DEPORTES › OPINIóN

Globalización del bilardismo

 Por Diego Bonadeo

La reciente obscenidad del entrenador de Chelsea, José Mourinho, no hace más que recordar patéticamente, lo que algo menos de dieciocho años atrás protagonizó el por entonces relator del menem-duhaldismo Marcelo Araujo, a cargo de la transmisión de la semifinal olímpica entre las selecciones nigeriana y brasileña.

Durante el partido, el rebautizado “relator del pueblo” enfatizó su deseo: “¡Ojalá que se lesione Ronaldinho!”. La referencia era al por entonces muy joven pero ya brillante Ronaldo –por estos tiempos se lo conoce como El Gordo Ronaldo–, pero igualmente ganó la selección nigeriana, que luego le ganaría a la Selección Argentina, pese a la predicción triunfalista y discriminatoria de algún “progre” a la violeta, cuando en la portada del diario Olé titulaba “Que se vengan los macacos”.

Por estas horas, y ante la inminencia del encuentro entre Chelsea y Liverpool de hoy, el portugués Mourinho, remedando al, por lo menos por ahora, director periodístico de Fútbol para Todos, “solicitó” que el uruguayo Luis Suárez tenga una lesión que lo aleje de los campos de juego por lo menos por cuatro días. Ni más ni menos que la globalización del bilardismo...

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.