EL MUNDO › PIDIO CONCESIONES PARA UN ACUERDO SOBRE EL RUMBO ECONOMICO

Obama presiona a la oposición

El gobierno demócrata aspira a lograr un consenso que permita subir el techo de la deuda pública. A cambio de recortes sociales, exige que se acepte el aumento de impuestos a los más ricos de Estados Unidos.

 Por David Usborne *

Sin dar rodeos, el presidente Barack Obama les dijo a los líderes republicanos ayer que era tiempo de tomar duras decisiones para resolver la crisis presupuestaria de Estados Unidos y que se negaría a firmar un paquete provisorio simplemente para evitar hacer caer en el default a la deuda de 14,29 billones de dólares del país. El momento es propicio para “llegar a un acuerdo”, dijo. A cambio, le pidió a la oposición que haga concesiones como, por ejemplo, que acepte un alza de los impuestos a los millonarios.

El presidente subió las apuestas diciendo que era el momento de abordar todos los temas que llevaron a Estados Unidos al borde de la bancarrota. Sus riesgos en este juego sólo parecen aumentar. Los economistas advierten que sin un acuerdo en subir el techo de la deuda pública –establecida legalmente en 14,29 billones– para la fecha tope del 2 de agosto, Estados Unidos podría verse forzado a entrar en cesación de pago por su deuda por primera vez en su historia. Las repercusiones de ese hecho serían destructivas para la frágil recuperación del país de la economía global.

“Vamos a lograr hacer esto para el 2 de agosto”, aseguró Obama ante las cámaras de televisión. Lo dijo, sin embargo, aun cuando los obstáculos para un acuerdo eran tanto más visibles. Algunas importantes figuras republicanas, incluyendo a candidatos presidenciales como Michele Bachmann, del Tea Party, siguen declarando que no quieren permitir otro aumento en el techo de la deuda, cualquiera sea el acuerdo al que se llegue. También lo dijo su contrapartido republicano, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner: “No veo un camino hacia un acuerdo si no cambian de opinión”.

Por su parte, Obama se está preparando para aceptar algunas de las reducciones en los programas de seguridad social que han sido vacas sagradas para su partido desde los días de Franklin Roosevelt. A cambio, está pidiendo que los republicanos acepten un alza de los impuestos a los más ricos, a fin de incrementar los ingresos del Estado.

Obama expuso ante la prensa sobre las negociaciones para aumentar el techo del endeudamiento público de Estados Unidos. “Es preciso un compromiso de los republicanos y de los demócratas”, dijo el presidente norteamericano. El mandatario sostuvo que habrá reuniones “todos los días hasta que se llegue a un acuerdo” sobre el plan de reducción del déficit y de la deuda. “Seguiremos presionando para un acuerdo lo más amplio posible” en el ajuste fiscal y la reducción de la deuda, dijo el presidente demócrata.

La misma base política de Obama sigue sospechando de que se esté preparando para dar mucho en los recortes de gastos, mientras exige muy poco sacrificio a los republicanos sobre la cuestión de aumentar los ingresos. Pero se enfrenta a la realidad, sin embargo, que los republicanos poseen la mayoría en la Cámara de Representantes y tienen que votar por lo que se acuerda por él y por Boehner.

El presidente está tratando de presionar para lograr un acuerdo que reduciría el déficit por cuatro billones de dólares a lo largo de 10 años.

* Por The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Obama está dispuesto a reunirse todos los días con la oposición.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared