DEPORTES › OLIMPISMO ESTAMBUL, TOKIO Y MADRID MUESTRAN VIRTUDES Y OCULTAN DEFECTOS

Recta final de una carrera al rojo vivo

El sábado se definirá en Buenos Aires, en la asamblea que celebrará el COI, cuál de estas tres ciudades se quedará con la organización de los Juegos Olímpicos 2020. Aquí los puntos fuertes y débiles de cada una de las candidatas.

 Por Sebastián Fest

Estambul busca demostrar que no está derrotada; Tokio insiste en que la radiación nuclear liberada por la central de Fukushima es inofensiva y Madrid tiene los nervios a flor de piel ante un triunfo que parece posible: en su recta final, la carrera por los Juegos Olímpicos de 2020 está al rojo vivo.

“El nivel de radiación en Tokio es el mismo que en Londres, París o Nueva York”, dijo ayer Tsunekazu Takeda, jefe de Tokio 2020, en una Buenos Aires convertida ya en capital del olimpismo mundial. La reciente fuga de agua radiactiva en la planta de Fukushima, gravemente dañada durante el terremoto y posterior tsunami que sacudió a Japón en marzo de 2011, complica a Tokio.

La capital japonesa está considerada junto a Madrid como la favorita a conquistar el sábado la sede de los Juegos, con Estambul algo desinflada en las últimas semanas. Sin embargo, el problema nuclear que afecta al país podría costarle algunas cruciales simpatías por parte de los miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) en su asamblea general.

Lo de Madrid es muy diferente: si un año atrás la candidatura de la capital española vivía abrumada por preguntas sobre la crisis económica del país, el panorama hoy apunta a la posibilidad de una victoria sobre Tokio, todo un sueño para los españoles, que no quieren que nadie ni nada lo arruine. Así, al revisar en la noche del martes al miércoles los periódicos españoles de ayer, la gente de Madrid 2020 se encontró con un artículo de El Mundo, uno de los principales medios del país, que le erizó la piel con su titular a cuatro columnas en primera plana: “50 de los 98 miembros del COI han prometido votar a Madrid”. “No sabemos de dónde sale esa información, pero además es algo imposible de afirmar”, dijeron a la agencia alemana dpa diversas fuentes de la candidatura, preocupada por el efecto que el artículo pueda generar en el COI: temen que se les eche en cara cierta soberbia, que se los vea saboreando una victoria que no se produjo.

Con el príncipe Felipe a la cabeza, heredero de la corona española, Madrid está trabajando en un ambiente mucho mejor al imaginable un año atrás, cuando la amenaza de un “rescate” de la economía del país ponía serios interrogantes a la candidatura. La actuación del príncipe Felipe fue elogiada ayer con entusiasmo por Ana Botella, alcaldesa de Madrid. “Está estupendo”, dijo a dpa Botella, que no se refería al aspecto físico del hijo del rey Juan Carlos, sino a su papel en los exigentes ensayos de la presentación final ante el COI que Madrid viene celebrando en el segundo subsuelo del Hotel Hilton, sede de la asamblea. “Es nuestro capitán”, sintetizan en Madrid 2020 cuando se les pregunta por el papel de Felipe de Borbón, al que ayer se sumó el basquetbolista Pau Gasol como gran estrella del deporte.

Si Madrid se preocupa por la “sintonía fina”, por lograr que los discursos de la presentación suenen “espontáneos y cálidos”, en Estambul la misión es otra: contrarrestar la imagen instalada en las últimas semanas de que la metrópoli turca quedó retrasada en la carrera. “Hay una sensación real de optimismo en nuestro campamento”, aseguró ayer Emir Turam, asesor de comunicaciones de Estambul 2020, que en los últimos meses sufrió varios golpes. Las revueltas populares en la plaza Taksim, que se iniciaron ya hace meses, volvieron a vivir un episodio violento en la noche del martes. La policía turca reprimió violentamente las protestas pacíficas celebradas en el centro de Estambul e hizo uso de balas de goma y carros hidrantes en una de las principales calles comerciales de la capital. La situación política en las fronteras turcas también podría afectar negativamente a Estambul, golpeada en su imagen además por la larga serie de casos de doping de atletas turcos en los últimos tiempos.

Así, un veterano dirigente deportivo y ex miembro del COI consideró ayer que la elección del viernes implica decidir “entre el menos malo”. “Esta es una votación por el menos malo. Yo estoy muy feliz de no votar”, dijo a dpa el italiano Francesco Ricci Bitti. Miembro del COI hasta 2012, Ricci Bitti preside la Asociación Internacional de Federaciones Deportivas Olímpicas de verano (Asoif) y mantiene una fuerte influencia en el mundo del olimpismo.

Ricci Bitti cree que el mayor problema de Tokio de cara a la elección del sábado es el hecho de que Asia sea sede de los Juegos de Invierno de 2018 en Pyeongchang, apenas dos años antes. “Eso es más decisivo que los problemas que tiene Japón en Fukushima”, aseguró el italiano.

Compartir: 

Twitter
 

Las autoridades del COA homenajearon a las del COI.
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.