EL MUNDO › EL DE AYER ES EL PRIMER PARO CONVOCADO POR LOS TRABAJADORES DE LA ESTATAL DEL COBRE DE CHILE EN DIECIOCHO AñOS

Piñera dice que no quiere privatizar Codelco

Las nuevas autoridades que ingresaron en la compañía pusieron en marcha un agresivo plan de modernización que implica miles de despidos. Los trabajadores señalan que existen “señales” que tienden a la venta de la empresa.

 Por Christian Palma

Desde Santiago

“Gobernar un país no es fácil.” La frase pertenece al presidente Sebastián Piñera, quien ayer, luego de regresar de una visita de Estado a México, reconoció que quizá nunca podrá ganar “la batalla contra la delincuencia”, esto a pesar de que en su campaña presidencial fue uno de sus caballitos de batalla. “No hemos ganado y tal vez nunca vamos a ganar la batalla contra la delincuencia, porque la delincuencia está un poco en la naturaleza humana”, dijo. La declaración se enmarca en medio de los sombríos últimos sondeos que lo tienen con un nivel de rechazo histórico a un mandatario en este país a causa de diversas protestas estudiantiles, el reclamo a la probable construcción de hidroeléctricas en la Patagonia y una escasa comunicación de los avances a la ciudadanía, entre otros.

Sin embargo, ayer se sumó un nuevo actor –y de peso– a las movilizaciones. A las 5 de la mañana, los cerca de 16 mil trabajadores de planta de la estatal Corporación Nacional del Cobre (Codelco) y los 30 mil subcontratados iniciaron una huelga de 24 horas en todas las divisiones en protesta contra una reestructuración de la firma estatal, que apuntaría finalmente a su “privatización”, y malestar “en la forma de dirigir la firma cuprífera”, señalaron los líderes sindicales.

En Chuquicamata, la mina a cielo abierto más grande del mundo, la paralización se inició a las cero hora, cuando dirigentes bloquearon el ingreso al área industrial. El mismo cuadro se repitió en las divisiones repartidas desde la II a la VI región: Radomiro Tomic, Andina, El Teniente, Ventanas y Gaby.

El presidente de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC), Raimundo Espinoza, exigió al gobierno aclarar “ahora” si la mina Gabriela Mistral pasará a una sociedad anónima. “Que lo diga ahora: que diga el gobierno, el presidente ejecutivo, el ministro de Minería que las pertenencias de Gabriela Mistral no van a ser traspasadas a esta sociedad anónima y que el presidente (Piñera) no va a firmar el decreto. No somos tontos, nos damos cuenta de lo que está sucediendo”, dijo Espinoza, a una radio nacional.

El día elegido para protestar no es menor. El 11 de julio de 1971, el gobierno de Salvador Allende “nacionalizó el cobre”, es decir, el Estado tomó posesión de todos los bienes de las empresas extranjeras productoras de cobre en Chile. Sólo el año pasado, Codelco entregó excedentes al fisco por seis mil millones de dólares. Con la paralización de ayer, las pérdidas se estiman en 40 millones del billete verde por día.

Los mineros tienen poder y lo saben. En plena dictadura de Pinochet, fueron de los pocos que se atrevieron a protestar con la cara descubierta, aun cuando varios de los suyos fueron asesinados o desaparecidos. El de ayer es el primer paro convocado en 18 años. Hasta anoche no se habían producido hechos de violencia ni dañado los equipos o instalaciones. Además, se han implementado las medidas necesarias para mantener turnos de emergencia, acordados con los mismos sindicatos, que permitan retomar la producción a partir de hoy.

Desde el gobierno, el ministro de Minería, Laurence Golborne –el mismo que se hizo célebre en el rescate de los 33 mineros de Atacama–, aseguró que no hay ninguna intención de privatizar Codelco. “No hay ninguna intención de privatizar Codelco. No es parte de las prioridades, o del programa de gobierno, no es parte de ninguna actividad que se esté haciendo en esa dirección”, dijo.

En medio de la última campaña presidencial, los dirigentes de la compañía apoyaron abiertamente la carta de la Concertación, Eduardo Frei, advirtiendo acerca de lo que justamente hoy reclaman.

Las nuevas autoridades que ingresaron a la compañía –el presidente ejecutivo, llegó de una gran transnacional– pusieron en marcha un agresivo plan de modernización que implica la reestructuración de operaciones y miles de despidos.

En este escenario, los diputados opositores pertenecientes a la Democracia Cristiana (DC) expresaron su solidaridad con los mineros y se sumaron a las acusaciones. Aldo Cornejo y Gabriel Silber “entendieron” la preocupación pues, obviamente, “estamos en presencia de una agenda encubierta que los directivos de la empresa no han querido reconocer”.

Para la ministra vocera de gobierno, Ena von Baer, “es un paro bastante incomprensible y absolutamente injustificado, porque se basa en una premisa que es absolutamente falsa. Codelco no se va a privatizar, eso se dijo en su momento en la campaña, está en el programa de gobierno, lo ha repetido el ministro de Minería, lo ha dicho el presidente Piñera”.

Los trabajadores señalan que si bien no existe un proceso explícito de privatización, existen “señales” que tienden a la venta de la empresa.

En esta jornada, la Cámara de Diputados rendirá un homenaje a los 40 años de la nacionalización del cobre en Chile, donde se esperan nuevos reclamos en contra del gobierno. Al final del día, dirigentes de los supervisores de Codelco señalaron que la totalidad de los trabajadores de la empresa se plegaron a la movilización.

Finalmente, Raimundo Espinoza sostuvo que el paro de 24 horas fue una “advertencia” para que Codelco tome en cuenta las exigencias de los trabajadores que rechazan una eventual privatización y para contrarrestar la “obsesión” del actual gobierno de deshacerse de los activos rentables del Estado, “afín con la línea de pensamiento de la derecha de que únicamente es eficiente lo privado”.

Compartir: 

Twitter
 

Los trabajadores de Codelco realizaron un paro de 24 horas con movilización en Santiago.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared