DEPORTES › SIN JUGAR BIEN, RIVER VENCIO 2-0 A UNION EN EL MONUMENTAL

La diferencia la hizo con Mora

El conjunto de Almeyda volvió a la victoria gracias a dos goles del uruguayo, aunque la imagen final fue de más dudas que certezas. Ledesma, que jugaba por Ponzio, se fue expulsado. Los santafesinos llevan 18 partidos sin ganar.

Se reencontró con la victoria, aunque las sensaciones que dejó no fueron las mejores. Si bien River derrotó 2-0 a Unión gracias a dos goles de Rodrigo Mora, su rendimiento estuvo lejos de lo esperado y su triunfo sólo estuvo justificado en la debilidad de su rival, que ya suma 18 partidos sin victorias, que está hundido en el último lugar de la tabla de los promedios y que es el peor equipo del certamen. A pesar de la victoria, los hinchas expresaron su descontento con la gestión del presidente Daniel Passarella con cantitos en su contra.

El primer tiempo se iba en medio de bostezos, entre la impotencia de River por quebrar el orden defensivo de Unión y la impericia de los santafesinos para aprovechar todas las ventajas que daba un esquema 3-4-3 que pretendió implementar Almeyda, con espacios en el fondo y casi nula creación en la zona de tres cuartos de campo. Sin embargo, un tiro libre rápido de Mercado le dio a Carlos Sánchez la posibilidad de enviar un centro que Mora, con una pirueta, se encargó de transformar en el gol del desahogo. De esa manera, River disimuló una actuación pobrísima, tanto por lo poco que generó como por las debilidades del rival.

La segunda etapa no fue muy diferente, aunque la ventaja parcial le dio a River algo más de tranquilidad para intentar generar juego. Además, le permitió mantener algo de orden defensivo, que le sirvió para no pasar grandes sobresaltos en su arco, más allá de la jugada que determinó la salida del golero Marcelo Barovero con un desgarro: afectado por la molestia muscular, el ex Vélez pifió en un saque de arco y le regaló el balón a Chiapello, pero el juvenil delantero se apresuró y remató, de primera, a cualquier parte, sin percatarse de que el arquero prácticamente no podía oponer ninguna defensa.

Sin fútbol asociado y con individualidades que no terminaban de aparecer, River encontró la definición del partido a partir de un error de la visita y la combinación de sus dos mejores hombres, Sánchez y Mora. Donnet quiso hacer un cambio de frente con Barisone, que se dejó anticipar y permitió que Sánchez le robara el balón. Con superioridad numérica, el volante asistió al goleador, que pifió en primera instancia, pero ese toque con su pierna de apoyo le facilitó dejar en el camino a Perafán y definir con el arco vacío. Así River liquidó el encuentro, aunque no despejó sus dudas, más allá del análisis de Almeyda: “Tuvimos mucha paciencia para manejar la pelota y buscar el arco rival. Nunca nos desesperamos, no apelamos al pelotazo. Eso es lo que más rescato del equipo”.

Compartir: 

Twitter
 

Mora volvió a ser determinante para River: dos goles para el triunfo.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.