DEPORTES › TENIS > SCOTLAND YARD INVESTIGA AL CORDOBéS POR EL CASO DE QUEEN’S

Nalbandian, el fugitivo de la Reina

La policía británica inició una investigación por presunta agresión, luego de que el domingo lastimara a un juez de silla después de una patada. También la ATP lo tiene en la mira, en este caso “por conducta contraria a la integridad del tenis”.

 Por Sebastián Fest

Hasta la mañana del domingo las referencias sobre David Nalbandian eran claras: gran talento, irregulares resultados, ex número tres del mundo, finalista de Wimbledon, campeón del Masters. Pero la imagen es ahora otra: la del hombre que perdió la cabeza con consecuencias nunca vistas en la historia del tenis. El cordobés está sometido ahora a una doble investigación: la de la policía británica por “presunta agresión” y la de la ATP por “conducta contraria a la integridad del juego”. Los medios de todo el mundo le dieron amplio espacio a la insólita patada de Nalbandian a un juez de línea en la final de Queen’s.

“Estamos al tanto del incidente ocurrido en el torneo el 17 de junio. Una denuncia fue presentada en la Policía Metropolitana y se está investigando. La denuncia es por presunta agresión”, dijo un portavoz de Scotland Yard. “Hay una investigación que ya comenzó”, señaló a este cronista Nicola Arzani, portavoz de la ATP. “Está a cargo del departamento de reglas y regulaciones”, añadió el portavoz.

El juez de línea fue herido al patear Nalbandian el cajón de madera en el que éste estaba ubicado. Al impactar el cajón con su pie, el argentino dio en la tibia del juez de línea dejándole una herida sangrante. El agredido no aceptó las disculpas del argentino.

Nalbandian fue descalificado del torneo y perdió la final, que iba ganando 7-6 (7-3), 3-4 ante el croata Marin Cilic. Perdió todos los puntos ganados en la semana, debió pagar su estadía en el hotel –que le pagaba el torneo–, se expone a una multa de hasta 10.000 euros (unos 12.600 dólares) y tampoco cobró el premio de 60.000 dólares previsto para el finalista. Pero para un hombre que es dueño de una considerable fortuna, el dinero es lo de menos. Lo más duro para Nalbandian es que el domingo hundió en las sombras, y habrá que ver por cuánto tiempo, su carrera tenística. Desde hoy su nombre ya no se asocia al gran jugador que llegó a ser, sino al desquiciado deportista que pateó a un juez de línea.

“A John McEnroe le quitaron una vez su membresía honoraria del Queen’s Club después de insultar a la esposa del entonces presidente de la entidad. Otros jugadores lanzaron insultos y rompieron raquetas, pero lo de David Nalbandian va más allá de todo lo visto”, escribió The Guardian. “De haber hecho lo mismo en uno de los pubs cercanos al Queen’s Club estaban dadas todas las posibilidades de que el argentino fuera arrestado”, destacó el Daily Mail.

La web de la televisión canadiense CBC ironiza burlonamente sobre el asunto. “En caso de que no lo haya visto aún: el ‘foot-fault’ de Nalbandian” titula, con fotos y videos del incidente.

En su disculpa, Nalbandian incluyó críticas a la ATP, que respondió con sucinta elegancia en un comunicado que ignora las palabras del argentino. Horas después anunció la investigación. “Gaucho descalificado”, resumió el suizo Blick, el más leído del país. El Universal de México fue contundente: “Le sale ‘lo argentino’ a Nalbandian”.

No es la primera vez que Nalbandian pierde el control. En enero se lo acusó de arrojarle agua a un médico tras un control antidoping, pero hubo otras situaciones que no alcanzaron trascendencia pública. Deporte en el que las reglas y la caballerosidad son aspectos valiosos, el tenis se sacudió con la violencia del argentino. También en el Reino Unido, donde la web de la BBC fue escenario de un intenso debate. “¿Cuánto va a tardar la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en hacer un asunto político de esto?”, se preguntó un lector, con la tensión entre Londres y Buenos Aires por la disputa de soberanía de las islas Malvinas como telón de fondo. Otro lector se encargó de responderle: “Las reacciones que vi de Argentina fueron casi unánimes en cuanto a condenar el hecho, un fuerte contraste con la bizarra y ambigua reacción británica. Kirchner sería muy poco inteligente si se pusiera de parte de Nalbandian”.

El apartado del libro de reglas de la ATP en el que se contempla la “conducta contraria a la integridad del juego” es potencialmente peligroso para él. Según el ente rector del tenis masculino, la “reputación favorable de la ATP” es “un patrimonio que crea beneficios tangibles” para todos sus miembros. Por lo tanto, “los jugadores, sus entrenadores y familiares deben abstenerse de comportarse en forma contraria a la integridad del tenis”. El violar ese apartado del libro de reglas puede significar una multa “de hasta 100.000 dólares y/o una suspensión para jugar en el circuito de la ATP y en el de challengers por un período de hasta tres años”. Queda por definir si Nalbandian jugará Wimbledon a partir de la semana próxima, una decisión que no está en manos de la ATP, sino de las autoridades del muy tradicional y riguroso All England Lawn Tennis and Croquet Club.

Compartir: 

Twitter
 

Nalbandian, convertido en reo del tenis.
Imagen: EFE
SUBNOTAS
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.