EL PAIS › DIPUTADOS DIO MEDIA SANCION A TRES PROYECTOS DE REFORMA DE LA JUSTICIA

La publicidad y el ingreso

Las iniciativas aprobadas son la publicación de las declaraciones juradas de los funcionarios de los tres poderes y las resoluciones judiciales de tribunales superiores. También el ingreso por concurso al Poder Judicial.

 Por Miguel Jorquera

El oficialismo, sus aliados y un puñado de opositores le dieron media sanción a los tres proyectos que ingresaron a la Cámara de Diputados como parte de las iniciativas del Gobierno para la “democratización de la Justicia”: la publicación a través de Internet de las declaraciones juradas patrimoniales de los funcionarios de los tres poderes, incluidos los jueces, y las resoluciones de la Corte Suprema y los tribunales superiores del fuero federal, además del “acceso igualitario” al Poder Judicial. El grueso del arco opositor –UCR, PJ anti k, FAP, PRO, CC y P. Sur– no se refirió en detalle a la letra de las iniciativas sino que rechazó lo que consideró “la versión más light” de un paquete “para subordinar la Justicia al poder de las mayorías”. Los proyectos pasarán ahora al Senado, mientras que Diputados discutirá la semana que viene los temas más controvertidos, que hoy todavía se debaten en la Cámara alta.

Tras diez horas de discusión, el oficialismo consiguió el objetivo de darle media sanción a los proyectos del Gobierno. La primera votación sobre el “ingreso democrático e igualitario al Poder Judicial” cosechó 133 votos a favor y 109 en contra. La publicación obligatoria de las declaraciones juradas patrimoniales de los funcionarios de los tres poderes del Estado, incluidos los jueces, alcanzó 136 votos a favor –su sumaron los sindicalistas díscolos Facundo Moyano y Omar Plaini además del radical correntino Rodolfo Fernández– con 106 contrarios. La publicación por Internet de las resoluciones de la Corte Suprema y los tribunales superior del fuero federal sumó 140 votos contra 101, con el aporte de cuatro diputados de la Unidad Popular-FAP, salvo Víctor De Gennaro, y la desalotista Estela Garnero.

El cierre de los jefes de bloque resumió gran parte del debate. El abanico opositor sólo realizó objeciones parciales y privilegió unir esfuerzos contra la reforma de la Justicia en general, que considera “inconstitucional” y que propone “domesticar la justicia”.

“Votamos en contra, no porque no queramos una Justicia menos conservadora y con vestigios menos elitistas, sino porque no creemos en la sinceridad de la propuesta del Gobierno. El objetivo es que los jueces respondan al poder de la mayoría”, resumió el radical Ricardo Gil Lavedra. Margarita Stolbizer, en nombre del FAP, definió los proyectos como el “uso y abuso del poder mayoritario que quiere una Justicia disciplinada, controlada y funcional al poder”. “El oficialismo ha reconocido que quiere cambiar la democracia para que deje de ser el sistema de gobierno de un pueblo con derechos y pase a ser el gobierno de los K sin límite y sin ley”, sumó el macrista Federico Pinedo.

Agustín Rossi fue el encargado de responderle a la oposición. “Es un debate pendiente en los 30 años de democracia. Todos los funcionarios de los otros poderes, sindicalistas, empresarios, y hasta periodistas, fuimos interpelados por la sociedad, menos la Justicia”, dijo el jefe de los diputados k, y señaló que el oficialismo quiere “un Poder Judicial independiente, no oscurantista, comprometido con la sociedad y el conjunto de los argentinos”.

Reclamó a la oposición un debate “más constructivo”, cuando la semana próxima se discutan el resto de los proyectos. “¿Cómo le van a decir a la gente ‘no quiero que ustedes voten, no están capacitados, los jueces y los abogados si’? ¿Por qué le temen tanto a la voluntad popular?”, cuestionó Rossi, adelantando el debate sobre el Consejo de la Magistratura.

Debate caliente

La kirchnerista Diana Conti se encargó de abrir el debate y defender los proyectos del Gobierno junto al abogado laboralista Héctor Recalde, Jorge Landau y Pablo Kosiner.

“Estar en contra de este proyecto es estar a favor del oscurantismo de los funcionarios judiciales”, dijo la presidenta de la Comisión de Asuntos Constitucionales. “El Poder Judicial debe ser democratizado, plural, no debe ser corporativo, no debe ser de una gran familia, debe tener vocación de resolver conflictos. Creemos que (los jueces) están en deuda con eso y queremos proponer medidas tendientes a provocar esa democratización”, fundamentó luego.

“No quiero que pase desapercibido algo: el tema de dar información sobre los juicios implica un riesgo, y es que las cámaras empresarias registren quienes son los trabajadores que hacen juicio contra las empresas para no tomar a esos trabajadores. Por eso se resguarda el derecho de los trabajadores en cuanto a la publicidad de las sentencias”, dijo Recalde para explicar una de las modificaciones que el oficialismo introdujo a los textos originales de los proyectos.

Unidad de acción

La oposición también tuvo otra hora para exponer los dictámenes de rechazo que rubricaron la UCR, el PJ anti k, el FAP y el PRO. Los radicales Manuel Garrido, Juan Tunessi, la peronista Graciela Camaño, el socialista Juan Carlos Zabalza y la macrista Laura Alonso se encargaron de argumentar la postura política del abanico opositor. “Los sostenedores del populismo proclaman la teoría de las mayorías electorales, que nadie desconoce y que todos respetamos, pero hacen una traslación donde quién gana las elecciones puede tener mayoría en los tres poderes. Ello no es así”, puntualizó Zabalza. “Teniendo de puño a los jueces estamos garantizando la impunidad de los corruptos”, lanzó Camaño. “Se legisla a paso militar para demoler el Poder Judicial y las garantías de los ciudadanos”, gritó Alonso.

Elisa Carrió y el díscolo riojano Jorge Yoma conservaron sus propios dictámenes para reservarse un tiempo destacado para cargar contra el Gobierno. “Estamos en vísperas. Mañana, mientras el Senado seguirá con estos proyectos, muchos argentinos que creemos en la paz, la república y el humanismo vamos a estar en la calle”, vaticinó y arengó la chaqueña para promocionar la movilización opositora denominada “18A”.

Carrió cuestionó en duros términos al kirchnerismo por la “polarización ideológica” y hasta comparó la estrategia comunicacional del oficialismo con el “fascismo”. “Si dijimos que no hay obediencia debida para los que tornaron superfluas a las personas, no debe haber obediencia debida a declarar superflua a la Constitución Nacional para salvar el enorme miedo de una familia a explicar millones y millones de euros de un hombre que está muerto y que iba por todo”, concluyó.

Yoma siguió la misma línea que Carrió. “La gente saldrá mañana, como en el ’87 cuando los carapintadas salieron a violar las leyes y no a defender a (Raúl) Alfonsín sino a defender la constitución. Mañana van a salir los ciudadanos con la Constitución en la mano”, presagió el riojano. Después desafió al oficialismo, que le cuestiona su continuidad al frente de la Comisión de Justicia. “Uno me mandaba al psicólogo, otro al gauchito Gil. Es verdad que estoy en la comisión en representación del FpV, pero también saben a quien pusieron: no a un recluta. Voy a seguir al frente de la Comisión de Justicia”, sentenció. Al final votó en contra de todos los proyectos del Gobierno.

Compartir: 

Twitter
 

La votación sobre el ingreso logró 133 votos, las declaraciones juradas, 136 y la publicidad de los fallos, 140.
Imagen: Télam
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared