DEPORTES › EN UNA BOMBONERA SIN HINCHAS, BOCA LE GANO A COLON Y CORTO EL MALEFICIO

Esas cosas de ver para creer

Con una buena actuación de Acosta y un gol de cabeza de Martínez, el equipo alternativo de Bianchi rompió la racha negativa de doce partidos sin victorias. Pese al vacío del estadio, afuera hubo un gran operativo de seguridad.

 Por Juan José Panno

Ganó Boca y es noticia. Después de más de tres meses y de 12 fechas del campeonato Final, el equipo de Carlos Bianchi superó a Colón por 1 a 0 y saltó algunos peldaños en su carrera en este torneo, limitada exclusivamente a escaparle al fondo de la tabla y de paso engrosar un poco el promedio, por las dudas. Unas mil personas, entre suplentes, árbitros, bomberos, policías, alcanzapelotas, periodistas, fotógrafos, dirigentes y colados fueron testigos del acontecimiento. En las inmediaciones, en la esquina de Pinzón y Palos, otro millar de personas entre barras e hinchas autoconvocados por las redes sociales hicieron el aguante y trataron de hacerse oír con sus cantos, sus bombos y su pirotecnia. Cuando Boca salió a la cancha sonaron muchísimos petardos para dar cuenta de que ellos estaban ahí para dar aliento y ahí se quedaron hasta el pitazo final, aunque sus voces nunca llegaron al estadio vacío. En realidad, en la cancha no se escuchaba más que el murmullo de las voces de los relatores que transmitían desde el palco de periodistas, al aire libre. Mucho no se escuchaba y asociado a esos ruidos molestos, el partido fastidió muchísimo, especialmente en el primer tiempo. Cancha desnuda y juego vacío, lento, aburrido. Lo mejor del primer tiempo fueron dos remates de media distancia de Pol Fernández, uno de los cuales se estrelló en un palo y una buena entrada del chiquito Urribarri, bien tapada por Orion.

Una de las claves del triunfo de Boca fue Lautaro Acosta, que metió algunos desbordes en el arranque para ilusionar un poquito y en el segundo tiempo generó la jugada del único gol. Se fue por la punta, escapando a la marca de Urribarri, metió el centro para la cabeza del Burrito Martínez, que muy libre le dio con el parietal derecho hacia abajo, contra el palo derecho de Pozo. El arquero de Colón resbaló, dudó, no mostró seguridad en el manotazo que le tiró a la pelota y completó la secuencia para que Boca consiguiera su gol. El primero del Burrito Martínez en la Bombonera, y los hinchas solo pudieron verlo por televisión.

A Colón le quedaba margen para intentar una reacción, pero desperdició gran parte de ese tiempo con sus timoratos avances que la endeble defensa de Boca resolvía con alguna dificultad. La segunda etapa fue tan mala como la primera, pero al menos flotaba la sensación de que podía llegar a concretarse algún gol. Cuando Colón se decidió dejó tres en el fondo y luego de la expulsión de Urribarri a los 28 minutos, defendió con dos y le abrió a su rival caminos para la contra. Y cuando Boca tomó conciencia de que la victoria estaba cerca se metió atrás y cometió variados errores. Pudo llegar al empate del cuadro visitante en un cabezazo de Graciani que salvó sobre la raya el Chiqui Pérez de chilena y más tarde con un cabezazo tremendo de Ramírez que el arquero salvó casi milagrosamente y con otro de Caire que también resolvió el 1 de Boca.

Ganó Boca es noticia. Más noticia hubiera sido que jugara bien. Pero no dio para tanto.

Compartir: 

Twitter
 

Sánchez Miño le pega a la pelota en el tiro de esquina. De fondo una Bombonera vacía.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared