DEPORTES

Hasta aquí llegó Lunati

La AFA le anticipa el retiro: por razones físicas y mentales no le darán más partidos y, cuando el 30 de junio venza su contrato, será historia. No tiene en cuenta las intimaciones del árbitro.

 Por Gustavo Veiga

Pablo Lunati dirigió Arsenal 3, San Martín de San Juan 2, el lunes 18 de marzo de 2013 y todo parece indicar que será el último partido en su trayectoria como árbitro. Su retiro forzoso comenzó cuando lo denunció la AFIP ante la Justicia federal por evadir impuestos. Pero su situación se complicó a comienzos de esta semana, cuando la AFA le comunicó oficialmente que no dirigirá por razones psicofísicas. Lo hizo mediante una carta documento en respuesta a otra que le había enviado el referí el jueves pasado. En ella, Lunati intimaba a la asociación para que en 24 horas lo designara en algún partido. La respuesta fue negativa, porque anteayer no se lo incluyó en la nómina de jueces que dirigirán la décima fecha del torneo de Primera División.

El controvertido árbitro que investigó la AFIP por una presunta defraudación de 3.141.584 pesos cometida en 2009, 2010 y 2011 no trabaja desde aquel encuentro disputado hace hoy exactamente un mes, en el estadio Julio Humberto Grondona. “Mientras él no esté bien física y psíquicamente, no lo vamos a designar”, le dijo una alta fuente de la AFA a Página/12. Lunati había mandado una intimación por carta documento para que se lo incluyera entre los diez referís que dirigirán el próximo fin de semana. Pero desde la AFA se le respondió con la observación sobre su estado físico y mental.

Ese argumento disimula el verdadero motivo por el cual se le anticipó el retiro definitivo al juez, que operaría después del 30 de junio de 2013, cuando venza su contrato con la asociación que preside Grondona. La razón –confió la misma fuente– es que la AFA no quiere enfrentarse con la AFIP, que por carta documento le comunicó que en “caso de que así lo estime” tome “las medidas administrativas pertinentes” con su empleado sospechado de evasión y lavado de dinero.

A Lunati se le extendió su contrato que vencía a fines de 2012 por un semestre más, hasta el próximo 30 de junio. Es muy posible que, como falta poco más de dos meses para que se cumpla esa fecha, el árbitro esté parado hasta el vencimiento de su relación laboral y después quede desocupado. El próximo 6 de mayo cumplirá 46 años y superará el límite de edad para dirigir en partidos del campeonato local de Primera División. Esa situación le puede permitir a la AFA hacer la plancha con su caso hasta que finalice el contrato que une a las dos partes.

La negativa a designarlo deja a Lunati ante la posibilidad de iniciar una demanda laboral o presentar una acción de amparo para que la AFA le asigne tareas. Este segundo caso tiene un antecedente: cuando Fabián Madorrán fue separado del plantel arbitral, interpuso una medida cautelar y una jueza lo autorizó a dirigir. Pero la asociación no varió su postura y se negó a darle partidos. ¿Podría ocurrir ahora otro tanto con Lunati? Los dos referís eran amigos y socios en una actividad comercial.

Pedro Castellino, un instructor de árbitros mendocino que cuestionó públicamente los desempeños de ambos, dijo en diciembre de 2009: “Lunati tiene un auto de 250.000 pesos u 80 mil dólares. El arbitraje no da para eso. Era socio del fallecido Fabián Madorrán en un par de cybers y después se separaron. Como dice el dicho: si no lo veo, no lo creo... Pero cuando se habla mucho hay que investigar. Este chico tiene locuras y cosas que no condicen con lo que es el arbitraje”.

En la AFA decidieron anticiparle el retiro y no lo hicieron por convicción plena. Tuvo que intervenir la AFIP en el caso de presunta evasión y entregar una nota para que los dirigentes se dieran cuenta. Tarde, una vez más, el poder del fútbol no quiere salpicarse y entrega la cabeza de un árbitro cuestionado.

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared