DEPORTES › SAN LORENZO AGUANTO EL PARTIDO Y VENCIO 1-0 A COLON EN SANTA FE

De la mano de Migliore y Tito

Con una gran actuación de su arquero y un gol en contra con el puño de Ramírez, el equipo de Pizzi se llevó la victoria, a pesar de que se quedó con diez hombres en el primer tiempo por la expulsión de Cetto. Sensini presentó su renuncia.

Ramírez mete la mano y manda la pelota a la red, justo antes de que llegara Kalinski.
Imagen: Télam.

Los lugares comunes hablarán de “la mano de Dios”, de la ayuda divina, del milagro de San Lorenzo en Santa Fe o del triunfo del equipo del papa Francisco. Pero lo cierto es que el conjunto de Juan Antonio Pizzi logró un triunfo por el que no hizo demasiado, aunque tuvo el mérito de haberlo conseguido con un jugador menos durante más de una hora de partido por la expulsión de Mauro Cetto cuando promediaba la primera mitad.

Más que la mano de Dios, el triunfo de San Lorenzo tiene su explicación en otras manos. Por un lado, las de Pablo Migliore, la figura de la cancha, clave para que su equipo mantuviera el cero en el arco propio. Y por otro, el puño derecho de Rubén Ramírez, que en su afán de evitar el tanto de Kalinski se llevó la pelota por delante y marcó el único gol del encuentro. El resto son juegos de palabras para sacar una sonrisa.

El desarrollo del partido fue parejo, con dos equipos que no podían adueñarse del trámite. Sin embargo, los de Pizzi sufrieron bastante en la primera etapa porque Colón, pese a disponer menos tiempo la pelota, se mostró más incisivo y capitalizó errores defensivos para crear peligro en el arco rival. Allí fue cuando empezó a aparecer Migliore, fundamental al taparle un mano a mano a Gigliotti, que no lo pudo vencer con un derechazo dentro del área chica a los 25 minutos de la primera etapa, en la oportunidad más clara del conjunto local.

Un rato más tarde llegó la expulsión de Cetto, por un aparente insulto al árbitro Sergio Pezzo-tta, y allí cambió la escenografía del juego. Colón se adelantó en el terreno y San Lorenzo se tiró unos metros hacia atrás, con Mercier como un defensor más junto a Alvarado. Recién en la segunda mitad Pizzi rearmó la defensa con el ingreso de Kannemann como lateral izquierdo, pasando a Gentiletti como zaguero. A esa altura, lo de San Lorenzo pasaba por aguantar con la seguridad de Migliore y aprovechar todas las limitaciones y la apatía de Colón a medida que transcurrían los minutos.

Hasta que llegó un corner desde la izquierda, Jara peinó en el primer palo y Ramírez metió la mano. Así San Lorenzo encontró el gol que no merecía, pero que le valió un triunfo clave e inesperado. Y para que aparezcan todos los chistes con referencia al milagro y el papa Francisco.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.