DEPORTES › ANTIDOPING A PILOTOS DE F1

Rápidos y furiosos

Lejos de llenar el tanque, tuvieron que vaciarlo y de la manera más inoportuna. Al menos cuatro pilotos de Fórmula 1 fueron sorprendidos el martes bien temprano por oficiales de la Agencia Mundial Antidoping para efectuarles controles inesperados, a diez días del inicio del Mundial 2013.

“Llegaron a mi casa a las 6.42 de la mañana”, informó el ex campeón mundial Fernando Alonso (foto), piloto de Ferrari, uno de los sometidos al control. El mexicano Sergio Pérez (McLaren) y el australiano Daniel Ricciardo (Toro Rosso) también pasaron la prueba. “Se hace difícil orinar de repente en tu hogar con alguien mirándote por encima del hombro”, señaló el australiano, que el año pasado estuvo en una exhibición por las calles de Buenos Aires.

La discusión sobre si el consumo de drogas es útil en una actividad deportiva tan peculiar como la Fórmula 1 continúa latente, pero lo cierto es que la Federación Internacional del Automóvil (FIA) adhirió al código antidoping en diciembre de 2010, siguiendo la estela de las federaciones deportivas más importantes y adoptando por lo tanto el listado de sustancias prohibidas referenciado por el Comité Olímpico Internacional, pese a que la FIA no es parte del COI.

Desde esa adhesión, es la primera vez que la WADA realiza estos tests generalizados, que son más comunes en otros deportes, como el tenis o el básquetbol, y tan comunes en los meses previos a los Juegos Olímpicos.

El último test antidoping realizado a un piloto de Fórmula 1 ocurrió en 2009, cuando Nico Rosberg fue testeado durante sus vacaciones en España. En esa época, Rosberg corría para Williams, la escuadra que hoy envió un mensaje de condolencias a la familia del fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez. El primer piloto del equipo es Pastor Maldonado y Pdvsa, la petrolera estatal venezolana, es su principal sponsor.

El año pasado, Mark Webber, el compañero del campeón mundial Sebastian Vettel, criticó a la FIA “porque nunca hizo controles serios” en referencia a los antidoping. El último control generalizado en un Grand Prix de F-1 tuvo lugar en 1995. En 2002, el checo Tomas Enge perdió el título de la Fórmula 3000, por entonces antesala de la F-1 (hoy GP2), cuando un antidoping después de la última carrera dio positivo. Enge había fumado marihuana, que figura en los códigos como sustancia prohibida, y pasó 18 meses suspendido sin poder correr.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.