado viernes y puesto en libertad bajo fianza. “Estamos conmovidos por el grado en que interfirieron en nuestra vida privada”, señalaron los Brown en un comunicado. Mientras tanto, la BBC reveló un correo electrónico en el que el otro condenado por el caso, el ex editor de temas reales del dominical, Clive Goodman, le pide dinero para pagar a un miembro de la policía real nada más y nada menos que a Andy Coulson, entonces editor del News of The World y luego jefe de prensa del ex primer ministro David Cameron, cargo al que renunció a principios de enero. En la Cámara de los Comunes, el líder de la oposición Ed Miliband atacó a Cameron por no asistir al recinto y explicar su relación con Coulson. “Este tema es crucial para la integridad del primer ministro. ¿Puede el ministro de Cultura informarnos si es cierto que el primer ministro recibió advertencias para que no incorporara a Andy Coulson al gobierno? El primer ministro tiene que dar explicaciones y pedir perdón por su terrible error”, dijo Miliband.

La adquisición de BSkyB, que hace una semana parecía garantizada gracias a las excelentes relaciones del grupo Murdoch con los conservadores, hoy está en serias dificultades. La Comisión de Competencia tiene unos seis meses para expedirse sobre el tema, algo que le dará aire al grupo para recomponerse y evitar que se le escurra de las manos un negocio que, el año pasado, dio ganancias de alrededor de mil millones de libras. Al paso que van las cosas, no está muy claro que la operación pueda superar los obstáculos políticos del escándalo. Murdoch no es el único en problemas. Además del primer ministro, David Cameron, que ha quedado mareado y contra las cuerdas, la policía misma está cada vez más cuestionada a nivel institucional. En la Cámara de los Comunes, el diputado laborista Chrys Bryant señaló que la policía había mentido al Parlamento al decir que no había pruebas ni indicios de que diputados y políticos hubieran sido espiados de manera sistemática. Hoy dos policías clave en toda la saga tendrán que prestar testimonio ante la Comisión del Interior de la Cámara. El actual subcomisario John Yates decidió en 2009 no reabrir la investigación y admitió que había cometido un grave error. Por su parte, Andy Hayman, a cargo de la primera pesquisa, insistió en 2006 que se trataba de un caso aislado y un año más tarde, poco después de su renuncia, pasó a trabajar para el The Times, diario del grupo Murdoch.

Compartir: 

Twitter
 

Murdoch enfrenta serias dificultades para poder superar los obstáculos políticos del escándalo.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared